50:13
Yugo
247

La Gran Apostasía Padre Alfonso Gálvez

La Gran Apostasía Padre Alfonso GálvezMore
La Gran Apostasía Padre Alfonso Gálvez
Yugo
MENSAJE DE LA MADRE A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA, 4 de Marzo de 1989.


Rosario:– ¡Madre, Madre, Madre!
Madre:– Hijitos Míos, no Me siento la más contemplada por los hombres... cada día Me siento más olvidada.
Los hombres apenas escuchan Mis Palabras, por eso quisiera deciros que SE DETENGAN USTEDES DELANTE DE MIS PALABRAS, porque cuántas veces les diré a los hombres: ¿quienes sois …More
MENSAJE DE LA MADRE A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA, 4 de Marzo de 1989.


Rosario:– ¡Madre, Madre, Madre!
Madre:– Hijitos Míos, no Me siento la más contemplada por los hombres... cada día Me siento más olvidada.
Los hombres apenas escuchan Mis Palabras, por eso quisiera deciros que SE DETENGAN USTEDES DELANTE DE MIS PALABRAS, porque cuántas veces les diré a los hombres: ¿quienes sois vosotros para transformar las Palabras de Mi Hijo y Mías?
¿Es que sois vosotros los que habéis venido a Mí?

Es Mi Hijo y Yo los que hemos venido a los hombres... por eso tenéis que aceptar Mi Voluntad, no dándole muerte a ninguna Palabra Mía, por muy difícil que ustedes la vean... porque las Palabras más difíciles que ustedes encuentren en estos momentos, un día serán las más verdaderas.
Por eso hijos Míos, no rechazar ninguna frase de Mi Hijo... acatadlas todas, cada una a su manera.
Si transformáis Mis Plegarías, un día tendréis que arrepentiros.
Mi Hijo ha venido a la tierra y no ha sido la voluntad del hombre, ha sido la Voluntad de ÉL MISMO.
Por eso hijitos Míos, tenéis que aceptar NUESTRA LLEGADA A VOSOTROS... nuestra llegada no puede ser a gusto de todos... no a todos pueden gustarles SUS FRASES TODAS... unas serán aceptadas y otras no serán aceptadas... pero Yo quisiera decirles a todos, que acepten ustedes todo cuanto día por día Yo les voy comunicando... guste o no guste... no sea que un día tengan ustedes que llorar por aquello que habéis querido borrar del "evangelio" de Mi Hijo, porque todas cuantas palabras del "evangelio" que Mi Hijo lleva en Su Corazón, un día se las explicará Él, frente a frente, PORQUE MI HIJO MUY PRONTO ESTARA CON TODOS EN LA TIERRA.
Tampoco entonces Le comprenderéis, porque Mi Hijo no será aceptado por los hombres... porque los hombres no saben caminar por el camino por donde Mi Hijo tiene que llegar... siempre escogerán caminos distintos, porque así es la misión del enemigo: DESVIAR A LOS HOMBRES DEL CAMINO DE MI HIJO.
Por eso tantas veces les digo, hijitos Míos, NO DESVIAROS, NO DEJARSE DESVIAR POR EL ENEMIGO.
¿No os dais cuanta de que el enemigo está penetrando en vuestras mentes en todo momento, para que NO PUEDAN USTEDES COMPRENDER MIS PALABRAS?
Por eso hijitos Míos, no quisiera... no quisiera que en ningún momento tuvieran ustedes que arrepentirse.

Hijitos Míos... hijitos Míos... no quiero cansaros con Mis Palabras, solamente quiero suplicarles que SEAIS FIELES A MIS PALABRAS, que no caminen ustedes por los caminos de los hombres, por los de esos hombres que solamente DEDICAN SU TIEMPO A TRANSFORMAR LAS PALABRAS DE MI HIJO... PADRE NUESTRO QUE ESTAS EN LOS CIELOS, SANTIFICADO SEA TU NOMBRE, VENGA a nosotros, (La Madre no acaba la frase y continúa diciendo)... ¿a qué Le invitáis, a qué Le invitáis si nada tenéis que ofrecerLe?
Llegará el momento en que cuando digan los hombres "venga mi reino", sea verdadera frase lo que dice el hombre, porque ya estará la tierra como el reino del Padre... un día en que ya están los hombres abrasados en el amor... en que ya no vivan en el ODIO... pero todavía hijitos Míos, no podéis decir "venga mi reino", porque no tenéis reino.
Llegará el momento en que estéis todos unidos y estas palabras podrán ustedes un día saborearlas.
PERDONAOS TODOS y no esperéis a que Mi Hijo baje a la tierra para deciros "PERDONAOS TODOS"
Hacedlo por vuestra voluntad.
No quiero que os sintáis obligados.

Perdonaos todos y amaros todos, pues sería tan maravilloso que cuando Mi Hijo llegara a la tierra, se cumpliera la palabra del hombre, y esa palabra que tantas veces repite el hombre "como nosotros perdonamos", pero que no la cumple.
Pero Yo he escogido un PUÑADO DE HOMBRES que con sacrificios y golpeados y despreciados, puedan un día decirles a tantos hombres de la tierra: ya hemos conseguido que JESUS venga al Reino... pero todavía hijitos Míos, no podéis invitar a Mi Hijo a que venga vuestro reino, porque solamente entre vosotros hay ODIO... entre vosotros no hay comprensión... oráis y estáis hablando, y orar no es hablar... ORAR ES AMAR, tantas veces os diré: AMAROS TODOS, porque el amor es la mejor oración.
ORACION SIN AMOR ES ORACION DESNUDA.
Hijitos Míos, quiero deciros una vez más, que NO OS DEJEIS CONDUCIR POR EL ENEMIGO.

Cuando crean ustedes que lo tienen todo, tienen que buscar refugio para descargar vuestra IRA, la IRA DE VUESTRA MENTE, porque todo hombre que cree que lo tiene todo, es que se ha llenado de IRA.
La IRA no es de Mí Hijo... de Mi Hijo es el AMOR.
Aquel hombre que siempre se siente que está vacío de todo, que nunca ha llegado a la meta, es el único que encontrará el Camino, pero aquel hombre que por su soberbia haya caído en la ceguedad, y con su ceguedad intente en todo momento avasallar y humillar a aquellos hermanos que le rodean, tiene que despertar e ir humildemente a ponerse ante el Sagrario, donde Mi Hijo le esperará.
Si así no fuera, ¿para qué serviría vuestra oración?
Tenéis todos que descargar vuestra ira, vuestra amargura y vuestro dolor, ante los Ministros de Mi Divino Hijo en la tierra, que están esperando, aunque ustedes no puedan comprenderlo, porque todo no ha acabado... quizás ni ha empezado.
Hay tantos Ministros que están esperando para resolver vuestra soberbia, pero el hombre se esconde cada día más, y cada día más se abriga en su soberbia y siente respeto humano.
PRESENTAROS ANTE LOS MINISTROS DE MI DIVINO HIJO.
El hombre dirige su soberbia contra sus hermanos.
¿Porqué de esa manera, cuando Los Ministros de Mi Hijo son los únicos que pueden resolver vuestro dolor?
NO TOMAROS LA JUSTICIA POR VUESTRA MANO, NO, QUE ESO SERIA MAYOR PECADO.
A los hermanos no hay que perjudicarlos... solamente hay que amarlos.
Si ustedes hijitos Míos, creen que lo tienen todo... no es para vosotros... tenéis que compartirlo con los demás, porque habéis sido escogidos para que un día podáis ser reconocidos por el mundo entero.
Pero... ¡esperad... esperad...!, esperad a Mi Hijo y servid de la misma manera que Él os sirve a vosotros.
Tantas veces ha dicho Mi Hijo: YO SOY LA TEMPLANZA.
¿Porqué vosotros no? ¿porqué vosotros no?
Os avergonzáis de Él, y con vuestra ira no llegareis muy lejos.
CADA DIA ES MÁS INMENSA LA OBSCURIDAD DE LAS TINIEBLAS QUE OS RODEAN.

Cada día os dejáis conducir por INFIELES MINISTROS DE MI HIJO.
¿Porqué? ¿porqué?...¿porqué vosotros no sois fieles?
Ni ellos (los Ministros del Señor) ni vosotros, estáis preparados para transformar la Casa de Mi Padre, que es el Padre de todos.
(Previene aquí la Madre, al parecer contra las voluntariosas innovaciones que se introducen en nuestras iglesias, de las que emanan faltas graves faltas de respeto en el Sagrado Lugar, convirtiendo la Casa del Padre en "casa de ladrones" espirituales y materiales).
Si vosotros sentís el amor de Mi Hijo en vuestros corazones, ¿porqué os dejáis llevar como un pequeño cordero?
¿Porqué no retenéis en vuestras mentes lo que tantas veces os he dicho para preveniros contra ello: os estáis introduciendo en las REDES DEL ENEMIGO?
¿Porqué lleváis grabado en vuestra mente humana que LAS COSAS DEL PADRE PUEDEN SER TRANSFORMADAS A LA MANERA QUE AL HOMBRE LE PLAZCA?
¿Quién es el hombre, como tantas veces he dicho?
El hombre no tiene poder para nada en este mundo.
La tierra envejece y el hombre también... pero EL NOMBRE DE JESUS SIEMPRE SERA EL MISMO.
Tened pues cuidado... vosotros estáis a la sombra de la Cruz.
Si algún día, alguno de vosotros queda fuera de Su Sombra, tendrá que arrepentirse por haber cometido perjurio... en estos momentos el hombre comete perjurio frecuentemente.

Los Ministros de Mi Hijo, y de ello estáis bien documentados vosotros día por día, están cometiendo SACRILEGIOS... no con ellos mismos... porque ellos están MANEJANDO A MI HIJO COMO SI FUERA UN OBJETO DE LA TIERRA, Y MI HIJO NO ES UN OBJETO DE LA TIERRA, MI HIJO ES EL CAMINO Y LA LUZ.
Por eso les advierto que día por día EN LO MÁS SAGRADO DE LA CASA DE MI PADRE, SE ESTAN COMETIENDO SACRILEGIOS.
Tened cuidado, porque vosotros tenéis ojos para ver y oídos para escuchar.

Lo que sucede es que os habéis quedado sordos y ciegos.
Pero el alma tiene ojos para ver y un día os acusará y os dirá: vosotros habéis sido testigos y habéis cerrado los ojos para NO VER... pero Yo, he visto lo de más allá.
Tened cuidado porque el Padre ya está cansado.
El Cáliz está que rebosa, y yo no quisiera que la ira del Padre pudiera nunca caer sobre la tierra.
Es el paraíso de la tierra lo que el hombre ha convertido en un INFIERNO.
Hijitos Míos, vosotros tenéis que estar muy alerta, muy alerta, porque EL ENEMIGO NO ACTUA COMO ENEMIGO, ACTUA COMO AMIGO... como UN AMIGO QUE SE ESTA INTRODUCIENDO EN LO MÁS SAGRADO... siendo ellos (Los Ministros de Mi Divino Hijo) la Mano Derecha de Mi Hijo, se están convirtiendo en sus enemigos.
(Dirigiéndose ahora la Madre al sacerdote residente en el Sagrado Lugar le dice):– Bendice F. y junto con esta bendición voy a pedirte F. que no dejes en ningún momento que la ira de estos hombres choque la una con la otra, no dejes encender la ira hijo Mío.
Tú tienes poder en la tierra y en este Santo Lugar para hacer y deshacer.
Aplaca a este rebaño con tus palabras... dile a este rebaño... dile a este rebaño que HAY QUE ESTAR UNIDOS, y que Yo te he entregado esta balanza para que ellos sean introducidos en esa balanza, y aquel que no quiera tendrá que arrepentirse porque un día.
Mí Hijo bajará a la tierra... NO ESPERARLE CON LAS MANOS VACIAS.

Rosario:– Madre... no Te vayas no... Madre adiós, Madre mía...
Yugo
La Gran Apostasía Padre Alfonso Gálvez