Language
Pesca23

Evangelio y reflexión del domingo 16 de julio de 2017

No dejemos que nuestro corazón se endurezca, hay que alimentarlo con la palabra De Dios para hacerlo sensible y fertil.