Clicks2.7K

JESÚS ESTÁ EN EL SUELO

José Luis rh
21
Ver más: http://catecismotradicional.blogspot.com/ www.facebook.com/catolicostradicionales Queridos hijos, La comunión en la mano - vista como una norma y no una excepción - es lamentablemente una …More
Ver más:

http://catecismotradicional.blogspot.com/
www.facebook.com/catolicostradicionales

Queridos hijos,

La comunión en la mano - vista como una norma y no una excepción - es lamentablemente una de las aberraciones que se logró institucionalizar en los años posteriores al concilio. Es triste como se logró imponer aún contra los deseos del Santo Padre, y en clara contradicción con los concilios infalibles. Más triste aún es ver como las personas, aún cuando se les muestran pruebas del por qué es aberrante, lo siguen defendiendo como ciegos que no quieren ver. ¿No les preocupan todas las partículas que quedan en la mano y que después van a dar al suelo? ¿será que ya no creen en la presencia real de Jesucristo en las sagradas especies?

Veamos,

- El Concilio de Zaragoza: (a.380) "Excomúlguese a cualquiera que ose recibir la Sagrada Comunión en la mano."

- El Sínodo de Toledo: Confirma esta sentencia.

- Sínodo de Rouén: (a.650) "Condenamos la comunión en la mano para poner un limite a los abusos que ocurren a causa de esta práctica, y como salvaguarda contra sacrilegios."

- El sexto Concilio Ecuménico en Constantinopla: (680-681) "Prohíbase a los creyentes tomar la Sagrada Hostia en sus manos, excomulgando a los transgresores".

- Concilio de Trento: (1545-1565): "El hecho de que sólo el sacerdote dala sagrada Comunión con sus manos consagradas es una Tradición Apostólica".

- Vaticano II no tocó el tema, ya que era innecesario repetir lo que se había confirmado en concilios anteriores.

Además,

- La Madre Teresa señalaba: "...el peor mal de nuestro tiempo es la Comunión en la mano." (The Wanderer, 23 de marzo de 1982).

- San Basilio el Grande, Doctor de la Iglesia (330-379) "El derecho de recibir la Santa Comunión en la mano es permitida solamente en tiempos de persecución". San Basilio el Grande consideraba la Comunión en la mano tan irregular que no vaciló en considerarla una grave falta.

- Santo Tomás de Aquino, Doctor de la Iglesia :(1225-1274) "Para reverenciar este Santo Sacramento (La sagrada Eucaristía), nada lo toque, salvo lo que está consagrado; así como la Hostia y el Cáliz están consagrados, así lo están las manos consagradas de los sacerdotes, para tocar este Sacramento". Summa Theológica, Parte III; Q.82, art3, Rep Obj 8).

- San Francisco de Asís: (1182-1226) "Sólo ellos, (los sacerdotes), deben administrarlo, y no otros" (Carta 2ª, a todos los fieles, 35).

- (Jesucristo a...) Santa Brígida de Suecia, + 1373: "Mira, hija mía, les obsequio cinco cosas a mis sacerdotes (...), y en quinto lugar el privilegio de tocar con sus manos mi Carne Sagrada".

- San Sixto I Papa ( a.115) "Las Sagradas Especies no son para ser manipuladas por otros que no estén consagrados al Señor".

- Papa San Eutychian (275-283) "Prohíban a los creyentes tomar la Sagrada Hostia en la mano".

- El Papa San León el Grande (440-461): "Enérgicamente defendemos y requerimos a los creyentes obediencia en cuanto a la práctica de administrar la Sagrada Comunión en la lengua del creyente".

- San Pío X "Cuando se recibe la Comunión es necesario estar arrodillado, tener la cabeza ligeramente humillada, los ojos modestamente vueltos hacia la Sagrada Hostia, la boca suficientemente abierta y la lengua un poco fuera de la boca reposando sobre el labio inferior".

- Pío XII: "Hay que reprobar severamente la temeraria osadía de quienes introducen intencionadamente nuevas costumbres litúrgicas, o hacen renacer ritos ya desusados, y que no están de acuerdo con las leyes y rubricas vigentes".

- Juan Pablo II, Papa, nos decía en la Carta "Dominicae Cenae: "El tocar las Sagradas Especies, su distribución con las propias manos, es un privilegio de los ordenados" (24-Feb-80). Y para que nadie interpretase de otra forma estas palabras, tres meses después, ante las cámaras de la televisión francesa, negaba la Comunión en la mano a la esposa del Primer Ministro, Giscard DÉstaing. El mismo año, declaró en Fulda (Alemania) que no estaba de acuerdo con el Documento que autorizaba en este País dicha forma de Comulgar. (Cfr. "Vox Fidei", n.10-1981; "Chiesa Viva", n.112; "Sol de Fátima", n.82).

Por último,

- Juan Pablo II pidió perdón en "Domini Cenae" (de 24-2-80) por toda esta clase de abusos litúrgicos que se habían logrado introducir -de jure o de facto - en la liturgia.

Dado que actualmente vivimos una crisis en la Iglesia, y comulgar de pie y en las manos está legalizado, los que conocemos lo grave que es eso aún podemos recurrir a ciertas armas para negar la comunión en la mano:

- "Si existe peligro de profanación, no se distribuya a los fieles la Comunión en la mano". Art 92. - "REDEMPTIONIS SACRAMENTUM"

Todo lo anterior constituye parte del Magisterio Infalible de la Iglesia.

Con cariño en Cristo,

P. Girard +++
John Carlos likes this.
John Carlos
Hay sacerdotes que escasamente consagran la hostia, es como si les pareciera demasiado trabajo dar ellos la santa hostia. Soy un laico muy amante de mi Santa Iglesia Católica, respetuoso y temeroso de Dios, pero cada vez veo en las iglesias comportamientos que no estoy de acuerdo y que estos comportamientos son las que van pudriendo la iglesia por dentro: NO recibamos la Sagrada hostia de los “…More
Hay sacerdotes que escasamente consagran la hostia, es como si les pareciera demasiado trabajo dar ellos la santa hostia. Soy un laico muy amante de mi Santa Iglesia Católica, respetuoso y temeroso de Dios, pero cada vez veo en las iglesias comportamientos que no estoy de acuerdo y que estos comportamientos son las que van pudriendo la iglesia por dentro: NO recibamos la Sagrada hostia de los “Ministros” o de los músicos , lectores, sacristán etc. Porque para allá vamos.

Laicos comulgado con las manos en los bolsillos, sin ningún respeto etc.
Laicos, Ministros, lectores etc. recibiendo la Sagrada hostia en las manos y ellos mismos humedeciéndola en el mismo cáliz.
Sacerdotes sentados y los Ministros dando la Santa Hostia (personas que no son dignas de tocar el Sacratísimo cuerpo de Nuestro Señor).
Las imágenes de la Santísima Virgen María arrinconadas y las de Santa Marta a las entradas y con más culto que a la misma Madre de Dios.
Pareciera que más les interesa atraer fieles por la limosna que por oficiar sus santos oficios con reverencia y amor.
Los sagrarios ya ni se ven para venerarlos como se debe.
Los reclinatorios ya no existen ya ninguna rodilla se dobla ante el Señor.
La fiesta a la Divina Misericordia es una misa más, cuando el mismo Jesucristo ordenó que debía celebrarse con solemnidad.
Ningún sacerdote promulga el rezo diario del Santo Rosario o la Coronilla a la Divina Misericordia. Oraciones mandadas del cielo pero impera como siempre en la curia; la incredulidad y la desobediencia.}
Etc.

Doy algunos argumentos de apoyo, de distintas fuentes.

Santo Tomás: (1225-1274) "Porque debido a la reverencia hacia este sacramento, nada lo toca, sino lo que es consagrado; de aquí que el corporal y el cáliz son consagrados, y así mismo las manos del sacerdote, para tocar este sacramento." (Suma Teológica: Pt. III, Q.82, Art. 3).

Es decir, se falta a la reverencia debida a este Sacramento, cuando lo tocan manos que no están consagradas; doctrina que fue luego confirmada por S.S. Juan Pablo II en Domenica Cenæ.

San Sixto I (Papa, 117-126) Recordó a los cristianos las reglas apostólicas y asentó que sólo a los siervos del culto, los sacerdotes, se les permitía tocar los Santos Misterios.

Concilio de Trento (1545-1563)

“…Que el poder fue dado a los apóstoles y sus sucesores en el sacerdocio para consagrar su Cuerpo y su Sangre y distribuirlo”. EL laicado, una vez más, permanece pasivo.

San Hipólito (170-235) "... cada uno esté atento... que ningún fragmento caiga y se pierda, porque es el Cuerpo de Cristo que debe ser comido por los fieles y no despreciado" (Trad. Ap. 32.).

Orígenes: (185-254) "Con qué precaución y veneración, cuando recibís el Cuerpo del Señor lo conserváis, de manera que no caiga nada o se pierda algo del don consagrado. Os consideraríais justamente culpables si cayese algo en tierra por negligencia vuestra" (In Exod. Hom., hom. XIII, 3, Migne, PG 12, 391).

El mismo Pablo VI comenta así este último texto: «"Consta que los fieles creían y con razón, que pecaban, según recuerda Orígenes, si, habiendo recibido el cuerpo del Señor, y conservándolo con todo cuidado y veneración, algún fragmento caía por negligencia" (Mysterium Fidei, 32).

San Cirilo: (315-387) "... recíbela cuidando que nada de ella se pierda, porque dime: si alguno te diese unas limaduras de oro ¿no las guardarías con toda diligencia procurando no perder nada de ellas? ¿No procurarás, pues, con mucha más diligencia que no se te caiga ninguna migaja de lo que es más precioso que el oro y las piedras preciosas?").

San Efrén: (306-373) "Comed este pan y no piséis sus migas... una partícula de sus migas puede santificar a miles de miles y es suficiente para dar vida a todos los que la comen" (Serm. in hebd. s., 4, 4).

San Basilio: (330-379) afirma claramente que sólo está permitido recibir la Comunión en la mano en tiempos de persecución o, como era el caso de los monjes en el desierto, cuando no hubiera un diácono o un sacerdote que pudiera distribuirla. "No hace falta demostrar que no constituye una falta grave para una persona comulgar con su propia mano en épocas de persecución cuando no hay sacerdote o diácono" (Carta 93). Lo que implica que recibirla en la mano en otras circunstancias, fuera de persecución, será una grave falta.

San Pío X "Cuando se recibe la Comunión es necesario estar arrodillado, tener la cabeza ligeramente humillada, los ojos modestamente vueltos hacia la Sagrada Hostia, la boca suficientemente abierta y la lengua un poco fuera de la boca reposando sobre el labio inferior". (Catecismo de San Pío X). Y Contestando a quienes le pedían autorización para comulgar de pie alegando que: los israelitas comieron de pie el cordero pascual les dijo: "El Cordero Pascual era tipo (símbolo, figura o promesa) de la Eucaristía. Pues bien, los símbolos y promesas se reciben de pie, MAS LA REALIDAD SE RECIBE DE RODILLAS y con amor".

SANTOS (Jesús a…)

Santa Brígida de Suecia, † 1373


“Mira, hija Mía, les dejé a Mis sacerdotes cinco dones… y el quinto, el privilegio de tocar Mí Carne Santísima con sus manos.”

Santa Catalina de Siena, † 1380

Ella recibió la Santa Comunión en la boca de las propias manos de Jesús.

Mártir y Santo Cardenal John Fisher, † 1535

“Los tiempos de florecimiento o colapso dentro de la historia de la Iglesia siempre fueron asociados con el manejo de la Santa Eucaristía.”

MISTICOS

Ana Katharina Emmerich, † 1824 (Estigmatizada)


Considerada la más famosa de los místicos alemanes, Katharina vio a Jesús distribuir el pan en la boca de los apóstoles.

Terese Neumann, † 1962 (Estigmatizada)

Ella se alimentó sólo de la Hostia Consagrada por un periodo de 35 años y también vio a Jesús que distribuía el pan en la boca de los apóstoles.

María Simma de Sonntag, Austria.

(Alma sufriente por las almas del Purgatorio y también vidente de ellas. Al llevar su sufrimiento místicamente, o en oración, ella ha liberado, después de la década de los sesentas, de cuarenta a cincuenta sacerdotes (incluyendo obispos). La mayoría de ellos estaban en el Purgatorio debido a que promovieron la práctica de la Comunión en la mano u otras irreverencias. María llama a la Comunión en la mano “la obra del diablo”. Ella también repute a menudo lo que le dicen las ánimas y una de las preocupaciones que ellas expresan es que la Iglesia desde sus inicios nunca ha estado en tan mala situación como está ahora.

Sor Anna Ali de Kenya (Estigmatizada)

Sor Anna conversa con Jesús y sus revelaciones se centran en la devoción Eucarística. Jesús le ha dicho que la masonería ha acordado abolirlo a Él de la Santa Misa.

Es nuestro deber de laicos mantener en pie nuestra Santa Iglesia y no es solo responsabilidad de la curia solamente.
Santa Eulalia
Por favor dejen de comulgar en la mano. Quien no lo llegue a comprender en la escritura todavía, que vea los videos de Ricardo Castañón sobre milagros eucarísticos.