Clicks16
jamacor

Conoce el top 10 de los 50 países más hostiles a los cristianos

LIBERTAD RELIGIOSA

Más de 245 millones de cristianos sufren persecución alta, muy alta o extrema. En Corea del Norte, Afganistán, Somalia, Libia, Pakistán, Sudán, Eritrea, Yemen, Irán e India son víctimas de una «violencia extrema» o «asesinados», según un informe de Puertas Abiertas

20/01/19 3:46 PM

Ver también

La persecución a cristianos en el mundo sigue al alza y ha provocado más de 3.000 muertos en el último año

(Fórum Libertas). «Sabemos que en el mundo hay más de dos mil millones de cristianos. Pero, ¿eres consciente de que 245 millones sufren persecución? Piénsalo. Desde el comienzo de la Iglesia los cristianos han sido encarcelados, torturados e incluso asesinados».

Con estas palabras, la organización Puertas Abiertas presenta en un vídeo su Lista Mundial de la Persecución 2019, que muestra la persecución de cristianos en el mundo y el top 10 de los 50países más hostiles. En todos esos países, insiste el informe, «más de 245 millones de cristianos sufren persecución alta, muy alta o extrema» por causa de su fe.

Así, en Corea del Norte, Afganistán, Somalia, Libia, Pakistán, Sudán, Eritrea, Yemen, Irán e India los cristianos son «perseguidos injustamente» y son víctimas de una «violencia extrema» o «asesinados», detallan los responsables del estudio.

La persecución de cristianos, en menos de 2 minutos

«Durante 25 años Puertas Abiertas ha recopilado información para comprender y determinar dónde, cómo y por qué nuestros hermanos están siendo perseguidos, y cada año elaboramos la clasificación de los 50 países donde es más peligroso ser cristiano», narran en el vídeo sobre la persecución de cristianos en el mundo.

Destacan que Corea del Norte es desde hace 17 años el país más represivo con los cristianos: «su férrea dictadura y la falta de libertad religiosa han mantenido a Corea del Norte desde el año 2002 en lo más alto de la lista».

También subrayan que «tras varios ataques en iglesias, con numerosos fallecidos, Rusia entra ahora en la lista después de haber sido vigilada muy cerca durante años», o que «con la incesante escalada de la persecución en las áreas más remotas de la India, este país entra ahora entre los 10 primeros de la lista».

Cabe recordar que, ante este escenario, las personas perseguidas por su fe reciben la atención y ayuda de organizaciones como la propia Puertas Abiertas o la Orden Trinitaria, que está presente en 12 países donde se persigue a los cristianos.

Los 10 países más hostiles

En el informe se pueden constatar las cifras de la violencia anticristiana en el periodo analizado: 4.305 cristianos asesinados, 1.847 iglesias atacadas y 3.150 cristianos detenidos.

También hay un enlace a la lista completa de los 50 países más hostiles con los cristianos y al mapa interactivo donde se pueden consultar los detalles en cada país del tipo de persecución de cristianos que se lleva a cabo, quiénes la causan y cómo afecta a las víctimas.

«Los cristianos son perseguidos en muchas partes del mundo. […] Asia y África destacan por la cantidad de países que se incluyen en la Lista Mundial de la Persecución. De hecho, 1 de cada 3 cristianos en Asia sufre persecución a nivel alto, muy alto o extremo, mientras que en África se trata de 1 de cada 6», dice el informe.

Estos son los 10 países donde la violencia contra los cristianos es más difícil de sobrellevar:

Corea del Norte

Bajo la dictadura comunista del líder supremo Kim Jong-Un, unos 300.000 cristianos sobreviven como pueden en Corea del Norte, donde el ateísmo y las creencias tradicionales se imponen sobre cualquier otra opción religiosa.

«Los cristianos deben mantener su fe en secreto. Si se descubre su fe, son enviados a campos de trabajos forzosos donde podrían morir por malnutrición o tortura», dice el informe.

El principal causante de la persecución cristiana en este país es el Estado, regido durante tres generaciones por la familia Kim. La paranoia del líder ha aumentado con el creciente aislamiento del país y los cristianos son vistos como elementos hostiles en una sociedad de la que deben ser erradicados.

El adoctrinamiento en todo el país es una constante, e incluso «los niños son adoctrinados de tal forma que a veces delatan a sus propios padres, convencidos de que están haciendo lo correcto«.

Si un cristiano es descubierto, puede ser deportado a un campo de prisioneros como si fuera un criminal, e incluso ser ejecutado in situ. Además, «sus familias también compartirán su destino«, denuncia el informe.

Afganistán

La religión principal en este país es el islam y «la pertenencia a la tribu o familia es lo primero«. Así, los varios miles de cristianosque viven en Afganistán, «considerados traidores, están bajo una gran presión para negar su fe», advierte el estudio.

El colectivo de cristianos es víctima de la opresión islámica, y no se permite que ningún afgano se convierta al cristianismo, mientras los talibanes aumentan su control y tienen una influencia creciente.

«Los clanes familiares son la base de la estructura social afgana. Si alguien abraza una fe nueva y considerada extranjera, la presión por parte de su familia y comunidad será muy alta y peligrosa», destaca el estudio.

Además, «dado que Afganistán es un estado islámico por constitución, todas las demás religiones son consideradas extranjeras». Así, «cualquier persona que abandona el islam es vista como traidora.

En la mayoría de casos, la conversión es algo sumamente vergonzoso para la familia, quienes harán todo lo posible para traer al convertido de vuelta al islam o para expiar la vergüenza», concluye en este apartado el informe.

Somalia

En Somalia, donde la religión oficial también es el islam, permanecen varios centenares de cristianos. «La mayoría del territorio somalí está bajo el control del grupo extremista islámico Al-Shabaab, que ha declarado públicamente que quiere limpiar al país de todos los cristianos». […] «Si se sospecha que alguien es converso al cristianismo, los familiares y líderes de los clanes los acosarán, intimidarán e incluso matarán».

«Los cristianos también enfrentan una persecución muy alta por parte de la familia y la comunidad en general. En los últimos años, la situación parece haber empeorado. Los extremistas islámicos han intensificado su búsqueda de cristianos», dice el informe.

Libia

Otro país relacionado en la lista mundial de la persecución es Libia, que según el informe cuenta con 37.900 cristianos. Con el islam como religión principal, «es el país más peligroso del norte de África para los cristianos. Aprovechando la anarquía que prevalece en el país, los extremistas islámicos y las organizaciones criminales atacan a los cristianos con impunidad».

Desde la caída de Gadafi, los grupos islámicos radicales ejercen su control sobre la sociedad. «Para ellos, los cristianos no tienen cabida en Libia y tanto los inmigrantes cristianos subsaharianos como los conversos del islam corren peligro».

Con este escenario, «los cristianos de trasfondo musulmán se enfrentan a una presión muy intensa y violencia por parte de su familia y la sociedad en general para que renuncien a su nueva fe».

«Los inmigrantes cristianos son el blanco de varios grupos islamistas y otros grupos delictivos que llevan a cabo secuestros. También ha habido casos en los que los cristianos han sido asesinados de manera brutal. […] El nivel de violencia contra cristianos en Libia es muy alto», concluye el informe sobre este país.

Pakistán

Entre algo más de 200 millones de personas que conforman la población altamente islamizada de Pakistán, 3,9 millones de cristianos «viven con una espada de Damocles sobre sus cabezas», dice el informe. Con las leyes de la blasfemia, «la sociedad paquistaní ataca sistemáticamente a los cristianos y los aísla del resto de la población».

Los políticos, jueces y líderes religiosos que están considerando enmiendas a las leyes de blasfemia del país están amenazados por quienes tienen una perspectiva radical basada en la ideología wahabista.

«Los grupos islámicos radicales están entrando cada vez más en la esfera pública y ampliando su marco de influencia», mientras dirigen miles de madrasas (escuelas religiosas islámicas) en las que nadie sabe exactamente qué se enseña o cómo se financian, y podrán incitar a los ciudadanos, especialmente a los jóvenes, a actuar contra las minorías religiosas».

Las iglesias tradicionales tienen relativa libertad de culto, pero «están muy vigiladas y han sido blanco de ataques con bombas. Las iglesias cristianas más activas en evangelismo y trabajo con jóvenes sufren la mayor persecución», agrega el estudio.

«Las notorias leyes de blasfemia del país se dirigen a las minorías religiosas (incluidas las minorías musulmanas), pero afectan a la minoría cristiana en particular, sean o no sean pobres», concluye el informe sobre Pakistán.

Sudán

Bajo la influencia del islam, casi dos millones de cristianos sufren persecución en Sudán: «el régimen actual, islamista y totalitario, quiere controlar todos los aspectos de la vida de sus ciudadanos. Salir del islam y elegir el cristianismo se castiga con la muerte».

La apostasía está penalizada y las leyes de blasfemia se utilizan contra los cristianos. De hecho, el propio presidente Al-Bashir ha declarado en varias ocasiones que Sudán será un estado islámico.

En un país sin libertad de prensa ni de expresión, «la persecución es impulsada por el Gobierno y los musulmanes radicales, a menudo de una forma sistemática que recuerda a políticas de limpieza étnica«.

«Todas las comunidades cristianas en Sudán tienen miedo de conversar sobre su fe con los musulmanes, ya que esto podría interpretarse como un acto que fomenta la apostasía contra el islam. En el último año ha habido detenciones a líderes cristianos y muchas iglesias han sido demolidas o están a la espera de serlo», agrega el informe.

Eritrea

Casi la mitad de una población de 5,2 millones de habitantes es cristiana en Eritrea, que «es un importante contribuyente a la crisis mundial de refugiados. Miles de eritreos continúan huyendo. Muchos cristianos, si aún no han abandonado el país, es probable que estén en prisión».

La paranoia dictatorial del régimen del presidente Afewerki «se ha convertido en sinónimo de autoritarismo absoluto, arrestando, acosando y asesinando a cristianos porque se les considera agentes de Occidente», y los cristianos de trasfondo musulmán «son particularmente vulnerables en las regiones de mayoría musulmana», dice el informe.

En uno de los países más corruptos del mundo, «los cristianos de grupos eclesiales no tradicionales sufren la persecución más dura, tanto por parte del Gobierno como de la iglesia ortodoxa», con lo que «esta presión extrema y la violencia ejercida por el Estado están obligando a los cristianos a huir del país», concluye.

Yemen

En el islámico Yemen, «teatro de una guerra en la que Arabia Saudí e Irán chocan indirectamente, el país enfrenta una crisis humanitaria sin precedentes y los cristianos extranjeros se han ido. Hay solo varios cientos, quizá miles, de cristianos de trasfondo musulmán, que corren gran riesgo».

La ley sharía marca la legislación y el proselitismo y la conversión fuera del islam están prohibidos. «Abandonar el islam pueden suponer la pena de muerte. Además, los extremistas de Al-Qaeda y DAESH, entre otros, operan con considerable impunidad en el país».

La iglesia en Yemen se compone en su mayoría por locales ex musulmanes que viven su fe en secreto. «Tanto hombres como mujeres conversos casados con musulmanes se arriesgan al divorcio y a la pérdida de la custodia de sus hijos». «Los cristianos yemeníes son especialmente vulnerables a la crisis humanitaria ya que la ayuda que se distribuye a través de organizaciones islámicas y mezquitas locales suelen discriminar a quienes no consideran musulmanes piadosos».

Irán

Unos 800.000 cristianos viven en la república islámica de Irán, donde «cualquier actividad cristiana en farsi (persa) es ilegal y los cristianos de origen musulmán son perseguidos severamente», señala el estudio.

La obsesión por proteger los valores de la Revolución Islámica de 1979 hace que «el cristianismo sea considerado una influencia occidental y una amenaza constante a la identidad islámica de la República», añade.

«Los conversos del islam al cristianismo son los más perseguidos, especialmente por el Gobierno y, en menor medida, por sus familias y la sociedad»; y «muchos líderes de grupos de cristianos de trasfondo musulmán han sido arrestados, procesados y han recibido sentencias duras de prisión por ‘crímenes contra la seguridad nacional», concluye el informe sobre Irán.

India

En una población de más de 1.350 millones de habitantes, el número de cristianos en India ronda los 65 millones y, »desde que un gobierno hindú ha llegado al poder, los cristianos están siendo perseguidos con impunidad»

Así, «el omnipresente y violento hinduismo radical es, de largo, el principal causante de la persecución a las minorías religiosas en la India» y esa »creciente influencia de la forma más intolerante del hinduismo ha generado enormes problemas para los cristianos».

«Todos los cristianos experimentan persecución en la India desde que los radicales hindúes los ven como extranjeros, a pesar de que hay cristianos en la India desde hace casi 2.000 años», continúa el informe.

Esta parte del informe concluye que «los cristianos conversos de trasfondo hindú son los que más persecución sufren en la India y están constantemente bajo presión para volver al hinduismo. […] A menudo son agredidos físicamente y a veces incluso asesinados».

2 tipos de persecución y 8 motores que la impulsan

«En Puertas Abiertas definimos la persecución contra los cristianos como ‘toda hostilidad hacia una persona o comunidad motivada por la identificación con la persona de Jesucristo’», dicen los responsables del informe.

Se suele manifestar con dos tipos de persecución: la opresión, que se puede ejercer en el ámbito privado, afectando a la conciencia del individuo; en el familiar y en el social, para detener la transmisión de la fe; en el nacional, impidiendo que un cristiano participe en la vida pública; y en el eclesial, con restricciones que se dirigen a los cristianos como comunidad. El segundo tipo de persecución de cristianos es la violencia, corporal y material, sufrida a manos de sus perseguidores.

Al mismo tiempo, el informe de Puertas Abiertas responde a la pregunta de cuáles son los principales motores de la persecución, identificando hasta 8 fuentes de persecución de cristianos:

«Opresión Islámica: Cualquier acción violenta o no violenta que tiene como fin someter a los cristianos al dominio islámico.

Nacionalismo religioso: Se usa la religión mayoritaria de un país (generalmente el hinduismo y el budismo, pero también el judaísmo ortodoxo u otras religiones) para sugerir que los cristianos no cumplen con los requisitos de ciudadanía.

Antagonismo étnico: Se aprovecha algunas normas culturales y tribales basadas en una religión tradicional para sugerir que los cristianos son extranjeros.

Proteccionismo denominacional: La idea de mantener una denominación cristiana propia como la única expresión legítima del cristianismo en el país.

Opresión comunista / poscomunista: La monitorización y control de iglesias a través de sistemas de registro imparciales.

Intolerancia secular: La idea de que hay que erradicar la expresión cristiana de la vida pública e imponer un secularismo ateo.

Paranoia dictatorial: Hacer lo que haga falta para mantener el poder, incluso prohibir la reunión de grupos organizados, como los cristianos.

Corrupción organizada y delincuencia: La creación de un clima de anarquía y corrupción como medio para el enriquecimiento personal. Los cristianos a menudo hablan en contra de estas prácticas y por ello se convierten en objetivo», concluye el estudio.

Fuente