Idioma
Clics
2,6 mil
Marcelino Champagnat 31 14

MAYO CON MARÍA: DÍA 30: La Virgen del Pino, una imagen milagrosa


Entre los numerosos objetos y piezas de arte que hoy podemos contemplar en el tesoro o camarín de la Basílica de Nuestra Señora del Pino de Teror, destacan por su número y singularidad las ofrendas y exvotos. Entre estos encontramos todo tipo de cosas, como placas con tiernas y emotivas dedicatorias, pasando por medallas, sortijas, collares, brazaletes, objetos litúrgicos, mantos, imágenes de devoción o maquetas de barcos. Todos estos objetos son el mejor ejemplo de la fe que los canarios han puesto en esta imagen a lo largo de los siglos, así como de la creencia en su poder intercesor ante todo tipo de infortunios y contrariedades tales como la enfermedad, los accidentes, las epidemias, el hambre, las sequías o las plagas.

Ya desde el siglo XVII encontramos las primeras noticias sobre la supuesta capacidad de la imagen de Nuestra Señora del Pino para obrar todo tipo de milagros y prodigios. En el archivo parroquial de la localidad se custodian interesantes documentos en los que asentaban por escrito algunos de estos milagros. Se trata de declaraciones de vecinos de la localidad (también de otros lugares) anotadas por el cura del lugar o por algún notario apostólico, en las que se daba cuenta del favor recibido o del prodigio del que el declarante fue testigo.

Sin duda, a los ojos de muchas personas del siglo XXI, puede que estos relatos no tengan más valor que el puramente folclórico o anecdótico, siendo considerados en muchos casos como fruto de la ignorancia y la superstición. Sin embargo, tras estas declaraciones a priori 'fantasiosas' o 'ingenuas', como algunos han calificado, nos topamos con unos documentos interesantísimos que nos permiten conocer no solo las mentalidades y formas de religiosidad de los siglos XVII y XVIII, sino también los miedos y los males que afligían a aquellas personas.

Además, su lectura nos ofrece pistas sobre aspectos tales como las relaciones sociales, laborales e institucionales o las diferencias de género y clase. Todo ello, sin olvidar su condición de fuentes excepcionales para el estudio de aspectos como la vida cotidiana, la toponimia, la historia del arte, e incluso, sobre los diversos remedios medicinales puestos en marcha por las sociedades del pasado para obtener la salud.

El total de relatos o declaraciones casi llega al centenar. En la gran mayoría de ocasiones se narran sucesos relacionados con accidentes o situaciones de peligro, destacando los episodios de personas o animales desriscados o despeñados, quienes tras precipitarse a la eminencia de un barranco resultan ilesos gracias a la intervención de la Patrona.


Otro tipo de incidente en el que también interviene el poder de la imagen del Pino, hace referencia a episodios de ahogamiento producidos por las crecidas de los barrancos. Tal fue la ocasión en la que Tomás Alonso "cayó de en medio la canal, en medio del corriente del dicho barranco y se lo llevó un grande trecho por unos canalizos".

En relación con este asunto, resulta curioso que después de los accidentes de personas desriscadas, los sucesos de individuos que fallecen ahogados debido a los efectos de las avenidas de los barrancos o en las charcas que estos dejaban a su paso, sean los que aparecen con más frecuencia en los libros de defunción de la parroquia de Teror.

En este sentido, los milagros que se relacionan no hacen más que reflejar una realidad donde el terreno abrupto, las malas comunicaciones y el efecto de los temporales, constituyeron las principales causas de muerte en situaciones violentas registradas en Teror durante la Edad Moderna.

Entre las situaciones de riesgo en las que interviene el poder de la imagen de la Virgen del Pino, también cobraron especial importancia los relacionados con el mundo del mar.

Tormentas, ataques de piratas turcos, naufragios o ahogamientos figuran como los principales peligros a los que se expusieron los marineros o tripulantes de la Edad Moderna.


A pesar de encontrarse en el interior de Gran Canaria, la advocación gozó de una considerable popularidad entre las gentes del mar, atestiguada además de por los relatos a los que nos referimos, por las referencias existentes a las donaciones llevadas a cabo desde fechas muy tempranas. Acaso, uno de los relatos más antiguos sea el del terorense Blas de Quintana Miguel, que en 1684 declara haber sido librado de una tormenta junto con el resto de pasajeros de una fragata, tras invocar a la Virgen del Pino.

Añade, además, la visión que tuvieron ocasión observar, pues aseguró que: "Habían visto luz en el navío, y que dijeron ser la Santísima Virgen del Pino, que les había ido a socorrer".


Sin duda, una historia tan asombrosa como la del vecino de Teror Lorenzo García, que consiguió librarse de una tormenta en el Golfo o Mancha Blanca, arrojando al mar una de las piñas que tiempo atrás cogió del pino donde la tradición señalaba la aparición de la Patrona de Gran Canaria.

Asimismo, merece la pena citar los milagros que a juicio de la población se produjeron durante 1760 a 1767. Efectivamente, durante esos años se llevó a cabo la construcción de la actual Basílica del Pino, para cuya cimentación fueron necesarias grandes cantidades de piedras y madera que debían ser transportadas por yuntas de vacas o bueyes, quienes junto con los operarios que las guiaban, fueron los principales agraciados de los favores de la Virgen.

Quizá uno de los relatos más sorprendentes es el de Domingo el "de la Aldea", oficial de albañilería, el cual recibió un golpe tan fuerte en la cabeza que ésta se le quedó embutida entre los hombros llegando a tocar la barbilla con el pecho, a pesar de lo cual resultó milagrosamente ileso y siguió trabajando en la obra.

Tras los accidentes, destacan por su importancia los relatos de curaciones milagrosas. Entre estos, abundan las historias donde se detalla el empleo de las piñas y de la resina del Pino de la Virgen, como remedios eficaces para sanar enfermedades. Así, las piñas solían ser molidas y mezcladas con agua o con vino para curar las 'calenturas' o fiebres. Mientras que por su parte, la resina era empleada para curar llagas y heridas. La demanda de piñas y resina fue tal que se hizo necesario dictar prohibiciones y construir una muralla alrededor del árbol santo para evitar su deterioro.

En otras ocasiones el testigo de turno relata algún suceso prodigioso. Tal fue el caso de Mustafá, esclavo del prebendado don Marcos López de Vergara, quien tras pasar toda su vida negándose a recibir las aguas del bautismo, finalmente accedió de buena gana, pues habiendo caído gravemente enfermo se le apareció en su habitación "una Señora muy linda, con que estaba el cuarto muy resplandeciente. Y le dijo que se bautizase y se pusiese Juan del Pino".

Igualmente, en una ocasión un "señor obispo" ordenó que desnudaran a la imagen del Pino para que fuera venerada sin los ropajes que la recubren. Los terorenses, aunque de mala gana, tuvieron que acatar las órdenes del prelado. Sin embargo tuvieron que volver a vestirla, pues "fue tal y tan grande la tormenta y tempestad de truenos, relámpagos y agua, que creyeron se hundiera el Lugar. Y asiendo el reparo si sería por lo hecho, acudieron a vestirla y luego cesó la tormenta".

De igual manera podría considerarse el relato referido por el sargento mayor don Blas de Carvajal Aguilar. En esta ocasión, estando el declarante presente en una de las bajadas de la Patrona a la capital de la isla, afirmó haber sido testigo de cómo esta no se mojó con el agua de lluvia que produjo un temporal durante el trayecto, puesto que quedó "sin llover ni mojarse el circuito en donde iba la santa imagen, mientras que los que iban atrás, delante y por los lados iban todos anegados con la tempestad".


Exvotos singulares:

Entre las ofrendas y exvotos donados a la Patrona, merece una mención especial el que ha pasado a la historia como el 'manto de los navíos', donado por un devoto ánimo en 1762. Se trataba de un vestido de tisú con "fondo blanco, muy rico, sembrado de navíos muy al natural", del que, según reza la versión tradicional, fue donado por unos isleños como promesa, al haberse librado de los efectos de una tempestad durante una travesía desde el continente americano. Sobre el aspecto que debió lucir esta admirable pieza de mantelería existen diversos retratos o veras efigies, toda vez que de la misma solo se conservan las mangas del vestido de la Virgen y la camisa de su hijo.

El caso del Niño Llorón:

Además de la talla de la Virgen del Pino, Teror acoge otra imagen con fama de milagrosa. Nos referimos a la pequeña escultura del Niño Jesús que se venera en el Monasterio del Císter de Teror, conocida con el cariñoso apodo del Niño Llorón. La talla en cuestión perteneció a la religiosa natural de Gran Canaria sor Petronila de San Esteban Montgruí y Covos, fallecida en opinión de santidad en 1759. Se cuenta que esta imagen mantenía conversaciones con su propietaria y que en una de las ocasiones se le vio llorar, de ahí el sobrenombre con el que era conocida.

(Fuente: GUSTAVO ALEXIS TRUJILLO - HISTORIADOR Y ESCRITOR)

Ahora puedes seguir hablando a María con tus palabras, comentándole algo de lo que has leído.

Después termina con la oración final.


ORACIÓN FINAL

¡OH SEÑORA MÍA, Oh Madre mía! Yo me ofrezco enteramente a ti; y en prueba de mi amor de hijo te consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo tuyo, Madre buena, guárdame y defiéndeme como cosa y posesión tuya. Amén
Escribir comentario
Camelia canaria
"Bendice, Señora, de España el destino. Protege a Canarias y al pueblo natal; Que el rumor y el aroma de tu Pino Nos recuerden siempre tu amor maternal."
A Yugo le gusta esto. 
Camelia canaria
"Tú eres la esperanza del pueblo canario, Firme sobre el árbol de eterno verdor… Eres Tú la que vio de un santuario De dragos y pinos nacer a Teror"
Camelia canaria
"Se lee en el libro de los milagros de Ntra. Sra. Del Pino, que entre 8 y 9 de la mañana del día 19 de Agosto de 1718 se oyó un gran estrépito en la Iglesia en que antes de edificarse el templo actual se le daba culto: acudieron algunas personas y pudieron observar que se había declarado un incendio en el altar mayor y que los camarines en que se hallaba la Santa Imagen de Ntra. Sra. Del Pino, … Más
Camelia canaria
"Asolada a Las Palmas en el año 1721 una gran epidemia que amenazaba con dar fin a la población, y que por ningún medio se podía extinguir y determinaron llevar a dicha ciudad la Imagen de Ntra. Sra. del Pino. Llevose, en efecto, procesionalmente a Las Palmas la Sta. Imagen y desde que llegó al Castillo que llaman del Rey y que domina toda la población, cesó la epidemia, sanaron los que estaban … Más
Camelia canaria
La Peana
Según cuenta la tradición, se afirma que en la copa del Pino donde se apareció la Virgen, se hallaba una peana en la cual quedaron plasmadas las huellas de sus pies. Con la caída del Pino de las Maravillas, la peana se perdió aunque, aún perduran las sospechas de si fue perdida o si fue robada.
Camelia canaria
Los tres Dragos
Se refiere a los tres dragos de la especie Draco Palma canariensis que se habían originado en lo alto del Pino de las Maravillas donde se apareció la imagen de la Virgen María. Los historiadores mencionan que de los tres dragos mencionados, uno se había derribado a causa de los fuertes vientos, otro se secó, y el tercero cayó al suelo junto con el Pino.
Camelia canaria
La Fuente de los Milagros
También se hace referencia a una fuente perenne de agua dulce, que manaba al pie del Pino de la Virgen, y las gentes llevaban a con virtudes curativas y milagrosas. Llegó un momento en que dicha fuente se consume y acaba, la cual fue causa de que se pusiese en custodia, y quien quisiera usar de ella, diera algo para el nuevo culto de la Virgen. El encargado de la … Más
santa clara
¡OH SEÑORA MÍA, Oh Madre mía! Yo me ofrezco enteramente a ti; y en prueba de mi amor de hijo te consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo tuyo, Madre buena, guárdame y defiéndeme como cosa y posesión tuya. Amén
A Yugo le gusta esto. 
Camelia canaria
El Pino de las Maravillas
Hace referencia al Pino, en el cual Nuestra Señora del Pino se apareció. El Pino de la aparición era una especie autóctona en Canarias, denominado científicamente Pinus Canariensis. Este hecho favoreció la aparición en la Villa Mariana, puesto que por siglo XV, dicha región canaria se caracterizaba por sus numerosos y ricos manantiales los cuales se hallaban cubiertos … Más
Camelia canaria
Himno de Peregrinación
Tejera
"Salve, Virgen, Señora del Cielo, blanca Estrella de amor encendida: Feliz puerto del mar de la vida Esperanza del triste mortal."
"No abandones, Oh Madre, al anciano que apacienta la grey de tu Hijo: Haz que cese tu llanto prolijo aplastando el dragón infernal."
Camelia canaria
Himno Marcial
Santiago Tejera Ossavarry
"Oh Virgen del Pino Imán de Teror, Tu encanto divino Cautiva mi amor."
"Amor con que adoro Tu santo escabel, Más rico que el oro, Más dulce que miel."
"Su Reina te aclama, Su madre y su vida Canaria rendida Por fiel emoción."
"Y todas las Islas Su ejemplo imitando Te dan cetro y mando Con leal corazón."
Camelia canaria
Himno Popular a Nuestra Señora la Virgen del Pino (1955)
Miguel Suárez Miranda
"Reina sonriente, Madre del Amor, Eres, oh dulce, oh pía, oh clemente, De la canaria gente La torre del fervor"
.
"Tú eres la esperanza del pueblo canario, Firme sobre el árbol de eterno verdor… Eres Tú la que vio de un santuario De dragos y pinos nacer a Teror"
Camelia canaria
Himno Oficial Nuestra Señora del Pino "Ante el solío"
Miguel Suárez Miranda, Bernardino del Valle y Tejera
"Ante el solio de luz esplendente Donde llena de gloria te vemos Deja ¡Oh Madre! que alegres cantemos inflamados los pechos de amor."
.
"¡Salve Virgen Gloriosa del Pino, del canario solar protectora ¡Oh mil veces bendita la hora que pusiste tu trono en Teror."
"A la bendita sombra del pino … Más
Victoria María
"una Señora muy linda, con que estaba el cuarto muy resplandeciente.
Victoria María
¡OH SEÑORA MÍA, Oh Madre mía! Yo me ofrezco enteramente a ti; y en prueba de mi amor de hijo te consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo tuyo, Madre buena, guárdame y defiéndeme como cosa y posesión tuya. Amén
A Yugo le gusta esto. 
"Habían visto luz en el navío, y que dijeron ser la Santísima Virgen del Pino, que les había ido a socorrer".
¡OH SEÑORA MÍA, Oh Madre mía! Yo me ofrezco enteramente a ti; y en prueba de mi amor de hijo te consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo tuyo, Madre buena, guárdame y defiéndeme como cosa y posesión tuya. Amén
A Yugo le gusta esto.