Clicks379

Un minuto con nuestra Madre la Virgen María - La verdadera dicha de la Virgen María María

Hagamos conocer y amar a María.

Solo una vez el Evangelio nos cuenta la reacción de una mujer ante la predicación de Jesús. Alza la voz de entre la multitud y exclama: "¡Bendita la que te dio a luz y te amamantó!” (Lc 11,27-28).

"(...) María dio a luz y alimentó a Jesús: en esto no es imitable y su alegría espiritual no se puede compartir. Pero lo que es cotidiano e imitable en la actitud de María es lo que Jesús quiere decir para que todos lo hagan: "¡Bienaventurados los que escuchan la palabra de Dios y la guardan!".

Es incluso un retrato de su Madre y es el que Jesús prefiere, porque ante esta actitud de la Sierva del Señor, recordando en su corazón la Palabra de Dios hasta que se cumpla, cada hijo, cada hija de Dios puede decirse a sí mismo: “Puedo parecerme a Ella, voy a parecerme a Ella"; y ese icono que Jesús tenía ante los ojos y en el corazón, tiene con todos nosotros un parecido.

En el fondo, la mujer de la multitud no se equivocó al pasar del Hijo a la Madre, vinculando a la Madre con el destino de su Hijo; pero entendió mal qué es la verdadera felicidad y dónde está la verdadera fuente de las Bienaventuranzas, y aquí es donde Jesús trae un segundo matiz, esencial.

La verdadera felicidad de María, su felicidad imitable, no es a nivel de los afectos familiares; no es una cuestión de suerte u orgullo.

La verdadera fuente de las Bienaventuranzas, tanto para Ella como para nosotros, es la recepción de la palabra de Jesús y no el sentimiento de su cercanía.

María, la persona humana más cercana a Jesús a través de la carne y el corazón, fue particularmente la que vivió más intensamente su palabra. Esto es lo que Isabel gritó, gracias a la fuerza del Espíritu, en el día de la Visitación: “¡Bendita sea la que creyó lo que le fue dicho de parte del Señor!”. A lo que la Virgen respondió, refugiándose en su humildad, detrás del poder de Dios: “Todas las edades me llamarán bienaventurada, porque el Todopoderoso ha hecho grandes cosas en mí".


Hermano Jean: Carme, de la Provincia de Paris des Carmes Déchaux
Adelita and one more user like this.
Adelita likes this.
Esperanza Ceballos likes this.
¡OH SEÑORA MÍA, Oh Madre mía! Yo me ofrezco enteramente a ti; y en prueba de mi amor de hijo te consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo tuyo, Madre buena, guárdame y defiéndeme como cosa y posesión tuya. Amén
2 more comments from Camelia canaria
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo,
bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.
Camelia canaria likes this.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo,
bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.
3 more comments from santa clara
Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí; su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.
Él hace proezas con su brazo; dispersa a los soberbios de corazón, derriba del …More
Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí; su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.
Él hace proezas con su brazo; dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.
Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia -como lo había prometido a nuestros padres- en favor de Abrahán y su descendencia por siempre. Gloria al Padre.
Un minuto con nuestra Madre la Virgen María - La verdadera dicha de la Virgen María María
santa clara likes this.
Hagamos conocer y amar a María.
“Puedo parecerme a Ella, voy a parecerme a Ella".
3 more comments from Marcelino Champagnat
“Todas las edades me llamarán bienaventurada, porque el Todopoderoso ha hecho grandes cosas en mí".
Dios te salve, Maria, llena eres de gracia, el Señor es contigo,
bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amen.
Marcelino Champagnat likes this.