Clicks634

Un minuto con nuestra Madre la Virgen María - Ellos soñaban con un hijo: y tuvieron a la Madre de Dios

Hagamos conocer y amar a María.

En el volumen 1 de “El Evangelio tal como me ha sido revelado” de María Valtorta, en el volumen 1, cap. 3 (1), Jesús le habla a María Valtorta y le dice:

“Los justos son siempre sabios: amigos de Dios, viven en su compañía y Él los instruye, Él que es Sabiduría infinita.

Mis abuelos eran justos y por lo tanto poseían la sabiduría. Es con toda verdad que podían repetir lo que dice el Libro cuando canta las alabanzas de la Sabiduría en el libro del mismo nombre: es a ella a quien he apreciado y buscado desde mi juventud; yo traté de tomarla por esposa.

Ana de Aarón era la mujer fuerte de la que habla nuestro abuelo. Y Joaquín, un descendiente del rey David, buscaba menos el encanto y la riqueza que la virtud. Ana poseía una gran virtud. En ella, todas las virtudes se unieron en un fragante ramo de flores para formar una realidad única, la más bella de todas: la virtud. Una verdadera virtud, digna de estar ante el trono de Dios.

Joaquín se había casado dos veces con la sabiduría, amándola más que a ninguna otra mujer: la sabiduría de Dios contenida en el corazón de la mujer justa. Ana no había buscado nada más que unir su vida a la de un hombre recto, con la certeza de que la rectitud hace la alegría de la familia.

Y para ser el emblema de la mujer fuerte, solo necesitaba ser colmada de hijos, ya que es la gloria de una esposa, la justificación del matrimonio, de la que habla Salomón. Para su felicidad solo le faltaban los hijos, esas flores del árbol que se unió al árbol vecino y da nuevos frutos en abundancia, donde las dos bondades se funden en una, porque su esposo nunca le causó el más mínimo sufrimiento.

Convertida en una anciana, casada con Joaquín durante décadas, fue para él la esposa de su juventud, su alegría, su cierva querida, su graciosa gacela, cuyas caricias conservaban la frescura y el encanto de su primera noche nupcial y alimentaba dulcemente su amor; que permanecía tan fresca como una flor humedecida con el rocío y ardiente como el fuego que una mano no deja de alimentar. Por eso, en su tristeza de no tener hijos, se decían palabras de consuelo en sus preocupaciones y desgracias.

Cuando llegó la hora, la Sabiduría, después de haberlos instruido a lo largo de sus vidas, los iluminó con sueños nocturnos, como se canta la serenata del glorioso poema que iba a nacer de ellos, y sería María, la más santa, mi Madre. Si, en su humildad, no se imaginaban eso, su corazón se estremecía de esperanza tras el primer anuncio de la promesa de Dios. Las palabras de Joaquín ya revelan esta certeza: espera, espera... Venceremos a Dios por la fidelidad de nuestro amor. Soñaban con un hijo: tuvieron a la Madre de Dios”.

(1) Tomo 1, cap. 3 de la nueva edición y tomo 1, cap. 4 de la antigua edición.

L’Evangile tel qu’il m’a été révélé (El Evangelio tal como me fue revelado), María Valtorta.
4 more comments from Cecilia Argentina
Dios te salve, Maria, llena eres de gracia, el Señor es contigo,
bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amen.
Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios. No desoigas nuestras súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos de todos los peligros, Virgen gloriosa y bendita.
Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea,
pues todo un Dios se recrea,
en tan graciosa belleza.
A Ti celestial princesa,
Virgen Sagrada María,
te ofrezco en este día,
alma vida y corazón.
Mírame con compasión,
no me dejes, Madre mía.

Amén.
Cecilia Argentina likes this.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo,
bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.
2 more comments from santa clara
Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
vida, dulzura y esperanza nuestra.
Dios te salve.
A Ti clamamos los desterrados hijos de Eva,
a Ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.
Ea, pues, Señora Abogada Nuestra,
vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos,
y después de este destierro, muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.
Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virg…More
Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
vida, dulzura y esperanza nuestra.
Dios te salve.
A Ti clamamos los desterrados hijos de Eva,
a Ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.
Ea, pues, Señora Abogada Nuestra,
vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos,
y después de este destierro, muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.
Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,
para que seamos dignos de alcanzar
las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.
santa clara likes this.
OFM
Oremos en este día por nuestros hermanos Jesuitas y por nuestro Papa Francisco.

OFM
Correspondió Ignacio a esta prueba extraordinaria con que la Virgen María le demostraba su predilección para con él, y le recibía bajo su protección; y le correspondió a su espíritu noble, generoso y magnánimo, dándose por completo a la devoción y servicio de María, a la que solía llamar "Nuestra Señora", porque en realidad era Ella la Señora de sus pensamientos, de su corazón y de toda su vida.
3 more comments from OFM
OFM
He aquí cómo lo refiere su primero y más insigne biógrafo, el P. Pedro de Ribadeneira: "Estando en este estado, quiso el Rey y Señor que le llamaba, abrir los senos de su misericordia para con él, y confortarle y animarle más con una nueva luz y visitación celestial. Y fue así que estando él velando una noche, se le apareció la esclarecida y soberana Reina, que traía en sus brazos a su …More
He aquí cómo lo refiere su primero y más insigne biógrafo, el P. Pedro de Ribadeneira: "Estando en este estado, quiso el Rey y Señor que le llamaba, abrir los senos de su misericordia para con él, y confortarle y animarle más con una nueva luz y visitación celestial. Y fue así que estando él velando una noche, se le apareció la esclarecida y soberana Reina, que traía en sus brazos a su preciosísimo Hijo; y con el resplandor de su claridad lo alumbraba, y con la suavidad de su presencia le recreaba y esforzaba. Y duró buen espacio de tiempo esta visión; la cual causó en él tan gran aborrecimiento de su vida pasada, y especialmente de todo torpe y deshonesto deleite, que parecía que quitaban y raían de su ánima, como con la mano, todas las imágenes y representaciones feas. Y bien se vio que no fue sueño, sino verdadera y provechosa esta visitación divina, pues con ella le infundía el Señor tanta gracia, y le trocó de manera que desde aquel punto hasta el último de su vida, guardó la limpieza y castidad sin mancilla, con gran entereza y puridad de su ánima" (Vida de San Ignacio, BAC, vol. 7-8, pág. 49).
OFM
Fue San Ignacio devotísimo de la Madre de Dios, y Madre nuestra; con lo cual correspondió de la manera más generosa, a la misma Soberana Señora, que fue la que tomó la iniciativa y escogió a Ignacio para que viviese bajo su protección, favoreciéndole con gracias singularmente extraordinarias, desde los comienzos de su conversión. Porque estando convaleciente en Loyola, de su herida de Pamplona, …More
Fue San Ignacio devotísimo de la Madre de Dios, y Madre nuestra; con lo cual correspondió de la manera más generosa, a la misma Soberana Señora, que fue la que tomó la iniciativa y escogió a Ignacio para que viviese bajo su protección, favoreciéndole con gracias singularmente extraordinarias, desde los comienzos de su conversión. Porque estando convaleciente en Loyola, de su herida de Pamplona, y deseando imitar a los Santos y al Santo de los Santos, Jesucristo, se le apareció la Virgen, y le animó y confirmó en sus grandes deseos de santidad cristiana, y sobre todo en su propósito de perpetua castidad.
OFM likes this.
Las palabras de Joaquín ya revelan esta certeza: espera, espera... Soñaban con un hijo: tuvieron a la Madre de Dios.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo,
bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.
2 more comments from Victoria María
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo,
bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.
Victoria María likes this.
Dios te salve, Maria, llena eres de gracia, el Señor es contigo,
bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amen.
Marcelino Champagnat likes this.