Idioma
Clics
313
es.news 1 1

En Italia se derrumban los nacimientos y los matrimonios religiosos. Después de los dos sínodos sobre la familia

Por Sandro Magister, 3 de diciembre de 2018

Justamente el día en el que se abría una muestra en la Pontificia Universidad Urbaniana, dedicada a la heroica familia polaca Ulma – “esta numerosa familia”, ha dicho el papa Francisco, “fusilada por los nazis alemanes durante la segunda guerra mundial por haber escondido y dado ayuda a los judíos” –, en Italia el Instituto Nacional de Estadísticas ha difundido los datos sobre los nacimientos y sobre los matrimonios correspondientes al año 2017.

Lejos de las familias “numerosas”, como la de esos mártires polacos o como tantas en la Italia de hace un siglo. El derrumbe de la natalidad ha tocado aquí, en el 2017, su nivel más bajo que nunca. En un país de 60 millones 500 mil habitantes han nacido el año pasado apenas 458.151 niños, y todavía menos, alrededor de 440 mil son los nuevos nacimientos previstos para el 2018, poco más de 7 cada 1.000 habitantes, un 30% por debajo del promedio de la Unión Europea, que ya es la región del mundo con el récord de la denatalidad.

Si se piensa que la tasa de fecundidad – o “índice de fertilidad total” – que asegura el crecimiento cero, es decir, el recambio de reposición de la población, es de 2,1 hijos por mujer, el dato italiano es dramáticamente bajo desde hace décadas y en el 2017 está asentado en el nivel 1,3, con numerosas regiones todavía más avaras de nacimientos y con Cerdeña directamente precipitada en el nivel 1,06.

Ya estos números testimonian una marcha inexorable hacia la extinción de un pueblo.

Pero todavía más impresionantes son los datos que se refieren a los matrimonios. Fueron 203.000 en el 2016 y han descendido a 191.000 en el 2017, un 6% menos en un solo año, un decrecimiento segundo solamente al decrecimiento fisiológico de 1975, el año posterior a la aprobación del divorcio en Italia.

Pero atención. Los que caen no son los matrimonios con al menos un cónyuge extranjero, ni los segundos matrimonios de divorciados y viudos. El verdadero derrumbe es de los primeros matrimonios – menos del 7,3% – y más todavía el de los matrimonios religiosos, con una caída del 10,5% entre el 2016 y el 2017.

Así comenta este último dato el demógrafo Roberto Volpi, un no católico, en la edición del 29 de noviembre del diario Il Foglio: “El motivo por el que este retroceso es todavía más preocupante que todo lo demás se explica rápidamente. Todavía hoy el 70% de los nacimientos acontece en Italia dentro del matrimonio, pero es el que asegura netamente más nacimientos respecto al matrimonio con rito civil. Éste último es de hecho y sobre todo el matrimonio al que recurren los divorciados, viudos y parejas mixtas de italianos y extranjeros, a diferencia del matrimonio religioso que sigue siendo de lejos el preferido por célibes y solteros, de edad más joven y con una más alta propensión a los hijos”.

Y concluye diciendo: “La elevada nupcialidad marcó el Italia los años de la reconstrucción posbélica, del milagro económico, de la inventiva y de la confianza de los italianos en el futuro. Son los matrimonios los que dicen cuántos somos sanos o enfermos. Actualmente estamos en un estadio casi terminal. No estaría mal si la Iglesia, la primera en pagar una promesa, lo entendiera e hiciera un movimiento”.

Esta última frase suena paradójica, después de un doble sínodo dedicado por la Iglesia Católica justamente al tema de la familia.

Paradójica pero cierta, visto como ese doble sínodo fue premeditadamente incendiado en la discusión sobre la Comunión a los divorciados que se han vuelto a casar y sobre la admisión misericordiosa de lo que no es matrimonio, la convivencia de las parejas homosexuales.

Una discusión que dejó libre el campo a la ofensiva de los adversarios del verdadero matrimonio. Como en la famosa frase de Tito Livio: “Dum Romae consulitur, Saguntum expugnatur” [Mientras en Roma se discute, Sagunto es tomada por asalto]. Mientras en Roma se discute voto a voto, en la ciudad irrumpe el enemigo.

Publicado originalmente en italiano el 3 de diciembre de 2018, en magister.blogautore.espresso.repubblica.it/…/crollano-in-ita…

Traducción al español por: José Arturo Quarracino
ROMA PERDERA LA FE. ESTO VIENE DEL APOYO DEL VATICANO AL ANTERIOR GOBIERNO EL NUEVO GOBIERNO ESTA PROMOVIENDO LOS VALORES Y LOS CRUCIFIJOS Y DEMAS PERO NO LA LLEVA BIEN FON VATICANO.