Clicks20
jamacor

Whatsapp y John Senior, en «el Valle» con el abad de Clear Creek

Whatsapp y John Senior, en «el Valle» con el abad de Clear Creek

Juanjo Romero, el 24.05.19 a las 6:34 PM

Desconozco lo que habrían opinado John Senior, Frank Nelick o Dennis Quinn sobre el Whatsapp, pero fue la herramienta con la que un pequeño grupo de jóvenes, y algún sacerdote, consiguieron reunir en la Abadía del Valle de los Caídos a más de 350 personas el pasado fin de semana con motivo de «una misa y una charla con el abad Philip Anderson, de un monasterio de Oklahoma»

La mayoría eran jóvenes. Yo fui con uno de mis hijos. Me encontré con tres blogueros de InfoCatólica, a los que no había dicho nada, y muchas personas que hacía tiempo que no veía. Y por lo visto coincidí con muchísimas otras personas que deberíamos habernos conocido pero que con los avatares o fotos desactualizadas que tenemos no nos reconocimos. Sorprendentemente había gente no sólo de fuera de Madrid, también de otros continentes. Todo con unos mensajitos y mucho amor de Dios. Ni Bilbo Bolson por su 111 cumpleaños.

La Santa Misa fue oficiada, en la forma extraordinaria del rito latino, por el abad benedictino dom Philip Anderson, de la abadía de Crear Creek (Oklahoma), acompañado en coro por varios sacerdotes diocesanos y religiosos de diversas órdenes. Empezó a las cinco y media y duró lo que el Señor quiso, porque parecía que el mundo se detenía. La imagen que ilustra este post es del día. Me la envió uno de los organizadores. Le he cambiado el contraste para que se vea mejor, pero los que conocen el Valle de los Caídos sabrán apreciarla en su justa medida. En directo impresiona todavía más. No voy a glosar la ceremonia, aunque sí señalar que el ambiente de piedad era sobrecogedor.

El Padre Prior Santiago Cantera predicó la homilía, con la profundidad que le caracteriza, incidió en la importancia de no ideologizar la fe sino, al contrario, en la necesidad vivirla de forma pura y humilde, siendo dóciles al Señor, y defendiendo el orden natural por Él impreso en la Creación.

Al terminar la Santa Misa tuvo lugar la conferencia. Bueno, al terminar-terminar, no. Quien conozca el sitio se hace una idea de lo que se tarda en ir de la Basílica a la Abadía sin atravesar la montaña en el que está excavado el templo.

El salón de actos estaba a reventar, en el estrado Padre Prior Santiago, Dom Philip Anderson, abad de Clear Creek, Natalia Sanmartín, autora de «El despertar de la señorita Prim», y en parte «culpable» de la suerte de tener Anderson en España, y Ramón de Meer.

El P. Cantera habló sobre el significado, también espiritual, de la Abadía del Valle de los Caídos y de la mayor Santa Cruz construida. Natalia introdujo al abad Anderson, contó su aventura en Clear Creek y, como la extraordinaria narradora que es, puso al auditorio en antecedentes de lo que es aquello, remontándose a la experiencia que vivieron muchos estudiantes de Kansas en los años 70, a través del Programa Pearson de Humanidades, dirigido por los profesores John Senior, Frank Nelick o Dennis Quinn. Del autor de La restauración de la cultura cristiana acaba de publicarse también en español La muerte de la cultura cristiana.

«Una historia inesperada, una odisea en la Gracia»

El abad Anderson fue alumno de Programa Pearson. Me asombró el contraste de su gravedad mientras oficiaba la Santa Misa con la campechanía de la charla. Divertido, perspicaz, buen comunicador y apasionado, con la fuerza del converso. Nos contó lo que supuso el Programa Pearson en aquel ambiente hippie, su conversión y la de bastantes de sus compañeros, la decisión de consagrarse al Señor ingresando al monasterio de Fontgombault; y la fundación de la abadía y pueblo de Clear Creek: una odisea de la Gracia, como decidió titular la conferencia.

La historia que voy a contar no es mi historia. Esa sería la historia de un ateo pueblerino…esta es la de un grupo que llegó a fundar un monasterio benedictino en el oeste de Oklahoma, … en un cuarto de siglo…., es una historia inesperada, una odisea en la Gracia…

Referencias claras a Tolkien y a Una odisea en el espacio, que el abad expandió a una odisea en el «espacio de Dios». Quien tuvo retuvo, y sabía manejar los referentes culturales de los que estábamos allí para sumergirnos en los temas.

Desarrolló la historia en una apasionante secuencia de escenas. Desde el contexto cultural de los 60-70 hasta las aventurillas en torno a la fundación de Clear Creek.

Siete escenas, que culminan en la octava que el abad titula «todo es Gracia», parafraseando a Santa Teresita.

El Señor premie la generosidad y entrega de estos jóvenes españoles que Rod Dreher denominó tras su estancia en España: la resistencia.

Fuente