Idioma

MAYO CON MARÍA: Día 14: El Escapulario - Dejadme a María

El día 16 de julio de 1251 se apareció la Virgen a San Simón Stock, superior General de las Carmelitas, y prometió unas gracias y cuidados especiales para aquellos que llevaran el escapulario del …
Escribir comentario…
Pablo1720
Extraordinaria respuesta del PAPA LEÓN XI, teniendo toda la razón, pues con el escapulario, tenía la protección de la DIVINA MARIA...
A Marcelino Champagnat le gusta esto. 
A Atanasio de Trento le gusta esto. 
Victoria María
La Virgen a San Simón Stock, superior General de las Carmelitas, y prometió unas gracias y cuidados especiales para aquellos que llevaran el escapulario del Carmen.
A Marcelino Champagnat le gusta esto. 
Victoria María
Cuentan que cuando fue elegido Papa León XI, mientras le revestían con los hábitos papales, le quisieron quitar el escapulario que llevaba entre la ropa. El Papa dijo a los que le ayudaban: "Dejadme a María, para que María no me deje".
A Marcelino Champagnat le gusta esto. 
Victoria María
La Virgen quiere que llevemos una imagen suya en el pecho.
Victoria María
¡OH SEÑORA MÍA, Oh Madre mía! Yo me ofrezco enteramente a ti; y en prueba de mi amor de hijo te consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo tuyo, Madre buena, guárdame y defiéndeme como cosa y posesión tuya. Amén
Tina 13
A Marcelino Champagnat le gusta esto. 
A ertzt le gusta esto. 
santa clara
Madre mía, llevaré siempre el escapulario. No te dejaré, y Tú no me dejes en ningún momento.
A Marcelino Champagnat le gusta esto. 
santa clara
¡OH SEÑORA MÍA, Oh Madre mía! Yo me ofrezco enteramente a ti; y en prueba de mi amor de hijo te consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo tuyo, Madre buena, guárdame y defiéndeme como cosa y posesión tuya. Amén
¡OH SEÑORA MÍA, Oh Madre mía! Yo me ofrezco enteramente a ti; y en prueba de mi amor de hijo te consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo tuyo, Madre buena, guárdame y defiéndeme como cosa y posesión tuya. Amén