Idioma
Clics
2,3 mil
leopoldo ramirez

La consagración de Rusia, Condición indispensable para la paz mundial

1.- PEDIDO POR LA SANTÍSIMA VIRGEN

El pedido de Nuestra Señora expresado en el Segundo Secreto, dado a conocer oficialmente por el Vaticano, fue consagrar a Rusia:

«Vendré a pedir la Consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora de los primeros sábados. Si atienden mis deseos Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras... varias naciones serán destruidas.»

El 13 de junio de 1929 se le apareció otra vez a Sor Lucía en Tuy, España, junto con una visión de la Santísima Trinidad, y le dijo: "Ha llegado el momento en que Dios pide que el Santo Padre haga, en unión con los Obispos del mundo, la consagración de Rusia."

(Dios mismo es quien pide la Consagración de Rusia, prometiendo la paz y salvarla, si así se hiciere, como había sido pedido.)

En Agosto de 1931, viendo que no se cumplía el pedido de Dios, Nuestro Señor Jesucristo dijo a Sor Lucía: «Dile a mis ministros que, en vista de seguir el ejemplo del Rey de Francia en la dilación de cumplir mi pedido, también lo han de seguir en la aflicción.»

(El Rey no quiso consagrar a Francia al Sagrado Corazón, de Jesús, pedido por Nuestro Señor, debiendo soportar muchas desgracias.)

2.- SE INTENTÓ VARIAS VECES

- Pío XII consagró a Rusia al Corazón Inmaculado (el 7 de Julio 1952), pero no participaron todos los obispos del mundo. (Esta era una condición indispensable, según lo pedido. Participando TODOS consagra la Iglesia Universal, sin su participación se hace en nombre de la Iglesia.)

Después se intentó varias veces, pero sin éxito. No se consagró Rusia sino el mundo. En 1967 fueron publicadas las "Memorias de Sor Lucía", en las que nos revela la urgencia del pedido: la Consagración de Rusia.

- Juan Pablo II lo intentó el 13 de mayo 1982. Pero no se consagró Rusia, sino el mundo. Declarando en L'Osservatore Romano (19.5.1982), que "había tratado de hacer todo lo posible, dadas las circunstancias."

- El "acto de consagración" del mundo, de 1982 no satisfizo el pedido, pues no hubo participación de todos los obispos, ni mención de Rusia.

- Juan Pablo II lo intentó de nuevo el 25 de Marzo de 1984, pero fue consagrado otra vez el mundo. No participaban todos los obispos y Rusia no fue mencionada explícitamente en ese acto de consagración.

Después del acto, el Papa rezó: "iluminad especialmente a las gentes de las cuales Vos misma estáis esperando nuestra consagración y entrega."

Al día siguiente, 26 de Marzo de 1984, L'Osservatore Romano, citó esas palabras, exactamente igual como las había pronunciado: «Iluminad especialmente las gentes, de las cuales Vos misma estáis esperando...»

- El acto de consagración del mundo, de 1984, no satisfizo el pedido, de Fátima. No fué válido de acuerdo a lo que había sido pedido.

El Papa sabría que ese Acto no cumplía con el pedido de Nuestra Señora, la cual "aún espera" la consagración de algunos pueblos, (Rusia).

3.- INVALIDEZ DEL ACTO

Sor Lucía afirmó ("Sol de Fátima", Septiembre 1985): "la consagración todavía no ha sido realizada, porque Rusia no fue el objeto claro de la consagración, sino el mundo." (El 25 de Marzo de 1984.)

El 20 de julio 1987, entrevistada rápidamente mientras iba a votar, Sor Lucía confirmó al periodista Enrico Romero que la consagración de Rusia todavía no ha sido realizada, "porque Rusia no fue nombrada explícitamente en ese acto de consagración del mundo, de 1984".

Había sido consagrado el mundo, pero no Rusia.

El 25 de octubre de 1987, el Cardenal Mayer reconoció públicamente que la consagración de Rusia no fue realizada según lo pedido: "No fue nombrada Rusia específicamente, ni participaron todos los obispos del mundo".

El 26 de noviembre de 1987 el Cardenal Stickler confirma en una reunión privada, que la consagración de Rusia no se realizó porque al Papa le falta el apoyo de los obispos. "Ellos no le obedecen", dijo.

4.- UNA GRAN CONFUSIÓN

La confusión es mucha y muy grande: Unos, sabiendo que Rusia no ha sido consagrada, dicen que con la consagración del mundo ya bastó. Otros dicen que Rusia ya se consagró tres veces. La verdad es otra:

Ni Sor Lucía, ni Juan Pablo II dijeron nunca públicamente que los actos de consagración del mundo (13 de Mayo de 1982; y 25 de Marzo de 1984), hayan satisfecho el pedido de Fátima.

Esta confusión se ve alimentada por una política de información vaticana muy ambigua. El Cardenal Sodano dijo, en la rueda de prensa del 26 de Junio del año 2.000, que Rusia "ya fue consagrada en 1981; consagración confirmada en 1982, y después ratificada en 1984."

Y podemos pensar que si hubieran sido válidos los actos de 1981 y de 1982, no hubiera sido necesario intentarlo otra vez en 1984.

Al final de ese escrito leemos:

«Sor Lucía confirmó personalmente que este acto solemne y universal de consagración correspondía a los deseos de Nuestra Señora: "Sim, està feita, tal como Nossa Senhora a pediu, desde o dia 25 de Março de 1984"» -carta del 8 de Noviembre de 1989.

Sor Lucía habría confirmado la validez de ese "acto universal", una carta del 8 de Noviembre de 1989. Luego no fue personalmente.

Y no se dice que la consagración de Rusia (como se pidió), ya fue realizada, sino que fue realizado un "acto solemne y universal."

En verdad es muy ambiguo, no aclara nada. No se afirma, de ninguna manera, que la consagración de Rusia ya haya sido hecha, (que es lo que se pidió), sino que fue realizado un "acto solemne y universal."

En Fátima no se pidió un "acto solemne y universal", (válido para todo, pudiéramos pensar.) En 1917, y confirmado en Tuy en 1929, se pidió consagrar a Rusia al Corazón Inmaculado de María, debiendo realizarse por el Papa junto a todos los obispos del mundo.

Y esto, todos lo sabemos, no fue realizado aún. También se sabe con certeza desde hace tiempo, que esas cartas a las que alude el Cardenal Sodano, supuestamente firmadas por Sor Lucia, son falsas.

En verdad es una gran confusión: Si Sor Lucía pensara que el pedido de Fátima ya fué cumplido, la veríamos y oiríamos por la televisión.
Pero se cita una carta de oscura procedencia, de la que hoy día se sabe, con toda certeza, que no la escribió ella.

Y Sor Lucía ya había declarado en 1987, al periodista Enrico Romero:
"El acto de consagración del mundo, del 25 de marzo de 1984, no correspondió al pedido de Nuestra Señora".

5.- NO HA SIDO CUMPLIDO

El pedido de Fátima viene expresado en el Segundo Secreto, dado a conocer oficialmente por el Vaticano a mediados del Siglo XX:

«Dios ... va a castigar al mundo por sus crímenes, por medio de la guerra, el hambre y persecuciones a la Iglesia... Para impedirlo, vendré a pedir la Consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón, y la Comunión reparadora de los primeros sábados.»

El 13 de junio de 1929, en Tuy, Nuestra Señora le dijo a Sor Lucía: "Ha llegado el momento en que Dios pide que el Santo Padre haga, en unión con los Obispos del mundo, la Consagración de Rusia."

- La consagración del mundo del 25 de marzo de 1984 no podía cumplir el pedido celestial porque, como Sor Lucía ha declarado personalmente, no se nombró a Rusia y no participaron todos los obispos del mundo.

6.- NO ES MUY DIFÍCIL

Lo que se pidió en Fátima, el 13 de julio 1917, ratificado el 13 de Junio de 1929 en Tuy, fue consagrar a Rusia al Inmaculado Corazón de María, "el Papa junto con todos los obispos del mundo".

Y esto todos lo sabemos de cierto, que por una razón u otra, aún no se ha cumplido aún. Estamos desobedeciendo el pedido del Cielo. Es Dios quien lo pide. Ignorar este pedido es un grave error.

Aún así algunos (Card. Sodano), se empeñan en decir que Sor Lucía habría testificado, que la consagración del mundo sería suficiente.
Examinando esas fuentes, vemos que dice "en cartas".

O que lo dijo un presidente filipino. A partir de 1989 aparecieron cartas escritas a máquina y en P.C., supuestamente firmadas por Sor Lucía, diciendo que la consagración de Rusia ya fué realizada.

Sor Lucía nunca las confirmó. Es más: se demostró pericialmente que la firma de Sor Lucía, en esas cartas, estaba falsificada: "Ella ni escribe a máquina, ni mucho menos en P.C.", dijo una prima suya. ¡Una falsificación!

- Juan Pablo II tampoco ha admitido nunca que la Consagración de Rusia ya fué realizada, de acuerdo al pedido específico de Fátima.

Ni Juan Pablo II, ni Sor Lucía no dijeron nunca públicamente que las consagraciones del mundo de 1982 y 1984 hayan satisfecho el pedido.

Se habla, se dice, y se confunde. Pero lo cierto es que, ni el Papa, ni Sor Lucia, no han admitido nunca que la consagración de Rusia haya sido realizada válidamente, de acuerdo a lo que fue pedido en Fátima.

PREGUNTAS SOBRE LA CONSAGRACIÓN DE RUSIA

1.- ¿Qué es una "Consagración"?


R: La Consagración es una ceremonia por la cual una persona, o grupo de personas, o cosas, son designados aparte y dedicados al servicio de Dios u otro propósito sagrado. C.f. Consagración de Rusia

2.- ¿Qué significa "Consagración de Rusia al Corazón Inmaculado de María"?

R: El 13 de julio de 1917 Nuestra Señora dijo a Sor Lucía en Fátima:
«Dios va a castigar al mundo por sus crímenes, por medio de la guerra, el hambre, y persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre. ... Para impedirlo vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón.»

El pedido de Nuestra Señora es muy sencillo: "Rusia, la causa de tanto dolor en el Siglo XX, debe ser apartada, y hecha sagrada por su consagración a la Madre de Dios Hijo". No se pidió consagrar el mundo, sino Rusia.

3.- ¿Por qué es necesario consagrar Rusia en particular?

R: Porque "Rusia será el instrumento escogido por el Cielo para castigar al mundo", si no obtenemos la gracia de su conversión. Nuestro Señor confió a Sor Lucía que Rusia no se convertiría a menos que no fuera consagrada:

«Porque quiero que toda mi Iglesia reconozca esa consagración como un triunfo del Inmaculado Corazón de María, para después extender su culto y poner, al lado de la devoción de Mi Corazón Divino, la devoción a este Corazón Inmaculado.» Y porque es la voluntad de Dios.

4.- ¿Y si la Consagración de Rusia no se hace?

R: Nuestra Señora dijo que si la Consagración no fuera hecha, como fue pedido en Fátima, entonces:

«Rusia esparcirá sus errores por el mundo promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas.»

De la misma manera, la conversión milagrosa de Rusia después de su Consagración, y la paz que se concederá al mundo, será una señal del poder de la gracia de Dios actuando a través de los ministros de su Iglesia, y la intercesión del Corazón Inmaculado de María.

5.- ¿Cómo se supone que debe ser realizada esa Consagración exactamente?

R: Nuestra Señora se apareció a Sor Lucía en Tuy, España, el 13 de Junio de 1929 para decirle:

«Ha llegado el momento en que Dios pide que el Santo Padre haga, en unión con todos los Obispos del mundo, la Consagración de Rusia a mi Corazón Inmaculado.»

Y prometió salvarla por este medio. Esta expresión "por este medio", es conclusiva, significa que la Consagración no es meramente un símbolo, sino que es el mismo medio por el cual será lograda la conversión.

Sin el acto de consagración no habrá una conversión de Rusia, y sin la conversión, los errores de Rusia (EL COMUNISMO) continuarán infestando el mundo, produciendo persecuciones a la Iglesia, el martirio de los buenos, la "aniquilación de varias naciones", como fue anunciado.

Sor Lucía ha explicado muchas veces "que el acto de consagración requiere que el Papa escoja una fecha en la cual mande a los obispos del mundo entero hacer, cada uno en su propia catedral y al mismo tiempo con el Papa, una ceremonia solemne y pública de Reparación y Consagración de Rusia."

6.- Pero..., ¿No es Fátima simplemente una aparición privada que ningún Católico tiene que creer?

R: Rotundamente no. Las apariciones de Fátima fueron confirmadas por un milagro público, testificado por más de 70.000 personas: el llamado Milagro del Sol.

Su Santidad Juan Pablo II declaró en Fátima, en 1982, que el mensaje de Fátima «impone una obligación sobre la Iglesia.»

Juan Pablo II intentó dos veces consagrar a Rusia, (13 de Mayo de 1982, 25 de Marzo de 1984), pero Rusia no fué mencionada, y no participaron todos los obispos del mundo. Fue consagrado el mundo, pero no Rusia.

7.- ¿Consiguió el Papa realizar la Consagración de Rusia, el 25 de Marzo de 1984?

R: ¡No! Sor Lucia misma declaró en una entrevista a la revista "Sol de Fátima", en Septiembre de 1985, que "el acto del 25 de marzo de 1984 no satisfizo el pedido de Nuestra Señora, porque no hubo la participación de todos los obispos, ni mención específica de Rusia."

El 20 de julio 1987, entrevistada rápidamente mientras iba a votar, Sor Lucía confirmó al periodista Enrico Romero que la consagración de Rusia todavía no ha sido realizada, "porque Rusia no fue nombrada explícitamente en ese acto de consagración".

Y Juan Pablo II reconoció después de la ceremonia de 1984, que la Santísima Virgen todavía espera la consagración de otras gentes (Rusia): «Iluminad especialmente las gentes, de las cuales Vos misma estáis esperando nuestra Consagración y entrega.» -C.f. L´Osservatore Romano

(Publicado por L`Avvenire, órgano oficial de los Obispos Italianos.)

8.- ¿No era suficiente la Consagración del mundo, en 1984, para cumplir lo pedido por Nuestra Señora?

R: ¡No! Desde el principio Sor Lucía insistió: «Rusia debe ser mencionada específicamente, en ese acto de consagración.»

En 1929 en Tuy -España-, la Santísima Virgen vino a decirle: "ha llegado el momento de pedir al Santo Padre la Consagración de aquel país."

En 1978, en una entrevista con el Padre Umberto Pasquale le preguntó:
«¿Ha hablado alguna vez Nuestra Señora de la consagración del mundo?»

Sor Lucía dijo: «¡No, Padre Umberto, nunca! En Cova de Iria, Nuestra Señora prometió: "Vendré a pedir la consagración de Rusia".»

9.- ¿La caída del comunismo, no demuestra que Rusia se ha convertido, y que la ceremonia debió haber sido efectiva?

R: ¡No! En 1997 Rusia decretó una legislación que discrimina a la Iglesia Católica. A los sacerdotes y religiosas solo daban visas por 3 meses, no renovables. El Vaticano condenó esta ley como un retroceso. ¡No ha habido conversión!

10.- ¿Es ya demasiado tarde para la Consagración de Rusia, dado que sus errores ya han sido difundidos?

R: ¡No! Nuestro Señor dijo a Sor Lucía en Rianjo, agosto de 1931:
«¡No quieren hacer caso a mi pedido! ... Como el Rey de Francia, se arrepentirán y lo harán, pero ya será tarde. Rusia ya habrá difundido sus errores por el mundo.»
Nuestro Señor confió a Sor Lucía, sobre la Consagración: «Nunca será tarde para recurrir a Jesús y a María.»

Y Nuestra Señora profetizó: «Al final mi Corazón Inmaculado triunfará. El Santo Padre me consagrará Rusia que se convertirá y será concedido al mundo algún tiempo de paz.»

11.- ¿Porqué es tan urgente la Consagración de Rusia?

R: Nuestra Señora advirtió en Fátima, en el Segundo Secreto:
«Si no atendieran a mis deseos Rusia esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas.»

Todavía no hemos visto la aniquilación de las naciones, aunque los acontecimientos ya lo presagian. ¿Tenemos que esperar hasta que esto suceda..., que varias naciones sean aniquiladas, para que cumplamos exactamente lo que nos pidió Nuestra Señora?

12.- Pero si el Papa cree que ya se ha hecho la Consagración, ¿qué derecho tiene alguien de preguntarle?

R: El Papa NUNCA ha declarado públicamente que la consagración de Rusia ha sido realizada válidamente. Al contrario, las palabras de Juan Pablo II, citadas en el Osservatore Romano, demuestran que él sentía, que aún debían ser consagrados algunos pueblos. (Rusia)

Sor Lucía confirmó al periodista Enrico Romero, el 20 de Julio 1987: «La Consagración de Rusia, todavía no ha sido realizada, porque Rusia no fue nombrada explícitamente.»

A partir de 1989 aparecieron supuestas cartas de Sor Lucia, escritas a máquina y en PC, diciendo que el Cielo aceptó la consagración del mundo de 1984. (Sor Lucía ni escribe a máquina, ni en PC.) Son falsas.

RUSIA NO HA SIDO CONSAGRADA VÁLIDAMENTE

Como fue pedido en Fátima. Y a pesar de que Juan Pablo II lo reconoció, se propagan muchas mentiras y engaños sobre Fátima. Es algo muy grave, pues del mensaje de Fátima depende el bienestar de las naciones.

Sor Lucía

MUY TRISTE

Es triste que algunos sacerdotes y religiosos publiquen mentiras sobre Fátima. El mundo fué consagrado varias veces pero no Rusia. Rusia no fué consagrada en en la forma y manera requerida.

Son argumentos tontos, infantiles, los que aportan los detractores de la Consagración: "lo dijo un presidente filipino, que el Cielo ya la había aceptado", pero algunos les creen por ser sacerdotes.

Y éstos llevan a su vez a muchos hermanos a la confusión y al engaño, provocando litigios y enfrentamientos en diversos foros.

Propagando mentiras y menoscabando la validez del mensaje de Fátima, atentamos contra el bienestar mundial. Es algo muy grave, pues de ese mensaje depende la salvación del mundo.

MENTIRAS Y ENGAÑOS

Sor Lucía ha declarado en varias ocasiones (desde los años 1930), la necesidad de consagrar a Rusia, como fué pedido en Fátima. Al no ser realizado, insistió contundentemente en sus memorias, en 1967.

Aquí tenemos la primera mentira comprobada de los enemigos de la Virgen y su mensaje, que tratan de derrumbarlo, y desatender sus peticiones.

Dicen que Rusia ya fué consagrada seis veces: En Octubre de 1942 y en Julio de 1952, por el Papa Pío XII, y en 1965 por Pablo VI. Mienten claramente, pues si no, Sor Lucia no hubiera insistido en 1967.

- Quienes afirman que Rusia ya fué consagrada válidamente, en esas fechas, están mintiendo. Lo prueba el hecho que de que Sor Lucía insistió en 1967, para que la consagración de Rusia sea realizada de una vez por todas.

También dicen "que ya se hizo en 1982, por Juan Pablo II; consagración corroborada en 1984; y confirmada en el año 2000".

Estas personas no piensan que, "si hubiera sido válida la de 1982, no hubiera sido necesario intentarlo en 1984, ni en el año 2000". Esto es lógico para cualquiera, pero a algunos les resulta difícil de admitir.

En Junio del año 2000 el Cardenal Sodano dijo (a título personal), que la consagración del mundo, de 1984, fué aceptada por el Cielo. Sor Lucía lo habría admitido en una carta de 1989. (Pero se sabe de cierto que esas cartas son falsas, no las firmó Sor Lucía.)

ENFRENTAMIENTOS Y LITIGIOS

Aún así, algunos religiosos insisten en que el Cielo aceptó la consagración del mundo, de 1984, ("Sor Lucía se lo habría dicho a un presidente filipino", dicen), y otras barbaridades. Arrastran a muchos tras de sí, provocando litigios y enfrentamientos en los foros de internet.

Mientras tanto el mundo va cada vez a peor suerte. Y no dudamos que al final, ¡por no escuchar y no cumplir!, terminará como fué profetizado:

«Si se atienden mis deseos Rusia se convertirá, y habrá paz. Si no, esparcirá sus errores por el mundo promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados y el Santo Padre tendrá
mucho que sufrir; varias naciones serán destruidas.» -Segundo Secreto

EL PAPA LO INTENTÓ

- Juan Pablo II, sintiendo la necesidad de atender el pedido de Nuestra Señora, lo intentó en 1982. Pero fué consagrado el mundo, no Rusia, y no participaban todos los obispos del mundo.

- Juan Pablo II lo intentó otra vez en 1984, pero tampoco pudo ser, pues no participando todos los obispos, no era válido el acto, (de acuerdo a lo que fué pedido en Fátima), y por lo tanto tampoco se nombró a Rusia.

- Juan Pablo II, al final de la ceremonia, reconoció que no pudo ser. El Vaticano nunca ha afirmado que Rusia ya fué consagrada válidamente.

- Ni Sor Lucía, ni Juan Pablo II, no admitieron nunca públicamente que la consagración del mundo, de 1984, haya satisfecho el pedido del Cielo, de acuerdo a lo que fué pedido en Fátima. Al contrario.

NO HAY PAZ EN EL MUNDO

La Consagración de Rusia no fué realizada válidamente aún, pues el Cielo prometió la paz para el mundo, si sus pedidos fueran cumplidos. Y todos podemos ver que no hay paz en el mundo. Esto solo puede significar que no fué cumplido el pedido del Cielo.

- Si hubiéramos cumplido tendríamos paz. Es lógico, ¿no? ¿O vamos a pensar que el Cielo miente? Algunos serían capaces de ello.

SOR LUCIA LO DIJO

El 15 de Julio 1946, William Thomas Walsh entrevistó a Sor Lucía, y documentó esta entrevista en su libro "Our Lady of Fatima":

"Finalmente llegamos al tema importante del Segundo Secreto, del cual se han publicado tantas, diferentes y conflictivas versiones. Lucia especificó claramente que Nuestra Señora no pidió la consagración del mundo a Su Inmaculado Corazón. Lo que Ella pidió fué la consagración de Rusia".

"Sor Lucía no hizo comentarios sobre el hecho que el Papa Pío XII había consagrado el mundo, no Rusia, a Su Inmaculado Corazón en 1942. Pero Ella (Sor Lucia), dijo más de una vez, y con deliberado énfasis:

- "Lo que Nuestra Señora quiere es que el Papa y todos los obispos del mundo consagren Rusia a Su Inmaculado Corazón, en un día especial. Si esto se hace, Ella convertirá Rusia y habrá paz. Si no se hace, los errores de Rusia se dispersarán a todos los países del mundo." (p. 221)

La Virgen María se le apareció a Sor Lucía en Mayo de 1952 y dijo:

"Hazle saber al Santo Padre que Yo siempre estoy esperando... Sin la Consagración, Rusia no se podrá convertir y tampoco tendrá paz el mundo."

(II Pellegrinaggio Della Meraviglia, p. 440. Roma, 1960.)

Esta misma obra, publicada bajo los auspicios del episcopado Italiano, afirma que este mensaje fué comunicado al Papa Pío XII en Junio de 1952.

También, el Canón Barthas mencionó esa aparición en su comunicado al Congreso Mariano de Lisboa-Fátima, en 1967.

SOR LUCIA LO EXPLICÓ

El 21 de Marzo de 1982, ante los testigos Dr. Lacerda y el Obispo de Fátima se le pidió formalmente a Sor Lucía, que le explicara al representante personal del Papa Juan Pablo II, lo que Nuestra Señora quería del Papa.

- Sor Lucia explicó que el Papa tiene que escoger una fecha, ordenar a los obispos del mundo entero, que cada uno en su catedral, y al mismo tiempo que el Papa, haga una ceremonia solemne y pública de reparación, y consagración de Rusia a los Sagrados Corazones de Jesús y de María.

- El Nuncio Papal le dijo más tarde al Dr. Lacerda que él no le dijo al Papa del deber de cada Obispo, a que se unieran al Papa para consagrar a Rusia, (como fué pedido.) Y por no participar todos, no fué válido el acto.

El 12 de Mayo, 1982, el día antes de intentar la consagración de 1982, el propio L'Osservatore Romano del Vaticano publicó una entrevista de Sor Lucía por el P. Umberto Maria Pasquale, sacerdote Salesiano, durante el cual ella le dijo al Padre Umberto que Nuestra Señora nunca había pedido la consagración del mundo, sino solamente la Consagración de Rusia:

"En un determinado momento, yo le dije a ella (a Sor Lucía), deseo hacerle una pregunta. Si no me la puede responder, que así sea. Pero si la puede responder, yo estaría sumamente agradecido... ¿Nuestra Señora alguna vez le ha hablado acerca de la consagración del mundo a Su Inmaculado Corazón?"

-"¡No, Padre Umberto! ¡Nunca! En Cova da Iria en 1917 Nuestra Señora había prometido: Yo vendré a pedir la Consagración de Rusia. En 1929, en Tuy, ... vino a decirme que el momento había llegado para pedirle al Santo Padre (que hiciese) la Consagración de ese país [Rusia]."

El 13 de Abril de 1980, Sor Lucía contestó la pregunta del P. Umberto; referente a la consagración que Nuestra Señora pidió en Fátima:

Traducción: Reverendo Padre Humberto
Respondiendo a su pregunta aclararé (algunas) cosas:
Nuestra Señora, en Fátima, en su petición, se refirió solamente a la consagración de Rusia. En la carta que escribí al Santo Padre, Pio XII, - por instrucciones de mi confesor yo solicité la consagración del mundo con mención explícita de Rusia. Devotamente suya, en unión de oración.

Coimbra, 13 Abril 1980.


INFORMACIÓN ADICIONAL

Sor Lucía fué visitada otra vez por el Dr. Lacerda, el 19 de Marzo 1983, con el Nuncio Papal, que conversó con Sor Lucía en nombre del Papa.

Sor Lucía les dijo claramente: “La consagración de Rusia no se ha hecho como lo solicitó Nuestra Señora.”

Porque Rusia no fué claramente el objeto de la consagración, sino el mundo, y porque no habían participado TODOS los Obispos del mundo, con una ceremonia pública y solemne, en sus propias catedrales, con la intención de consagrar a Rusia. (Como había sido pedido en Fátima.)

El texto que Sor Lucía preparó para el Nuncio Papal terminaba así: "La Consagración de Rusia no se ha hecho como Nuestra Señora pidió. No podía decirlo (antes) porque no tenía el permiso de la Santa Sede."

También preguntaron a Sor Lucía si la consagración del mundo, del 25 de Marzo de 1984 era aceptable (según el pedido específico de Fátima.)

- El 20 de Julio de 1987 Sor Lucía, obligada por la ley portuguesa dejó su claustro para ir a votar. El periodista argentino Enrique Romero se encontró con ella, y le preguntó sobre la consagración de Rusia. Si era válida la consagración de 1984.

Sor Lucía confirmó al periodista que no había sido realizada como había sido pedido, y que, a menos que hubiera una giro espiritual enfatizando oración y sacrificio, cada nación caería bajo en los errores comunistas:

- "No fue realizada como se pidió, pues no participaban todos los obispos y no se nombró a Rusia como objeto claro y preciso de la Consagración".

Y es cierto: el 25 de Marzo de 1984 no se consagró Rusia, sino el mundo.

En Mayo de 1989 el Cardenal Law de Boston visitó a Sor Lucía. Sor Lucía le dijo que la consagración del mundo (hecha) el 25 de Marzo de 1984, no cumplió los requerimientos de Nuestra Señora en Fátima.

“El Santo Padre se justificó (diciendo) que ha sido hecha de la mejor manera posible dadas las circunstancias. Hecho sobre el camino angosto de la consagración colegial con los obispos que Ella (Nuestra Señora) ha exigido y ha estado esperando? No, eso no se ha hecho.”

En varias apariciones, la Santísima Virgen habló del mensaje de Fátima. El 13 de Mayo de 1990, en Fátima, la Virgen le dijo al Padre Stefano Gobbi, fundador del MMS, que la Consagración de Rusia, pedida en Fátima no fue realizada válidamente aún.
Escribir comentario