Clicks7
alfre1240

Mamá, ¡hacemos todo mejor cuando sabemos que estás aquí!”

Hagamos conocer y amar a María

Mientras María vivió en la tierra, no pudo encontrarse a la vez en Nazaret y Caná. Hoy que ha entrado para siempre, en cuerpo y alma, en la gloria del cielo, está completamente libre de las limitaciones de espacio y tiempo: Ella está íntimamente presente en todos los miembros del Cuerpo Místico de Cristo.

La verdadera devoción mariana no consiste primero en decir muchas veces el avemaría, sino en tener el hábito de vivir bajo la sonrisa de María. Después de su Asunción, su rostro se transfiguró. “Los ojos llenos de misericordia”, que Ella no deja de posar sobre nosotros, tal como cantamos en la Salve Regina, son ojos que irradian una sonrisa maravillosa.

Mamá, ¡hacemos todo mejor cuando sabemos que estás aquí! Estas palabras de hijo ilustran a su manera en lo que se convierte una vida cristiana cuando se deja iluminar por la sonrisa materna de María. Esta es la sonrisa que vislumbraron Bernadette Soubirous en Lourdes, en 1858, y Teresa Martin en Lisieux, en 1883. Aunque es cierto que ninguna de ellas contempló toda la plenitud de la ternura materna de María; si la hubieran visto, habrían muerto de felicidad.

Es solo en el cielo donde finalmente veremos todo el amor infinito con el que somos amados por Dios, por la Virgen María y por todos los santos del Paraíso. Pero estas dos hijas de Francia vieron algo de la sonrisa de María y eso las marcó.


Padre Pierre Descouvemont: En Marie au cœur de nos vies (“María en el corazón de nuestras vidas”), París, Cerf, 1999, págs. 25-26.

Antiguo profesor de Filosofía, capellán de jóvenes, consejero nacional de los equipos Notre-Dame. El padre Descouvemont organiza actualmente retiros y participa en la radio en Francia.