언어
클릭 수
95
Grace Isabel

❤ Nueve meses con María

28 de julio

Tú sabes si me siento o me levanto, de lejos percibes lo que pienso. Sal 139,2


La lectura que escuché ayer me hizo querer dejar, todavía más, mi vida en las manos del Señor mi Dios, hasta el punto de que él me vuelva completamente agradable a sus ojos. ¿Cuál sería el sentido de vivir si nuestra vida no estuviera en sintonía con el Dios que nos creó? Desear ser arcilla en manos del Señor es con toda certeza la mejor oración que podemos hacer. Más que las palabras, la oración agradable es el esfuerzo constante de dejarnos moldear por la benevolencia del gran Alfarero. Nuestra vida será muy diferente si, en vez de preguntarnos por lo que queremos, nos preguntásemos por lo que el Señor quiere de nosotros.

Solamente la intimidad con Dios hará que percibamos lo que él quiere de nosotros. Si Dios es apenas un conocido, difícilmente nos sentaremos con él en su mesa.