Idioma
Clics
8
alfre1240

En Embrun, Nuestra Señora de los Reyes Magos

Hagamos conocer y amar a María

Embrun, ciudad de los Alpes del Sur de Francia, fue hasta la Revolución Francesa una ciudad de prestigio y una metrópolis cuyo influencia se extendió mucho más allá de Europa, gracias a su famoso santuario dedicado a N.S. de los Reyes Magos.

De hecho, Embrun fue una ciudad mariana en el siglo IV cuando San Marcelino construyó una primera iglesia dedicada a Nuestra Señora de la Natividad, pero pronto el santuario fue denominado Nuestra Señora de los Reyes Magos por el fresco del tímpano de su iglesia representando a los tres sabios que llegaron al pesebre y se arrodillaron ante la Madre de Dios y su Hijo.

El propio Carlomagno hizo construir una suntuosa iglesia-santuario donde a lo largo de la Edad Media, la Virgen de los Reyes Magos atrajo a innumerables peregrinos de toda Europa, del extranjero e incluso de Asia; llegaban a arrodillarse ante la Virgen de lo Real y a recibir muchas gracias y milagros. Esta devoción incluso llegó a ser hereditaria en la familia real francesa de Carlos VII. Muchos reyes hicieron la peregrinación: Luis XI, Carlos VIII, Luis XII, Francisco I, Enrique II, Luis XIII... De modo que el santuario recibió el título popular de « peregrinación de los reyes de Francia. »

En el siglo XVI, sin embargo, las tropas de la Reforma devastaron el santuario y destruyeron el fresco de la Virgen de lo Real: privada del fresco, la fuente de los milagros se secó y la ciudad de Embrun decayó. Pero la iglesia que el mismo Carlomagno había construido fue restaurada y, una vez terminados los problemas de la Reforma, los peregrinos regresaron al lugar y han seguido recibiendo las gracias marianas, hasta el día de hoy.


Notre Dame du Réal d’Embrun, Notre Dame du Laus, édité par le sanctuaire N.-D. du Laus, 2007

Escribir comentario…