Clicks33

Terrence Malick ha llevado la vida del beato Franz Jägerstäter a la gran pantalla en “A hidden life”(2019), en español “Una vida escondida”

5 de junio de 2019 9:47 am

Vida de beato austriaco martirizado por desobedecer a Hitler gana premio de cine

Redacción ACI Prensa

Trailer: www.youtube.com/watch

El prestigioso festival de cine de Cannes (Francia) premió con el premio del jurado la película sobre la vida del beato Franz Jägerstäter, asesinado por desobedecer al régimen nazi.

El famoso director de cine Terrence Malick ha llevado la vida del beato Franz Jägerstäter a la gran pantalla en “A hidden life”, en español “Una vida escondida”, en donde cuenta cómo se negó a formar parte del ejército nazi.

Franz Jägerstäter era un campesino austriaco que nació en 1907. Cuando Hitler convocó un plebiscito para legitimar la anexión de Austria a la Alemania nazi, Jägerstäter fue el único de todo su pueblo que votó en contra. En 1943 presentó su objeción de conciencia frente al régimen nazi y se negó a luchar a favor del Tercer Reich.

La película se basa en la correspondencia que mantuvo Jägerstäter con su esposa tras ser llamado a filas.

El hoy beato sintió en aquel momento que no podía llamarse a sí mismo un discípulo de Cristo si aceptaba los mandatos de un régimen al que consideraba “satánico”.

“Estoy convencido de que lo mejor es decir la verdad, aunque me cueste la vida”, escribió.

En sus últimas cartas recuerda que solo desea ser fiel a la voluntad de Dios y pide a su mujer que sea fuerte, que ayude a los pobres y que haga de madre y padre para sus hijas.

Su desobediencia al régimen nazi hizo que fuera sentenciado a muerte y guillotinado en agosto de 1943.

En 2007 fue beatificado en la Catedral de Linz (Austria) y asistieron su esposa y sus tres hijas.

Fuente: www.aciprensa.com/noticias/vida-de-beato-a…

El discurso xenófobo y virulento de Adolf Hitler comienza a calar entre los vecinos de Radegund

Esta vida escondida a la que se refiere Malick tiene que ver con el sacrificio íntimo y discreto de un hombre que se niega a hacer algo que considera incorrecto, a pesar de las consecuencias nefastas que pueda tener para él y su entorno esta decisión. Dice el personaje de Franz —interpretado por el berlinés August Diehl— que "es mejor padecer una injusticia que cometerla" y que "hay una gran diferencia entre el sufrimiento que no podemos evitar y el sufrimiento que elegimos voluntariamente". Porque Franz es un mártir del siglo XX —Benedicto XVI lo declaró beato en 2007—, pero cuya historia admite una lectura contemporánea como aviso de la deriva extremista de Europa.

La advertencia queda patente en los primeros minutos, en los que Malick recurre a metraje de archivo de Adolf Hitler y de los millones de ciudadanos que lo encumbraron. Sin embargo, Malick, a través de su protagonista, se niega a actuar como juez, pero sí avisa de lo cómodo que es dejarse arrastrar por la corriente mayoritaria, aun cuando uno siente que está apoyando algo injusto y nocivo. Franz también reflexiona sobre su papel en el mundo y el sentido tanto de su vida como de los acontecimientos. Todo ocurre por algo. Malick busca a Dios en la barbarie del nazismo.

Artículo completo en: www.elconfidencial.com/…/terrence-malick…