Clicks23

Despierta...

Tu mamá te daba de comer de chiquito, invitaba a tus cuates, te vestía, te educaba y nunca te dijo MANTENIDO, por que lo hacia con amor, te veía como hijo a ti y a tus cuates borrachos. Es una obliga…More
Tu mamá te daba de comer de chiquito, invitaba a tus cuates, te vestía, te educaba y nunca te dijo MANTENIDO, por que lo hacia con amor, te veía como hijo a ti y a tus cuates borrachos.

Es una obligación de madre y padre atenderte hasta que seas mayor de edad, pero el amor de madre es hasta que te mueras.

Así cuando tu mamá ya no pueda atenderte, tu la vas a atender a ella y no le vas a cobrar ni un centavo, porque lo haces de corazón, por eso nunca le dirás a tu madre
" MANTENIDA ".

Como también las que hacen oración, las monjas, laicos y religiosos que se la pasan orando y rezando por la salvación de tu alma, aunque sean extrañas para ti, rezan por ti, te alimentan, alimentan tu alma para que no te condenes y caigas en pecado mortal, nunca te dirán MANTENIDO.

Los primeros Cristianos, todo era de todos, menos la vieja y el cepillo de dientes, vendían sus tierras, propiedades y compartían todo para beneficio de todos, porque sabían que los actos no deben ser buenos, sino perfectos, el que es bueno reclama, pide a cambio algo, da, pero quiere recibir, le cuesta dar.

Los que buscan la perfección, dan y dan lo que tienen: tiempo, oración, rezar, misa, etc. Para que te salves, poco o mucho dinero lo da, da lo que tiene y nunca canta nada, no canta lo que da, solo da, porque sabe que al que esta dando no es a la persona, sino al mismito Cristo que habita en la otra persona.

" Si le das agua al sediento o pan al hambriento, lo hiciste también conmigo " dice el señor.

Por eso nunca le digas a alguien "MANTENIDO", porque hay gente que ora por ti día y noche y mantiene tu alma fuera de peligro y así el principal mantenido serias Tú, porque no mueves ni un dedo para edificar tu alma.

Por eso el que vive para el espíritu, dona lo que tiene, con dinero o no, para la salvación de las almas, que es el máximo acto de amor que un ser humano puede dar, dona el tiempo para rezar y orar para que Dios toque esos corazones llenos de pecados para que no se condenen, las personas que viven en pecado mortal, aunque recen, no sirve, porque Dios no escucha al pecador que no se arrepiente y no escucha al que no quiere regresar a la iglesia.