Clicks43

Despierta...

Una cosa es ser indiferente en las cosas de Dios, que no nos importe lo que pasa y sucede y otra cosa es tener una " SANTA INDIFERENCIA ". La santa indiferencia es dominar tus instintos de querer …More
Una cosa es ser indiferente en las cosas de Dios, que no nos importe lo que pasa y sucede y otra cosa es tener una " SANTA INDIFERENCIA ".

La santa indiferencia es dominar tus instintos de querer ver, tocar, oír, pensar, cosas que no dan gloria a Dios, que no edifican, que son cosas vanas y como decía San juan de la Cruz " Cualquier cosa que se le ofreciere a los sentidos, sino es para honra y gloria a Dios, RENUNCIALO".

Eso es la santa indiferencia, domesticar tus sentidos, domar ese animal que llevas dentro, y voltear cuando tengas que voltear, oír cuando tengas que oír, pensar, cuando tengas que razonar algo, para que domes ese bebé berrinchudo que solo quiere placer y comer puras cosas que no nutren.

Por eso hay que ser indiferentes en las cosas del mundo, lo que ofrece y seduce, pasar de largo.

Por eso pasate de largo, busca tu santidad y enfrenta esas miradas, esa musica, ese gusto por hacer tu voluntad y cambia de miradas, busca tus ojos espirituales.

El mundo es indiferente en las cosas de Dios y Dios es indiferente en las cosas del mundo, enemigo del alma.