Clicks14

Despierta...

La sal como el azúcar le dan sabor a los alimentos, estamos encerrados en un lugar donde tal vez no nos guste y queremos SALIR. El cuerpo GRITA !!!, saquenme de aquí, no aguanta el encierro, quiere …More
La sal como el azúcar le dan sabor a los alimentos, estamos encerrados en un lugar donde tal vez no nos guste y queremos SALIR.

El cuerpo GRITA !!!, saquenme de aquí, no aguanta el encierro, quiere libertad, no le importa si peca o no, si está en pecado mortal o no.

El cuerpo está hecho para que guardemos la SAL de nuestras vidas, lo que le da sabor a la vida, nuestra ALMA, sal bendita que si se corrompe, ya no sirve para NADA, se le quita el sabor y solo servirá para la BASURA.

Cuerpo y alma juntos son la sal de la tierra, sabor del mundo, un mundo ESPIRITUAL y no material, el alma es paciente, está encerrada junto al cuerpo sin salir, pero es paciente, sabia, porque sabe que su alimento es ESPIRITUAL.

Las cosas o sirven o no, si sirven, se usan, sino se tiran, somos la SAL DEL MUNDO, que tenemos que dar sabor, sabor a Dios a donde vayamos, sabor a doctrina, a biblia, eso quiere Dios.