Clicks25
alfre1240

“Mi madre vio una gran luz en su habitación”

Sucedió en 1940, en Grenoble, donde mi abuela se refugió con sus tres hijos cuando mi abuelo fue hecho prisionero de guerra por los alemanes.

Mi madre, que tenía 8 años en el momento del incidente, enfermó de fiebre reumática con deficiencia cardiaca. El médico estaba muy preocupado por el continuo empeoramiento de su salud. Mi madre no podía ponerse de pie y estaba perdiendo fuerzas.

Mi abuela le enseñó a ofrecer sus sufrimientos por los sacerdotes. Una noche, mi madre vio una gran luz en su habitación y a la Virgen María sonriéndole. Luego se durmió tranquilamente, lo que no había podido hacer durante varias semanas, oprimida por la falta de aire.

A la mañana siguiente, saltó de la cama y fue a ver a mi abuela, que estaba muy asustada y le ordenó que volviera a la cama debido a su grave enfermedad. Ella le respondió con gran sencillez que ya no estaba enferma porque la Santísima Virgen había venido a visitarla y la había curado. Sin embargo, mi abuela le pidió que se quedara en cama mientras esperaba la visita diaria del médico. ¡Este confirmó la curación y mi madre comenzó a caminar!

Fue ella quien me enseñó a ofrecer mis sufrimientos por los sacerdotes cuando, de niña, estaba gravemente enferma. Y el 12 de septiembre, nuestro hijo mayor será ordenado sacerdote. Deo gratias!

Laurent J. Testimonio de un lector recibido por el equipo de Marie de Nazareth

Para saber más: