jamacor
513

El Tribunal Supremo de Virginia examina el caso de un profesor despedido por no utilizar pronombres trans

© Screenshot/Fox News

VÍCTIMA DE LA DICTADURA DE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO

El Tribunal Supremo de Virginia examina el caso de un profesor despedido por no utilizar pronombres trans

Profesor del estado de Virginia es despedido de la institución educativa donde dictaba clases por referirse a una niña con pronombres femeninos en lugar de masculinos, como ella lo solicitaba.
6/11/22 4:12 PM

(LifeSiteNews/InfoCatólica) El Tribunal Supremo de Virginia está estudiando el caso de un profesor que fue despedido de la institución educativa tras negarse a llamar «niño» a una niña.

Los abogados de Peter Vlaming argumentan que «fue despedido por algo que no podía decir».

Vlaming llevaba siete años como profesor de francés en el instituto West Point de Virginia cuando fue despedido a finales de 2018; se había negado a referirse a una alumna como chico.

Tras el receso de verano de 2018, una de las alumnas de Vlaming había «transicionado» a vivir como un chico y deseaba que se refirieran a ella como tal. Aunque Vlaming utilizó el nombre masculino elegido por la niña para referirse a ella, evitó utilizar pronombres masculinos al dirigirse a la estudiante. Dijo a su director que «no podía, en conciencia, pronunciar pronombres masculinos para referirse a una niña», alegando que su fe cristiana se lo impedía.

Según el Daily Signal, Vlaming llamó accidentalmente a la estudiante «ella» delante de la clase. El mismo día que la alumna se quejó, el profesor fue convocado a la oficina del director y puesto en licencia administrativa.

En octubre de 2018, el consejo escolar votó por unanimidad el despido de Vlaming, a pesar de la avalancha de apoyo que recibió de padres y alumnos.

Unos meses más tarde, en 2019, Vlaming presentó una demanda de un millón de dólares contra ciertos funcionarios de West Point en el condado de King William, argumentando que se habían violado sus derechos de libertad de expresión y de conciencia, y que se había intentado violar sus creencias religiosas.

Sin embargo, tras la desestimación de su caso por parte del Tribunal de Circuito de Virginia, Vlaming solicitó al Tribunal Supremo del estado que viera su caso en septiembre de 2021. El tribunal accedió a ello en marzo de este año.

El abogado principal de Alliance Defending Freedom (ADF), Chris Schandevel -que representa a Vlaming-, argumentó que el consejo escolar había violado los derechos de Vlaming protegidos por la constitución del estado.

«Como profesor, Peter era un apasionado de la asignatura que impartía, era muy querido por sus alumnos y hacía todo lo posible por satisfacer sus necesidades y peticiones», dijo Schandevel.

Pero Peter no podía, en conciencia, pronunciar mensajes que no cree que sean ciertos. «Esperamos que el Tribunal Supremo de Virginia esté de acuerdo en que, al despedirle por esas creencias, el consejo escolar violó los derechos de Peter según la Constitución de Virginia y la ley estatal».

El caso de Vlaming también cuenta con el apoyo del Fiscal General de Virginia, junto con médicos, feministas, juristas y diversas organizaciones, que presentaron escritos ante el máximo tribunal del estado en apoyo del profesor.

En declaraciones a Fox News el viernes, Vlaming declaró que había sido despedido «porque no respaldaría personalmente una ideología... la ideología transgénero».

El profesor -que dice que no ha podido encontrar trabajo desde entonces, debido a su despido- añadió que «hemos llegado a un punto en el que tu trabajo puede estar en la balanza, pero si la gente no toma una posición, entonces estamos básicamente yendo cada vez más hacia un sistema totalitario en el que se exigen cosas que no tienen nada que ver con el plan de estudios».

«Se está exigiendo a los profesores que repitan como un loro creencias que, yo diría, son falsas a primera vista, pero que muchos profesores no sostienen», continuó Vlaming.

A Vlaming se le unió en Fox News el abogado de la ADF Caleb Dalton, quien dijo que el caso decidiría «si las escuelas públicas podrán o no despedir a los profesores simplemente porque no pueden expresar y respaldar personalmente una creencia ideológica».

Dalton añadió que no se cuestionaba la capacidad profesional de Vlaming, sino que la escuela quería que «respaldara esta ideología utilizando palabras», lo que obligaría a Vlaming a utilizar palabras para declarar como verdadero algo que él cree que es falso.

«Ningún gobierno debería poder obligar a un empleado, bajo pena de despido, a mentir y a violar su conciencia», declaró Dalton.

El escrito inicial de Vlaming ante el Tribunal Supremo del estado argumenta que el consejo escolar actuó «inconstitucionalmente, de forma arbitraria y caprichosa, y sin una buena causa» al despedirlo.

Debido a que el consejo escolar «lo despidió por negarse a pronunciar mensajes con los que no está de acuerdo en violación de sus creencias religiosas», el escrito argumenta además que se violaron los derechos constitucionales y estatutarios estatales de Vlaming, así como su contrato.

Vlaming y su equipo legal esperan ahora el resultado. Según el Washington Times, los jueces no han dado una fecha para el fallo esperado.

Archivado en: Ideología de género; Estados Unidos