Clicks8
jamacor

«¿Mala cobertura o actividad demoníaca?»: un exorcista muestra ejemplos de algunas tretas de Satanás

Stephen Rossetti explica cómo el demonio quiere impedir la ayuda a sus víctimas

«¿Mala cobertura o actividad demoníaca?»: un exorcista muestra ejemplos de algunas tretas de Satanás

Monseñor Stephen Rossetti ha sido durante 12 años exorcista principal de la Archidiócesis de Washington (EEUU)

ReL

18 junio 2021
TAGS:
Demonio
Exorcismos

El sacerdote Stephen J. Rossetti es uno de los grandes expertos en Psicología en la Iglesia en EEUU. Lleva más de 30 años trabajando en el tratamiento psicológico y la renovación espiritual de religiosos, y también es profesor de la Universidad Católica de América.

Pero lo importante en este caso es su extensa experiencia como exorcista principal de la Archidiócesis de Washington, cargo que ocupó durante 12 años, y en el cual dirigió cientos de sesiones de exorcismos y oraciones de liberación. Ahora entrena a exorcistas y a los equipos laicos que ayudan al sacerdote en su lucha contra Satanás.

El padre Rossetti se ha convertido en un gran divulgador de temas relacionados con el demonio y sus argucias para atacar al hombre, todo ello siempre sustentado en su propia experiencia como exorcista. Y lo hace relatando anécdotas desde graves casos de posesión a acciones casi cotidianas y a las que se da poca importancia pero que pueden abrir la puerta al Mal.

De hecho, este sacerdote acaba de publicar un libro sobre sus experiencias, Diary of an American Exorcist: Demons, Possession, and the Modern-Day Battle Against Ancient Evil (Diario de un exorcista americano), donde relata algunas de estas historias, por otro lado, muy ilustrativas sobre la naturaleza de Satanás. El propio cardenal Dolan, arzobispo de Nueva York, ha definido públicamente el libro como “esclarecedor y oportuno”.

Catholic Exchange ha publicado un extracto del libro del padre Rossety, donde el exorcista habla de un tema muy concreto y llamativo, cómo el demonio intenta por todos los medios que las personas que están bajos sus garras puedan pedir ayuda:

¿Mala conexión o actividad demoníaca?

“Un sacerdote que necesitaba una consulta trató de llamarme esta mañana. Tenía un caso espinoso de alguien que, creía, tenía un problema demoníaco real. Como descubriría más tarde, acababa de usar su teléfono móvil en ese mismo lugar unos minutos antes y había funcionado bien. En ese momento, también estaba en un buen lugar con buena cobertura. Todas las demás llamadas de ese día salieron bien. Pero este sacerdote y yo intentamos llamarnos al menos una docena de veces. Comenzábamos a hablar, y luego la línea se cortaba inmediatamente.

Algo estaba en marcha. Después de muchas llamadas interrumpidas, volví a llamar al sacerdote por teléfono y, antes de desconectarnos, rápidamente dije: "Digamos una oración". Oramos a la Santísima Virgen María y San Miguel, pidiendo su intercesión para mantener abiertas las líneas telefónicas. Nuestras oraciones fueron respondidas. No se cortó la llamada esa vez. Tuvimos una buena charla. Y resultó que realmente tenía a alguien que necesitaba ser liberado de los demonios.

Muy a menudo, encuentro que las personas poseídas tienen grandes problemas para conectarse por teléfono con su pastor, director espiritual o exorcista. He escuchado de muchas de las personas a las que he ayudado a lo largo de los años que a menudo no pueden comunicarse conmigo por teléfono.

Vemos un patrón claro de interferencia demoníaca al tratar de evitar que estas personas con problemas reciban ayuda. Los demonios hacen todo lo posible para aislar a sus objetivos. Mantenerse en contacto con un sacerdote es lo último que quieren los demonios. Y, lo creas o no, ¡a los demonios les encanta meterse con los dispositivos!

¿Solución? Reza a través de las líneas telefónicas para mantenerlas despejadas. Además, normalmente también tenemos una forma alternativa de mantenernos en contacto. Podemos usar Skype o alguna otra aplicación. A veces también hay interrupciones de esta manera. Por lo tanto, podemos comunicarnos con un amigo cercano o un miembro de la familia que luego se comunica con la persona afectada en nuestro nombre. Es más una molestia que cualquier otra cosa. Eventualmente encontramos una manera de comunicarnos con la persona necesitada.

Los demonios pueden frenarnos. Pero con un poco de perseverancia y oración, lo conseguimos. Esto es típico del acoso demoníaco. Pueden detenerse, acosar y tratar de hacer las cosas difíciles, pero al final, ¡Dios siempre triunfa!”.