Clicks8

Despierta...

El alma de la teología es la palabra de Dios de la biblia, la teología nos hace comprender a Dios, comprender la fe, pero el amor a Dios, no se comprende, SE SIENTE. A Dios se le comprende por medio …More
El alma de la teología es la palabra de Dios de la biblia, la teología nos hace comprender a Dios, comprender la fe, pero el amor a Dios, no se comprende, SE SIENTE.

A Dios se le comprende por medio de la TEOLOGÍA, pero en FE, se le Ama, sintiéndolo, no comprendiendolo directamente, sin razonarlo, el amor no se razona, se siente.

Espíritualmente se AMA porque se siente, no porque se razona o comprende, es un amor directo, sin escalas, aunque rudimentariamente, humanamente y carnalmente, se puede comprender, razonar, analizar a Dios con escalas para después llegar a sentirlo y por gracia de Dios amarlo.

Por eso la teología es un instrumento para comprender a Dios y con el tiempo, dar las herramientas para poder amarlo.

Por eso esos grandes teologos escribieron tantos libros para desmenuzar a los que quieren razonar y comprender a Dios, por Medio de la razón para que por esta misma via larga, amar a Dios, por gracia de este mismo.

Lamentablemente hay muchos católicos que se han vuelto FARISEOS, porque se hacen maestros en la ley, en la palabra por la razón y quieren ser fiel a Dios y amar a Dios de una manera razonable y lógica y no por sentir y amar a Dios, con ese celo santo por lo sagrado.

Cuando se ama espíritualmente, se vuelve uno astuto, sabio, comprende y siente dónde hay contaminación en dicho amor a Dios, puedes amar a Dios por razonar las leyes, la teología, pero así uno se vuelve muy cuadrado y no siente lo espíritual, sino lo carnal, mediante inteligencia humana.

Uno se vuelve FARISEO, cuando quiere basarse su supuesto amor a Dios, mediante reglas escritas, sin discernir espíritualmente las cosas, sino comprendiendolas humanamente y no espíritualmente, que es el amor de Dios, espíritual.

Los FARISEOS católicos, creen en todo lo que está escrito y se basan en lo que está escrito, sin discernir si afecta el amor espíritual que debemos sentir y dar a Dios, y más en estos tiempos donde la doctrina, las biblias, los cursos, talleres, seminarios, retiros, su base doctrinal es el hombre y dónde el celo santo por defender la palabra de Dios, se hace por la razón y no por el corazón espíritual que debemos tener.

Las palabras en la santa biblia, son alimento espiritual, alimento para el alma que se está espiritualizando y así se deben entender, no porque razonablemente pueda estar correcto porque la iglesia lo manda, creen todo lo que la iglesia manda creer, y creen por la razón y no por el corazón, sabiendo que ahora la iglesia católica está envuelta por la masonería eclesiástica y contamina lo que ve y toca, por eso el fariseo católico, ve con la razón y no siente con el corazón.

No es que la razón este mal, es un instrumento, si sirve, pero primero está la fe, por arriba de la razón, para los que no tienen fe, pueden comprender primero a Dios, para luego sentirlo y luego amarlo, pero eso ya es una gracia que Dios, da.

Por eso Jesús le dijo a Pedro " Apártate de mi Satanás, porque NO SIENTES las cosas de Dios, sino la de los hombres".

Primero debes sentir a Dios para comprenderlo, no comprenderlo para sentirlo, aunque es válido, no es la manera directa de amarlo, por eso la sana teología hace comprender al ser humano no espíritual, razones por las cuales debemos comprender por la razón para subirla al corazón, pero hay quien está tan fría que ni leyendo lo creé.

La sana teología no pierde su escencia espíritual aunque se describa racionalmente como hay que seguir a Dios.

Puedes llegar amar indirectamente a Dios por medio de la razón, de una manera primeramente natural, para que te lleve a lo espiritual o directamente o amar a Dios por medio de lo sobrenatural de la fé, no puedes amar a quien no conoces, no puedes amar a Dios a través de su palabra, sino lees y creés.