Clicks104
HP Y GC
"Todo acaba con la muerte". Meditación 2 de San Alfonso María de Ligorio. San Alfonso María de Ligorio nos habla en su meditación: "Todo acaba con la muerte", del destino común que tiene todo hombre …More
"Todo acaba con la muerte". Meditación 2 de San Alfonso María de Ligorio.

San Alfonso María de Ligorio nos habla en su meditación: "Todo acaba con la muerte", del destino común que tiene todo hombre en la sepultura: tanto ricos como pobres tienen el mismo fin y nada se llevan al otro mundo. Desnudos nacieron y así volverán al polvo de la tierra, incluso las vestiduras con las que son enterrados se pudrirán y ni siquiera eso quedará.

Todo hijo de Adán y Eva ha sido engendrado con el pecado original, la enfermedad y la muerte son sus consecuencias. Después de la muerte, la corrupción se genera tanto en el príncipe como en el vasallo. La Gloria del hombre rico o pobre acaba en el sepulcro.

No debemos utilizar todas nuestras energías para lograr mayores riquezas de las que podemos gastar o disfrutar en esta vida. Ni debemos dedicarnos a adquirir demasiada sabiduría o conocimiento de las ciencias mundanas, a riesgo de extraviarnos en esos conocimientos y peligro de que perdamos la fe en Dios, por no dedicar tiempo a Él. Toda ciencia mundana adquirida por un individuo acaba en el lecho mortuorio.

El hombre rico es más difícil que se salve, porque pone todas sus esperanzas en el dinero y posesiones terrenas; se olvida de Dios si tiene esas confianzas mundanas y de compartir algo de lo que tiene con los más pobres o necesitados. La ruina eterna es su destino si no ama a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a sí mismo, además de inclumplir sus mandamientos. El hombre rico tiene su oportunidad de salvación en el amor a Dios y la ayuda al prójimo, en utilizar su dinero para obras queridas por Dios y no para apoyar las obras del demonio.

El hombre pobre debe conformarse con lo que tiene o pueda ganar con el sudor de su frente. Debe mantenerse en la virtud y el amor de Dios, haciendolo así recibirá abundantes bendiciones que le ayudarán a conseguir la vida eterna.