Clicks37
Irapuato
11
El académico ruso Sergei Averintsev encontró formas de infiltrar verdades cristianas en las publicaciones oficiales soviéticas durante la dictadura comunista Como estudioso de la literatura antigua …More
El académico ruso Sergei Averintsev encontró formas de infiltrar verdades cristianas en las publicaciones oficiales soviéticas durante la dictadura comunista
Como estudioso de la literatura antigua y la poesía bizantina, el académico ruso Sergei Sergeevich Averintsev logró reintroducir disimuladamente la verdad cristiana en el corazón de las publicaciones oficiales de la cultura soviética. Enseñó la fe en el sancta sanctorum del ateísmo oficial.
Averintsev nació en 1937, hijo de un biólogo de Moscú, y estudió filología clásica. En 1968 recibió el Premio Lenin de la Juventud Comunista como traductor.

En 1971, hace 50 años, se le admitió como miembro del Instituto Gorki de Literatura Mundial. Dependiente de la Academia de Ciencias de la URSS, el gobierno soviético fundó esta organización en 1932, bajo Stalin. Su misión era promover la investigación de académicos y sus colaboradores. Averintsev permaneció allí hasta 1991, año de la caída del comunismo.
En 1979 defendió una tesis doctoral sobre poesía bizantina. En la década de 1980, se hizo muy conocido. Más tarde en 1987, se convirtió en corresponsal de la Academia de Ciencias, de la que se convertiría en miembro de pleno derecho en 2003.
En 1989, se le nombra profesor en el Instituto de Historia y “Teoría Cultural” de la Universidad Estatal Lomonosov de Moscú: los estudiantes acudían en masa a sus conferencias.

Con Juan Pablo II

En 1994, después de haberse reunido varias veces con el Papa Juan Pablo II, Sergei Averintsev fue invitado a la Pontificia Academia de Ciencias Sociales. Fue el encuentro de los «dos pulmones de la Iglesia»: Bizancio y Roma.
En 1970, Averintsev ya había logrado publicar en la Enciclopedia soviética unos 30 artículos sobre temas teológicos, como la salvación, la sabiduría, la teología, la escatología y diversos temas del cristianismo.

Con este propósito, se adaptó al marco la cultura oficial, mientras se ocupaba tanto de la filosofía griega como de la bíblica.
Esta difusión de artículos con contenido religioso bajo el control de la censura oficial de Brezhnev fue «un punto de inflexión en la vida ideológica del país», señaló Averintsev.
Enfrentado a la indignada oposición de algunos maestros marxista-leninistas, se embarcó en una verdadera guerra de guerrillas burocráticas con el “Instituto de Ateísmo Científico” de la URSS y la censura oficial.
Manejó hábilmente todos los obstáculos. Utilizando la ambición de los apparatchiks sin educación del Comité Central, escribió artículos fantasma para ellos con toques de espiritualidad; y luego usó su favor para obtener permiso para escribir más libremente.

Sorteando la censura
Publicó un artículo en Pravda (entonces el periódico oficial del Partido Comunista de la URSS) sobre la verdad. Lo presentaba como “coronando la gran obra” del editor de la sección filosófica. Esto hizo imposible atacar públicamente la edición final.
En 1986, preparó un diccionario enciclopédico de teología previsto para el Milenio del cristianismo en Rusia en 1988. El proyecto se canceló, sin embargo, debido a la muerte del metropolitano Antoni de Leningrado.
Durante un período de 40 años, de 1960 a 1991, Averintsev escribió 50 artículos para dos volúmenes de la Enciclopedia Filosófica, 60 para el diccionario filosófico oficial y más de 80 sobre los «Mitos de los países del mundo».
A partir de 1964, escribe una serie de artículos sobre la historia del cristianismo, con títulos sugerentes: “Nuevo Testamento”, “Patrística”, “Conversión”, “Revelación”, “Ortodoxia”, “Protestantismo”, “Predestinación”…
Estos trabajos requirieron un verdadero coraje. Un obituario de Averintsev señala que era discípulo de «Dmitrii Likhachev y Aleksei Losev, quienes habían pasado un tiempo en los campos de Stalin y continuaron, incluso después de su ‘rehabilitación’, siendo objeto de acoso».
En efecto, sus publicaciones no pasaron sin provocar algunos enfrentamientos con los vigilantes guardianes del templo del materialismo oficial. Llovieron denuncias y algunos de sus artículos, como «Las epístolas de Pablo» y «La noción de conversión», fueron denostados como «obra de un papa», un término a menudo peyorativo en ruso, y eliminados de los índices.
Un director del Instituto de Ateísmo Científico cortó las últimas líneas del artículo sobre la ortodoxia. El artículo «Cristianismo» quedó ahogado en un apéndice sin sentido por un «sociólogo de la religión». Pero Averintsev logró publicar algunas líneas sobre San Agustín y San Francisco de Asís, a quienes presentó como hitos del pensamiento humano, y sobre Vladimir Soloviev, el pensador ruso de la unidad de los cristianos.

Fe en medio de la adversidad
En un texto sobre «Sabiduría Divina», medita sobre la inscripción del mosaico de la Virgen Dorada de la Basílica de Santa Sofía en Kiev, que dice de la ciudad: “Dios está en medio de ella: no será sacudida».
Se fue a Francia, a caminar hasta Chartres mientras leía poemas de Péguy, el gran poeta francés que se había convertido del agnosticismo al catolicismo romano.
El propio Averintsev era un converso adulto, junto con su esposa. Como dice su obituario, «Esta adhesión madura, sobria y abierta a la Iglesia Ortodoxa Rusa constituye, para una figura pública y maestra soviética, un acto no solo de carácter político y cívico, sino de considerable coraje moral».
Averintsev murió de un infarto en 2003 después de una vida de lucha. Llevó a la URSS semillas de la cultura judeocristiana, como piezas de un rompecabezas que transmitía la fe entre los «impíos».
Solía decir: «La expresión ‘libertad de pensamiento’ contiene un pleonasmo lamentable, porque el pensamiento sólo existe en la medida en que es libre».
aleteia
perceo3 shares this
6
El académico ruso Sergei Averintsev encontró formas de infiltrar verdades cristianas en las publicaciones oficiales soviéticas durante la dictadura comunista
Como estudioso de la literatura antigua y la poesía bizantina, el académico ruso Sergei Sergeevich Averintsev logró reintroducir disimuladamente la verdad cristiana en el corazón de las publicaciones oficiales de la cultura soviética. …
More
El académico ruso Sergei Averintsev encontró formas de infiltrar verdades cristianas en las publicaciones oficiales soviéticas durante la dictadura comunista
Como estudioso de la literatura antigua y la poesía bizantina, el académico ruso Sergei Sergeevich Averintsev logró reintroducir disimuladamente la verdad cristiana en el corazón de las publicaciones oficiales de la cultura soviética. Enseñó la fe en el sancta sanctorum del ateísmo oficial.
Averintsev nació en 1937, hijo de un biólogo de Moscú, y estudió filología clásica. En 1968 recibió el Premio Lenin de la Juventud Comunista como traductor.

En 1971, hace 50 años, se le admitió como miembro del Instituto Gorki de Literatura Mundial. Dependiente de la Academia de Ciencias de la URSS, el gobierno soviético fundó esta organización en 1932, bajo Stalin. Su misión era promover la investigación de académicos y sus colaboradores. Averintsev permaneció allí hasta 1991, año de la caída del comunismo.
En 1979 defendió una tesis doctoral sobre poesía bizantina. En la década de 1980, se hizo muy conocido. Más tarde en 1987, se convirtió en corresponsal de la Academia de Ciencias, de la que se convertiría en miembro de pleno derecho en 2003.
En 1989, se le nombra profesor en el Instituto de Historia y “Teoría Cultural” de la Universidad Estatal Lomonosov de Moscú: los estudiantes acudían en masa a sus conferencias.
Irapuato
perceo3