Clicks247
jamacor

Recemos, recemos, recemos

Recemos, recemos, recemos

Pedro L. Llera, el 27.10.21 a las 1:17 PM

Hoy en día es absolutamente urgente y necesario que recemos a diario el Santo Rosario. Si el rezo del rosario logró la victoria de Lepanto, también conseguirá la victoria de los Hijos de Dios sobre los hijos de las tinieblas.

Vivimos momentos muy peligrosos: pandemias, volcanes, terremotos… Hay quien dice con humor que sólo nos falta que nos invadan los extraterrestres para que no nos falte de nada.

Plutócratas y políticos satánicos trabajan de día y de noche para imponer una tiranía mundial que va a resultar infernalmente aterradora. Me refiero a los que dirigen la ONU y sus agencias (Unesco, Unicef, OMS…) y a otros ámbitos, como el Foro de Davos. Estos sinvergüenzas quieren imponernos su agenda (la Agenda 2030, la Agenda 2050, los Objetivos del Milenio) para tiranizar a las naciones y dominar el mundo. Bajo el pretexto del “cambio climático", del “calentamiento global", de la “sostenibilidad", del cuidado del medio ambiente y de la ecología integral, lo que esconden es su deseo de reducir drásticamente la población mundial. Estos impresentables quieren acabar con la pobreza a base de eliminar a todos los pobres que puedan y para ello harán todo lo que esté en sus manos o todo lo que les dejemos: esterilizaciones, promoción del aborto (a lo que llaman “salud sexual y reproductiva"), eutanasia, suicidio asistido, fomento de todas las formas de sexualidad no reproductivas (Leyes LGTBI, transexualidad…), etc. Y si todo esto no es suficiente, recurrirán a la guerra biológica o a la química o a provocar confilictos devastadores que diezmen la población mundial.

Eso sí: los muy canallas nos dan veneno con muy buenas palabras. Todo es muy políticamente correcto y todo está impregado en un buenismo empalagoso. Bajo la apariencia de bien, se esconde lo peor. Dicen que nos quieren salvar pero lo que pretenden es destruirnos y condenarnos. La cola serpentina del Maligno sigue haciendo de las suyas:

Proprio es del ángel malo, que se forma sub angelo lucis, entrar con la ánima devota, y salir consigo; es a saber, traer pensamientos buenos y sanctos conforme a la tal ánima justa, y después, poco a poco, procura de salirse trayendo a la ánima a sus engaños cubiertos y perversas intenciones.

Quando el enemigo de natura humana fuere sentido y conoscido de su cola serpentina y mal fin a que induce, aprovecha a la persona que fue dél tentada, mirar luego en el discurso de los buenos pensamientos que le truxo, y el principio dellos, y cómo poco a poco procuró hacerla descendir de la suavidad y gozo spiritual en que estaba, hasta traerla a su intención depravada; para que con la tal experiencia conoscida y notada, se guarde para adelante de sus acostumbrados engaños.


(San Ignacio de Loyola, Ejercicios Espirituales)

Y en este contexto histórico, la Iglesia Católica vive la peor crisis de su historia: una crisis doctrinal, una crisis litúrgica y una crisis moral. Los escándalos sexuales se suceden entre el clero. Los abusos litúrgicos ya llegan a unos extremos insoportables. La corrupción económica del Vaticano provoca un escándalo tras otro…

Muchas organizaciones supuestamente católicas (por ejemplo, las que se anuncian en Religión Digital, ese pozo negro nauseabundo) son cómplices del globalismo del Nuevo Orden Mundial y se suman a los objetivos del milenio y a las agendas mundialistas. Buena parte de los fieles, del clero y de la jerarquía de la Iglesia Católica se han mundanizado hasta tal extremo que se han hecho cómplices y colaboradores estrechos de la ONU, del Foro de Davos y de toda la morralla masónica; y han asumido como propias sus ideologías del apocalipsis climático y ecológico, de los lobbys LGTBIQ+, del homosexualismo político, de la multiculturalidad, del leguanje inclusivo, del indiferentismo religioso, etc. En definitiva, llega un momento en que resulta imposible saber si un discurso es del Secretario General de la ONU, del Gran Maestre de la Logia de Satanás o del obispo de Guadalcanal del Tíber. Todos emplean los mismos tópicos, comparten las mismas estrategias y trabajan por los mismos objetivos: imponernos una especie de “nuevo mundo", un “paraíso terrenal"; una “fraternidad universal” en la que todos los habitantes del planeta seamos hijos de la Madre Tierra (también llamada “Casa Común” o “Pachamama") y, al margen de su cultura o de su religión, podamos vivir en una paz perpetua al estilo kantiano. Nos proponen un mundo sin religiones, sin fronteras; un mundo en el que ya no habrá cielo ni infierno; en el que todo el mundo vive el presente; un mundo en el que ya no hay posesiones, ya no hay propiedad privada, no hay ni ricos ni pobres, porque no tendremos nada pero seremos felices porque lo compartiremos todo. Los plutócratas y las oligarquías dominantes quieren acabar con el capitalismo y con el cristianismo para imponer un nuevo comunismo en todo el mundo al estilo chino, venezolano o cubano.

Ni que decir tiene que los católicos que apoyan esos objetivos del milenio, la agenda 2030 y todas estas atrocidades luciferinas tienen de católicos lo que yo de budista: son herejes, apóstatas que han renunciado a Jesucristo; nuevos Judas Iscariotes que venden al Señor por un escaño en el Nuevo Orden Mundial. Son juramentados, indignos de llamarse ni siquiera cristianos. Cristo no interesa, no cuenta. Cristo no es el centro ni el Señor. El Centro ahora es el hombre y el planeta. Dios no cuenta para nada. Y no hay más salvación que la preservación del planeta y de la vida terrenal del ser humano y de la biodiversidad. Salvación transcendente: cero.

La verdadera Iglesia de Cristo, en tanto, subsiste en la Iglesia Católica que ahora ha sido tomada al asalto por los impíos. Antiguamente, los herejes se iban y creaban su propia Iglesia (luteranos, calvinistas, etc.). Ahora no se van, sino que se quedan en la Iglesia Católica para destruirla desde dentro.

Pero los poderes del infierno no prevalecerán. Cristo vence. Cristo es el Rey y Señor de la Historia y la cabeza de la Iglesia. Por eso el resto fiel debemos rezar incesantemente. Debemos rezar el rosario cada día, confesarnos con frecuencia, ir a misa siempre que sea posible. Debemos estar preparados y dar la batalla con las armas espirituales que Dios no da.

Oremos, oremos, oremos, unidos a la Santísima Virgen María y a todos los Ángeles y los Santos de la Corte Celestial.

Letanías de la Virgen María

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Dios, Padre celestial,
ten misericordia de nosotros.

Dios, Hijo, Redentor del mundo,
Dios, Espíritu Santo,
Santísima Trinidad, un solo Dios,

Santa María,
ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las Vírgenes,
Madre de Cristo,
Madre de la Iglesia,
Madre de la misericordia,
Madre de la divina gracia,
Madre de la esperanza,
Madre purísima,
Madre castísima,
Madre siempre virgen,
Madre inmaculada,
Madre amable,
Madre admirable,
Madre del buen consejo,
Madre del Creador,
Madre del Salvador,
Virgen prudentísima,
Virgen digna de veneración,
Virgen digna de alabanza,
Virgen poderosa,
Virgen clemente,
Virgen fiel,
Espejo de justicia,
Trono de la sabiduría,
Causa de nuestra alegría,
Vaso espiritual,
Vaso digno de honor,
Vaso de insigne devoción,
Rosa mística,
Torre de David,
Torre de marfil,
Casa de oro,
Arca de la Alianza,
Puerta del cielo,
Estrella de la mañana,
Salud de los enfermos,
Refugio de los pecadores,
Consuelo de los migrantes,
Consoladora de los afligidos,
Auxilio de los cristianos,
Reina de los Ángeles,
Reina de los Patriarcas,
Reina de los Profetas,
Reina de los Apóstoles,
Reina de los Mártires,
Reina de los Confesores,
Reina de las Vírgenes,
Reina de todos los Santos,
Reina concebida sin pecado original,
Reina asunta a los Cielos,
Reina del Santísimo Rosario,
Reina de la familia,
Reina de la paz.

Letanías de los santos

San Miguel, ruega por nosotros,
San Gabriel, ruega por nosotros,
San Rafael, ruega por nosotros,
Todos los santos ángeles y arcángeles, rogad por nosotros,
Todos los santos coros celestiales, rogad por nosotros.

San Abraham, ruega por nosotros,
San Isaac, ruega por nosotros,
San José, ruega por nosotros,
San Moisés, ruega por nosotros,
San David, ruega por nosotros,
Santo Job, ruega por nosotros,
San Isaías, ruega por nosotros,
San Jeremías, ruega por nosotros,
San Elías y san Eliseo, rogad por nosotros,
San Juan Bautista, ruega por nosotros,
San José, esposo de María, ruega por nosotros,
Santos patriarcas y santos profetas, rogad por nosotros.

San Pedro, ruega por nosotros,
San Pablo, ruega por nosotros,
San Andrés, ruega por nosotros,
Santiago, ruega por nosotros,
San Juan, ruega por nosotros,
Santo Tomás, ruega por nosotros,
Santos Santiago y Felipe, rogad por nosotros,
San Bartolomé, ruega por nosotros,
San Mateo, ruega por nosotros,
San Simón, ruega por nosotros,
San Judas Tadeo, ruega por nosotros,
San Matías, ruega por nosotros,
San Bernabé, ruega por nosotros,
San Lucas, ruega por nosotros,
San Marcos, ruega por nosotros,
Santa María Magdalena, ruega por nosotros
Todos los santos apóstoles y evangelistas, rogad por nosotros,
Todos los santos discípulos del Señor, rogad por nosotros,
Todos los santos inocentes, rogad por nosotros.

San Esteban, ruega por nosotros,
San Lorenzo, ruega por nosotros,
Santa Lucía, ruega por nosotros,
Santa Inés, ruega por nosotros,
Santa Eulalia, ruega por nosotros,
San Blas, ruega por nosotros,
San Bonifacio, ruega por nosotros,
San Estanislao, ruega por nosotros,
San Josafat, ruega por nosotros,
San Roque González, ruega por nosotros,
San Pablo Miki, ruega por notros,
San Andrés Kim Taegon, ruega por nosotros,
San Andrés Dung-Lac, ruega por nosotros,
San Carlos Lwanga, ruega por nosotros,
Santa María Goretti, ruega por nosotros,
Santa Teresa Benedicta de la Cruz, ruega por nosotros,
San Maximiliano María Kolbe, ruega por nosotros,
Santo Tomás Becket, ruega por nosotros,
Santo Tomás Moro, ruega por nosotros,
San José Luis Sánchez del Río, ruega por nosotros,
Todos los santos mártires, rogad por nosotros.

San Dámaso, ruega por nosotros,
San León Magno, ruega por nosotros,
San Gregorio Magno, ruega por nosotros,
San Celestino V, ruega por nosotros,
San Pío V, ruega por nosotros,
San Pío X, ruega por nosotros,
San Juan Pablo II, ruega por nosotros,
Todos los santos pontífices, rogad por nosotros.

San Atanasio, ruega por nosotros,
San Basilio Magno, ruega por nosotros,
San Ambrosio, ruega por nosotros,
San Agustín, ruega por nosotros,
San Jerónimo, ruega por nosotros,
San Juan Crisóstomo, ruega por nosotros,
San Patricio, ruega por nosotros,
San Isidoro, ruega por nosotros,
San Anselmo, ruega por nosotros,
San Gregorio Nacianceno, ruega por nosotros,
San Hilario de Poitiers, ruega por nosotros,
San Martín de Tours, ruega por nosotros,
San Buenaventura, ruega por nosotros,
San Alberto Magno, ruega por nosotros,
San Carlos Borromeo, ruega por nosotros,
San Francisco de Sales, ruega por nosotros,
San Alfonso María de Ligorio, ruega por nosotros,
San Antonio María Claret, ruega por nosotros,
Todos los santos obispos y confesores de la fe, rogad por nosotros.

San Antonio de Egipto, ruega por nosotros,
San Benito, ruega por nosotros,
San Bernardo, ruega por nosotros,
San Francisco de Asís, ruega por nosotros,
San Antonio de Padua, ruega por nosotros,
San José de Cupertino, ruega por nosotros,
San Pío de Pietrelcina, ruega por nosotros,
Santo Domingo, ruega por nosotros,
Santo Tomás de Aquino, ruega por nosotros,
Santa Catalina de Siena, ruega por nosotros,
San Ignacio de Loyola, ruega por nosotros,
San Francisco Javier, ruega por nosotros,
San Francisco de Borja, ruega por nosotros,
San Luis Gonzaga, ruega por nosotros,
Santa Teresa de Jesús, ruega por nosotros,
San Juan de la Cruz, ruega por nosotros,
San Vicente Paul, ruega por nosotros,
San Juan María Vianney, ruega por nosotros,
San José de Calasanz, ruega por nosotros,
San Juan Bautista de La Salle, ruega por nosotros,
San Juan Bosco, ruega por nosotros,
San Pedro de Alcántara, ruega por nosotros,
San Juan de Ávila, ruega por nosotros,
San Felipe Neri, ruega por nosotros,
San Luis María Grignion de Montfort, ruega por nosotros,
Santos sacerdotes y religiosos, rogad por nosotros.

Santa Mónica, ruega por nosotros,
Santa Escolástica, ruega por nosotros,
Santa Clara de Asís, ruega por nosotros,
Santa Brígida, ruega por nosotros,
Santa Rita de Casia, ruega por nosotros,
Santa Rosa de Lima, ruega por nosotros,
Santa Juana Francisca de Chantal, ruega por nosotros,
Santa Margarita Maria de Alacoque, ruega por nosotros,
Santa Bernardita, ruega por nosotros,
Santa Teresita del Niño Jesús, ruega por nosotros,
Santa Gemma Galgani, ruega por nosotros,
Santa Mónica, ruega por nosotros,
Santa Isabel de Hungría, ruega por nosotros,
Santa Juana de Arco, ruega por nosotros,
Santa Ana, madre de María, ruega por nosotros,
Todas las santa vírgenes y viudas, rogad por nosotros.

Muéstranos propicio. Perdónanos, Señor.
Muéstranos propicio. Escúchanos, Señor.

De todo mal,
Líbranos, Señor.
De todo pecado,
Líbranos, Señor.
De tu ira,
Líbranos, Señor.
De la muerte súbita e imprevista,
Líbranos, Señor.
De las asechanzas del demonio,
Líbranos, Señor.
De la cólera, del odio y de toda mala intención,
Líbranos, Señor.
Del espíritu de fornicación,
Líbranos, Señor.
Del rayo y de la tempestad,
Líbranos, Señor.
Del azote de los terremotos y de los volcanes,
Líbranos, Señor.
De la peste, del hambre y de la guerra,
Líbranos, Señor.
De la muerte eterna,
Líbranos, Señor.

Por el misterio de tu santa Encarnación,
Líbranos, Señor.
Por Tu venida,
Líbranos, Señor.
Por Tu natividad,
Líbranos, Señor.
Por Tu Bautismo y santo ayuno,
Líbranos, Señor.
Por Tu Cruz y Tu Pasión,
Líbranos, Señor.
Por Tu muerte y sepultura,
Líbranos, Señor.
Por Tu samta Resurrección,
Líbranos, Señor.
Por Tu admirable Ascensión,
Líbranos, Señor.
Por la venida del Espíritu Santo, nuestro Consolador,
Líbranos, Señor.
En el día del Juicio,
Líbranos, Señor.

Nosotros, pecadores, te rogamos
que nos oigas,
que nos perdones,
que nos seas indulgente,
que te dignes conducirnos a verdadera penitencia,
que te dignes regir y gobernar tu santa Iglesia,
que te dignes conservar en tu santa religión al Sumo Pontífice y a todos los órdenes de la jerarquía eclesiástica,
que te dignes abatir a los enemigos de la santa Iglesia,
que te dignes conceder a los reyes y príncipes cristianos la paz y la verdadera concordia,
que te dignes conceder la paz y la unión a todo el pueblo cristiano,
que te dignes devolver a la unidad de la Iglesia a los que viven en el error, y traer a la luz del Evangelio a todos los infieles,
que te dignes fortalecernos y conservarnos en tu santo servicio,
que levantes nuestro espíritu al deseo de las cosas celestiales,
que concedas a todos nuestros bienhechores la recompensa de los bienes eternos,
que libres nuestras almas, las de nuestros hermanos, parientes y bienhechores, de la condenación eterna,
que te dignes damos y conservar las cosechas de la tierra,
que te dignes conceder el descanso eterno a todos los fieles difuntos,
que te dignes escucharnos, Hijo de Dios.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

ORACIÓN.
Te rogamos nos concedas, Señor Dios nuestro, gozar de continua salud de alma y cuerpo y por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María, vernos libres de las tristezas de la vida presente y disfrutar de las alegrías eternas.

Por Cristo nuestro Señor.
Amén.

Recemos especialmente por el Papa Francisco, para que el Señor lo santifique y le dé la gracia para desempeñar fielmente su ministerio, en comunión con Cristo, Nuestro Señor.

Que la Santísima Virgen María lo proteja y lo libre de todo mal.



Categorías : Sin categorías