Clicks2.5K
Gjesuseucaristia
Mensaje de 17 de Febrero del 2012 a Grupo de Oración Jesús Eucaristía. Mensaje de Nuestro Señor Jesucristo a Grupo de Oración Jesús Eucaristía Descarga solo audio en: www.mediafire.com Más inform…More
Mensaje de 17 de Febrero del 2012 a Grupo de Oración Jesús Eucaristía.

Mensaje de Nuestro Señor Jesucristo a Grupo de Oración Jesús Eucaristía

Descarga solo audio en: www.mediafire.com

Más información en paguina del grupo:
www.grupodeoracionjesuseucaristia.blogspot.mx

Mensaje completo:

Agua viva derramo en ustedes, son mi pueblo muy querido. Mi pueblo debe ser purificado, en el arrepentimiento de sus pecados, y en ese dolor por haber ofendido a vuestro Dios, que es bueno. Más confiando siempre en la misericordia, y en el amor de vuestro Dios, que os ha ganado el perdón de sus pecados. Dichoso el pueblo que recibe vida nueva, en el perdón de sus pecados, por medio del Sagrado Sacramento de la Santa confesión. Por medio de los que Yo he tomado, como administradores de éstos bienes divinos, en Cristo Jesús. Benditos sean todos, los que os están escuchando mi mensaje, a todos les bendigo, a todos les doy mi paz. Pueblo mío tan querido y tan amado, benditos sean los sencillos, los puros, los nobles, los pobres de corazón, y los necesitados de Mí, soy vuestro Jesús.
Les contemplo, veo vuestro interior. Cada uno, sabe como está su morada, la morada que fue creada para Dios. Si la morada está vacía; si la morada está sucia, les digo, lo Qué se mira en una morada sucia y vacía, es Toda clase de alimañas ponzoñosas.
Bendito sea el pueblo mío, Espíritu Santo con ustedes. Benditos sean los que vienen con un corazón dispuesto, necesitado, y hambriento, diciendo. > Oh Señor vengo a Ti. - Dichosos mis hijos que escucharon mi llamado, Yo no les he venido a prometer bienes terrenos. Yo no les vine a prometer aquí el Reino. Yo les vine a prometer una cruz, por medio de la cual, ustedes en Mí, serán elevados al Reino de los Cielos. Yo no les vine a prometer la paz, sino la guerra. Ustedes son guerreros en Mí, y en Mí, ustedes van a luchar como guerreros valientes. Yo ya les he dado, y les he dado en abundancia, me he hecho conocer a ustedes, muchos de mis hijos dicen. > Señor, te contradices. Como dices que Tú eres el Dios de la paz, y vienes a decirnos que nos traes la guerra. -Sí hijos, Sí, ustedes son guerreros, y están luchando contra seres que ustedes no conocen, Y no ven. Pero en Mí, vuestro Cristo, ustedes vencerán, ustedes son soldados en Cristo Y para Cristo, y Cristo en ustedes, que ha vencido, los hace vencedores. En la Sagrada palabra les he dicho; de dos juntos, uno se quedará, y otro vendrá. Sí les digo esto, es porque aquel que se levanta dice. > dejo a mi hermano. - No quiero que dejes a tu hermano, Yo te digo, tu que ya me has escuchado, tu que has escuchado mi mensaje, que has escuchado la verdad, y que has escuchado la palabra, que es viva y es eficaz. Tu irás a instruir aquel que está a tu lado, no seas piedra de tropiezo, si lo eres, es porque tu has cerrado la puerta a mi mensaje. Yo me he hecho conocer a ustedes, y me conocen, aquí mismo les he pedido la unificación entre todos, orando los unos por los otros cada día, Y cada semana. Así para que haya hermandad entre ustedes, quiero que sigan con esta obra de misericordia, los unos para los otros, orando el uno por el otro, Y sosteniéndose el uno en el otro, en Cristo el Señor, y María Santísima. Nada de rencillas, ni malos entendidos, pues satanás esta pronto a robarles la fe, y a tomar medios para robarselas a otros. Satanás de pronto al ver una rendijilla, entra presuroso, y trata en ese momento, primeramente de quitarles la fe, el hacerles ver, y creer todo aquello que para él, es un martirio, y sufrimiento. Porque no puede escuchar la palabra de Dios, y trata de que ustedes se aparten del camino, y no escuchen más el mensaje divino, la palabra de Dios. Ustedes uno al otro ayúdese, sosténgase, vayan con su vecino, díganle cuanto le aman por ser su hermano, y por ser su vecino. Enseguida háblenle de Mí, invítenle a rezar el Rosario, y unifíquense en oración. Vienen tiempos muy difíciles, vivan santamente, y ámense mucho. Pues en verdad les digo, a ustedes los he formado, y quiero que sean soldados valientes. Soldados que al llegar el enemigo, no se sientan acorralados y digan. > ya no puedo seguir adelante. -Antes bien, sean valientes y digan. > en Cristo mi Señor, de quien todo bien me viene, todo lo puedo. -si mis hijos amados, quizá en sus familias, entre sus parientes, amigos o vecinos, siempre habrá algunos que vayan a ser piedras de tropiezo. Más os les digo, a esa piedra de tropiezo, se levanta, se le acaricia, y le dirán, El Señor nos ama. Háblale, dile cuanto les amo, dile, el Señor no quiere que haya rencillas entre nosotros, sino antes bien, el Señor quiere que tu y yo vivamos en la paz de Cristo. ámense los unos a los otros, en el Señor Jesús. Os María Santísima está muy afligida, María Santísima camina entre sus hijos, entre su pueblo, entre su Iglesia, y entre los que están dispersos y María quiere que sus hijos estén unificados con ella, como sus hijos con la Madre. Orando siempre, por sus hermanos que andan dispersos. El mal va en aumento, y cada día más, va aumentando. El hombre cada vez más, se va pervirtiendo, pues os les digo, que se cometen los pecados más abominables, y más terribles. Aquellos pecados en los cuales, muchos de mis hijos mueren de forma tan violenta, tan cruel, y tan sangrienta. Yo en este momento les digo, dichosos los que en su martirio, claman al Señor. > ayúdame. - Dichosos los que mueren en la gracia de Dios, y los que se arrepienten de su pecado. Yo soy el Señor que les digo, su cuerpo quedará aquí, quizá su cuerpo el cual ha sido tan flagelado, pero su espíritu no lo es, su espíritu es purificado. Cuando ustedes mueren en Cristo, cuando claman. > Cristo ayúdame. -Yo estoy pronto, muchos dicen, que crueldad, Cómo el Señor lo permite. Y Yo les digo, es más el espíritu que la carne, y la carne quedará, más el espíritu viene. También les digo, no se afanen tanto por conseguir cosas terrenas, sino antes bien, las cosas de vuestro Padre, dirán muchos. > Señor tengo que comer. - Y Yo les digo, Soy Yo, el Señor Dios, que os envió el maná. Soy el Señor, que permití la multiplicación de los panes. Soy Yo el Señor Dios, que lo he creado todo, El agua, y la tierra fecunda. Bendito sea el pueblo de Dios, que confía en su Señor.

Soy Dios, Yahvé quien les hablo, ustedes han escuchado mi voz, y se han reunido en mi Santo nombre. Vengo con cada uno de ustedes, les he dado la vida. Más ustedes se conforman con la vida, que os viven según la carne. Es tiempo de que ustedes reaccionen, en ustedes hay un espíritu. Si en verdad ustedes se amaran, cuidarían su espíritu como un tesoro. Evitándole la muerte, sabiendo que su espíritu ha sido creado para la eternidad, y ha sido creado para Cristo, y morada de Cristo. Dichoso al que Yo vea a mi Hijo en él, dichoso el que es Cristo, en Cristo. Dichoso aquel mi hijo que dice. > Soy propiedad de Dios, soy estirpe santa de Dios, y cuidaré la propiedad de Dios. Cuidaré el templo vivo de Dios que es mi cuerpo, yo lo mantendré limpio e inmaculado para mi Señor. - Es tiempo de que actúes con coraje, no flaquees. Tu en mi vences, el pecado es vencido en Mí. Tu fuiste creado para vencer en Cristo, para en Cristo tener vida. En el que es vida, tú das vida en el. Porque el que es vida, os en ti te da vida, y por medio de ti, el quiere dar vida. Os en este mi Grupo de Oración que Yo he formado, y que no ha sido creado, ni formado por ningún hombre, porque Yo el Señor lo formé. Y Yo mismo el Señor Dios Todopoderoso, como guía y pastor, estoy guiando a mis ovejitas. Yo quiero que así sea, para que mi pueblo sepa que Yo Dios Todopoderoso, os hablo. Me doy a conocer, y Yo el Señor Dios Todopoderoso, en aquel que me conoce, en aquel que cada una de mis Sagradas palabras, guarda en su corazón, y las pone en práctica. Os les digo que será hombre sabio. Muchos de mis hijos dicen. > Yo vivo bien, voy a misa, comulgo, y de vez en cuando oro. - Pero, no estás dando fruto. Este Grupo de Oración Yo lo formé, y muchos de mis hijos están dándome fruto, os en Mí mismo. Yo los invito a todos ustedes. A todos les hago un llamado, pero les quiero decir, vivan santamente, no sean motivo de escándalo. Ya es tiempo de que maduren, miren que la edad no basta. Hay muchos pequeños maduros, Y hay muchos que os dicen tener muchos años, pero no ha llegado la madurez a sus corazones, siguen siendo pequeños en el espíritu. Yo les he llamado a dar vida en Cristo. Mi mensaje ha sido escrito, cada vez que Yo el Señor los uno, y los reúno conmigo, muchos de mis hijos dicen, Qué hago yo. Quiero que tu, te unifiques, y todos unificados estén trabajando para el Reino de los Cielos. Yo el Señor Dios he tomado medios, para que por medio de ellos, todos unidos evangelicen. Todos ustedes por medio de mi mensaje escrito, vayan y lo lleven a los que no me conocen. Hay muchos pobres hijos míos que están muertos. Y los que tienen vida que son llamados, que son en Cristo, viven muy tranquilos, diciendo. > Yo ya cumplí. Yo ya escuche la palabra, y voy por el camino de la luz. - Yo te digo, llevas algo para el último día, o llevas tus manos vacías. Tu espíritu será como la higuera, la cual encontré verde. sí, estaba hermosa, pero no tenía fruto, y volví y la higuera no daba fruto. Os dije a mi Padre, espera Padre, a ver si la higuera da fruto, sino la arrancamos, y plantaremos otra que si de fruto.
Yo os les digo, ustedes todos son llamados, se que algunos vienen esperando de su Señor un milagro. Y Yo soy el Señor de los milagros, si, del que ustedes esperan. Pero cuanto deseo que esperan de Mí, y digan. > yo el necesitado de Dios, me doy a mi Dios. Si, me entrego a Él. Él me va hacer hombre nuevo, y me va hacer un hombre servicial. Yo voy a servir a mi Señor. - Dichosos ustedes que han escuchado mi mensaje, y que se levantan como soldados valientes de Cristo, e inician esta evangelización escrita. Este mi mensaje traspasará las fronteras, en verdad se los digo, la verdad es siempre, y la verdad os hace libres. Deseo tanto que ustedes se levanten en armas, en esas armas …