Clicks63

La gran apostasía Padre Alfonso Gálvez

Yugo
1
La gran apostasía Padre Alfonso GálvezMore
La gran apostasía Padre Alfonso Gálvez
Yugo
MENSAJE DE LA MADRE A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA, 16 de Enero, de 1988


Rosario:– Madre mía, Madre mía, qué grande es la distancia que me separa de Ti, Madre mía, parece como si nunca podré llegar a Ti y descansar, Madre mía, será tan difícil llegar a Ti, Madre mía.
Madre:– Tenéis los hombres tan grande debilidad que nunca podéis pensar en dar un paso hacia adelante.
Siempre vais retroc…
More
MENSAJE DE LA MADRE A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA, 16 de Enero, de 1988


Rosario:– Madre mía, Madre mía, qué grande es la distancia que me separa de Ti, Madre mía, parece como si nunca podré llegar a Ti y descansar, Madre mía, será tan difícil llegar a Ti, Madre mía.
Madre:– Tenéis los hombres tan grande debilidad que nunca podéis pensar en dar un paso hacia adelante.
Siempre vais retrocediendo... hacia atrás.
El enemigo está siempre poniendo obstáculos para que no puedan ustedes seguirMe y para que os dejéis llevar de él.
Pero han llegado los momentos difíciles... no para vosotros sino más para él.
Hijos Míos, tenéis que dominarlo.
Sé que costará mucho, pero con la UNION DE TODOS, podréis vencerlo... CON LA INTENSA E INCESANTE ORACION.
Os ruego que no os sintáis a tan larga distancia de Mí, pues Yo estoy junto a vosotros, siempre y en todo momento.
NO QUERAIS BEBER AGUA DE MUCHOS MANANTIALES DISTINTOS.
PORQUE AQUI, EN ESTE SAGRADO LUGAR, TENEIS EL MANANTIAL MAS PURIFICADO, YA QUE ES MI DIVINO HIJO QUIEN HA ELEGIDO ESTE SAGRADO LUGAR PARA ALGO MUY IMPORTANTE, PARA ALGO TAN IMPORTANTE QUE NO DEBEIS DEJAR DE AGRADECERLO EN TODO MOMENTO.
Solamente tenéis que tener confianza en vosotros mismos, pero APOYADOS EN MI HIJO por medio de la ORACION.
Hijitos Míos, en cada momento os necesito y cada día más, para el bien de todos.
Yo quiero que todos podáis respirar en la Casa de Mí Padre como Yo lo deseo... que la Casa de Mi Padre no se vea ahogada en los desprecios.
LA CASA DE MI PADRE, EN ESTOS MOMENTOS SE SIENTE DESPRECIADA, ESTA COMO UNA BARCA EN MEDIO DEL OCEANO, DANDO BANDAZOS DE UN LADO PARA OTRO.
Solamente hay un HOMBRE, que con mucho amor y su buena voluntad, ha cogido el timón, pero el mundo duda de él, porque el mundo cree que la BARCA SE IRA A PIQUE siendo él, el "timonero" (timonel).
Pero el mundo está equivocado.
MI HIJO HA PUESTO EN LA BARCA UN BUEN "TIMONERO", UN PESCADOR DE HOMBRES QUE EN NINGUN MOMENTO VACILARA.
¡SEGUIDLE!
NO TENER MIEDO, porque en todo momento el ESPIRITU DEL PADRE LE ESTA GUARDANDO Y PROTEGIENDO POR EL BIEN DE LOS HOMBRES.

Rosario:– Madre mía, me siento como muerta para Ti, Madre mía... dame esa vida que pierdo cada día, Madre mía.
Madre:– Hijitos, hijitos Míos... no marchitaros como las plantas, seguid todos unidos en la ORACION.
No crean ustedes que ya lo he dicho todo, pues todavía Me queda tanto que deciros, hijitos Míos.
Es que quiero madurarlo tiernamente como el fruto de los árboles, para que no se escandalicen ustedes cuando VENGA EL VENDAVAL... no quiero que se vengan ustedes abajo... tengo que acariciarles y entretenerles.
Hijitos Míos, os amo tanto que a veces pienso que con Mi mirada pudiera lastimarles.
No podréis nunca con vuestra mente humana llegar a comprender a dónde llega Mi Amor por vosotros, hijitos Míos.
MIS MIRADAS OS ABRAZAN A TODOS.
No importan los pecados si os arrepentís de ellos debidamente, pues yo no he venido para escoger, he venido para introducirMe entre todos vosotros y compartir vuestra obscuridad con el hombre.
Pero os aseguro hijitos Míos, que llegarán los momentos en que el hombre podrá ver la LUZ DEL PADRE, esa LUZ que desconoce el hombre.
Por eso, Yo les ruego incesantemente que permanezcáis UNIDOS TODOS, y así llegareis al Padre... pues DESUNIDOS nunca llegareis.
Yo os ruego, hijitos Míos, que no consientan ustedes nunca el ESTAR DIVIDIDOS, CADA UNO POR UN LADO.
TODOS UNIDOS EN LA ORACION Y SIEMPRE.
Yo estaré en la UNION, estaré siempre con vosotros sí estáis unidos.
OS DECLARO, hijitos Míos, que HE DERRAMADO Y SIGO DERRAMANDO TANTA GRACIA EN ESTE SAGRADO LUGAR, QUE EN NINGUN LUGAR ENCONTRAREIS LO QUE EN TODO MOMENTO ENCONTRAREIS AQUI.
EN TODO MOMENTO, EN ESTE SAGRADO LUGAR, OS ENCONTRAREIS CON ESTA MADRE, QUE SOY YO, Y A QUIEN MUCHOS HERMANOS VUESTROS DESCONOCEN.
SIEMPRE ESTARE AL LADO DE TODOS, siempre estaré... para el que Me necesite y para quien crea que NO ME NECESITA.
Pero Yo sé que en estos momentos todos Me necesitáis, todos tenéis sed de Mí... pero A VECES SE AVERGÜENZAN USTEDES Y NO QUIEREN DAR LA CARA... por eso quiero siempre estar al lado de vosotros para que no sintáis la carencia de Mí.
Yo sé de vuestro dolor, y este dolor vuestro es Mío, porque Yo quiero todo compartirlo con vosotros,
Quiero que tengan ustedes la seguridad de que Yo no VENGO PARA CONFUNDIRLOS, que vengo para abrir un camino, para que nunca sean ustedes víctimas del enemigo.
Vengo para que un día conozcan ustedes el Reino del Padre.
Llegará un momento en que muchos hombres que han estado aquí y han abandonado, porque no han tenido ni el valor ni la constancia, VOLVERAN DE NUEVO AQUÍ, y entonces ustedes tendrán que darles agua viva de la Doctrina de Mí Hijo.
Ahora, hijitos Míos, estáis a tiempo, muy a tiempo para beber de este Manantial Sagrado que aquí os estoy presentando.
Llenaros, hijitos Míos, de esta Gracia de Mi Divino Hijo y Mía, llenaros para no caer en la desesperación.
Muchos hermanos vuestros llegarán a caer en la desesperación, cuando quieran ver y no puedan ver nada.
No debéis cargaros de bienes materiales, si así lo hicierais, debéis repartirlos entre los demás.
Aquel que tiene, que dé a los otros... con caridad.
Os necesito, hijitos Míos, para que sean ustedes PREGON DE MI HIJO, LA VOZ VIVA DE MI HIJO ENTRE LOS HOMBRES.
Por eso hijitos Míos... no morir... no morir... que no muera el eco de vuestra voz, porque si muriera ese eco, sufrirá la Casa de Mi Padre.
Si muere la Casa de Mi Padre ¿quién reinará entre vosotros?
No está todo dicho, hijitos Míos, hay tanto que decir.
Poned oídos, hijos Míos, poned oídos y veréis como en el silencio, un día, Me oiréis.
Vuestros oídos escucharán algo que nunca habían escuchado.
Hijitos Míos, nunca, nunca, nunca os "resbaléis" de Mí, como la arena de las montañas.
Quedaos siempre al borde, hijitos Míos, esperándoMe, porque Yo llegaré cuando menos lo esperéis.
Aún tengo que decirles las últimas palabras a los hombres.
PERO MIS ULTIMAS PALABRAS LLEGARAN A SU DEBIDO TIEMPO.
Esos momentos están ya marcados, y en esos momentos oirán ustedes el espíritu de Mi Voz, y tendréis tiempo para alcanzar la salvación.
Mis Palabras serán vuestra salvación, y entre todos habremos salvado algo muy importante de las garras del dragón.
YO ESTOY PERSEGUIDA HACE MUCHO TIEMPO POR ÉL, Y ME REFUGIO EN VOSOTROS, HIJITOS MIOS, PUES A TODOS OS NECESITO.
Como una nube de fuego os voy cubriendo para, que él (dragón) no pueda abrasaros con su infernal aliento.
No permitiré en ningún momento que seáis quemados por su aliento, nunca consentiré que seáis sus víctimas, pero habéis de ayudarMe con vuestros ruegos y oraciones, sin cesar, hijitos Míos.
– (Privado para B. de J.): – Hija Mía, a ti sí que te tengo segura, Yo estoy muy segura de ti, hija Mía.
Yo sé que en ningún momento morirá Mi Nombre en tu mente.
Me siento orgullosa de ti y de tantos hermanos tuyos que no Me buscan por un cambio.
Todos los días, hija Mía, todos los días tienes algo que aprender de Mí.
No Me manifiesto a ti como Madre, Me manifiesto como una ESCUELA ESPIRITUAL, para que puedas aprender y después tú puedas enseñar a los demás, hija Mía.
Por eso Yo te pido con la fuerza de la gracia que el Padre Me da, que des vueltas y vueltas y vueltas, para encontrar lo más sencillo y lo más humilde, hija Mía.
Yo te he escogido para que seas como una BARCA para los demás.
Si un día llegas a perderla, ¿de qué servirán los momentos en que Yo he estado tan cerca de ti?
Cada día es como algo que se introduce en ti y en Mí, para sentirnos más unidas.
Es conveniente hija Mía, que sepas aceptar los golpes que recibas de los demás... pero nunca pienses que Yo te voy a golpear.
Solamente te voy a enseñar a saber recibir los golpes de los demás, y esos golpes serán también Míos y así cada día estaremos más unidas.

– (Privado para C.M.): – Hijo Mío, ¿porque crees que Yo no puedo llamarte?
No borres los caminos, hijo Mío, sigue y sigue haciendo los surcos con más profundidad, para que el enemigo no pueda borrar las huellas que tú ya has hecho para llegar a Mí, hijo Mío.
No dejes que el mundo te venza.
Revístete de valor y entrégate a Mí, y encontrarás tu salvación, hijo Mío.
No te revistas con el sayo de tus hermanos y borres el eco de Mis Palabras, porque el eco de Mis Palabras es el Amor.
El amor es lo único que puede llevarte al Reino del Padre, porque Él es quien te ha escogido.
Yo he ido escogiendo de un lado para otro, justos y pecadores.
En la tierra todos sois pecadores... no he encontrado apenas justos.
Venid todos a Mí para que Yo, un día, pueda presentaros a todos al Padre.
Todos seréis juzgados por el Padre, no por el hombre.
¿Quién es el hombre para juzgar a los demás... quién es el hombre?
SOLAMENTE EL PADRE JUZGA AL HOMBRE.
Yo Me dirijo a los hombres y he escogido un puñado de hombres para que deis testimonio en la tierra.
Todo lo tenéis en Mi Corazón Inmaculado y nada necesitáis fuera de Él.
AMAROS TODOS, AMAROS TODOS PARA QUE MI CORAZON INMACULADO Y EL DE MI HIJO, PUEDAN UN DIA ENCONTRAROS A TODOS UNIDOS.
(El éxtasis de Rosario está teniendo lugar, precisamente al lado y bajo una estatua de San Francisco Javier, que recibe veneración en el Santuario y la Madre alude al gran Misionero con estas palabras):
En estos momentos Yo les ruego a todos que dirijan ustedes vuestras mentes al luchador SAN FRANCISCO JAVIER... LUCHADOR DE LA VERDAD...
Uníos a él, en estos momentos, con una oración, para PODER SACAR A SU PUEBLO A FLOTE DEL ERROR EN QUE HA CAIDO.
Uníos todos a él... os lo pido en el Nombre de Mi Divino Hijo.
– (Privado a L.D.):– No, hijo Mío, no labres en lo alto de una montaña, donde no puedas cosechar.
Labra junto a Mi Corazón Inmaculado, porque ahí podrás cosechar en la parcela que tú tienes que labrar.
Estate en todo momento seguro de que Yo en ningún momento te abandonaré.
Quiero que TODOS LUCHEIS, EMPUJANDO LA BARCA COMO QUIERA QUE SEA... CON ORACION, CON SACRIFICIO... CON HUMILDAD, CON TODO LO QUE ES AGRADABLE AL PADRE.
– (Privado para P.L.): – Hijo Mío, tú Me necesitas, tú Me necesitas, hijo Mío. Hace mucho tiempo que no me dirijo a ti, pero hoy lo hago para decirte que tú Me necesitas mucho.
Baja un poco el timbre de tu voz hijo Mío.
No creas que Yo te he abandonado.
No te avergüences en ningún momento de Mí, hijo Mío, en ningún momento.
Quiero que hablas de Mí, pero, en ningún momento te avergüences de Mí.
(Ahora dirigiéndose a todos continúa la Madre)
Madre: – YO HE ESCOGIDO ESTE LUGAR PARA EL BIEN DE LOS HOMBRES.
DONDE ESTE YO, NO ENCONTRAREIS GLORIA, PERO SI, OS PROMETO, QUE YO OS DARE LA GLORIA ETERNA CON EL PADRE, SI SOIS FIELES A LAS LECCIONES QUE YO OS ESTOY DANDO EN ESTE SAGRADO LUGAR.
Ahora tendréis que callar, pues son muchos los hombres mal intencionados... pero os aseguro que UN DIA HABLARAN LOS MUROS QUE HOY ESTAN CALLADOS.
Ahora son los momentos cuando más tenéis que beber... cuando Yo estoy aquí... ya que Yo he sido enviada para la salvación de todos los hombres
Pero ¡ay!, desgraciadamente Me siento despreciada por la actitud de muchos hombres.

Rosario:– No te vayas Madre mía, no Te vayas, Madre mía, no Te vayas, no... Madre no puedo resistirlo... Madre, no Te vayas...