igork
Triste realidad; pero es solo la brújula de don Francisco Bergoglio, o es la brújula sin rumbo a que nos ha llevado el concilio vaticano II?