Join Gloria’s Christmas Campaign. Donate now!
Clicks18

El infierno padre C. Cancelado (Oliva)

Yugo
31
El infierno padre C. Cancelado (Oliva)
Yugo
MENSAJE DE LA MADRE A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA. 30 de Noviembre de 1985


Rosario:– ¡Madre mía, Madre mía! Que alegría volver a verTe qué alegría, Madre mía a pesar de lo pecadora que soy... Madre mía.
Madre:– Permaneced siempre juntos, hijos míos, en la oración.
Son duros los momentos que vais a vivir,
pero Yo os prometo que nunca vais a ser abandonados por Mí.
Manteneros siempre …More
MENSAJE DE LA MADRE A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA. 30 de Noviembre de 1985


Rosario:– ¡Madre mía, Madre mía! Que alegría volver a verTe qué alegría, Madre mía a pesar de lo pecadora que soy... Madre mía.
Madre:– Permaneced siempre juntos, hijos míos, en la oración.
Son duros los momentos que vais a vivir,
pero Yo os prometo que nunca vais a ser abandonados por Mí.
Manteneros siempre unidos.
Que entre vosotros no muera la ORACION, porque la ORACION es tan importante, como vuestra respiración para vuestras vidas.
Si ustedes pudieran abrir los ojos y ver los peligros y amenazas que os acechan... buscarían ustedes en todo momento tener más compasión los unos de los otros.
He dicho tantas veces que nada pueden ustedes solucionar, con venir en busca de Mí... si han dejado ustedes detrás lo más importante, que son vuestros hermanos a "quien" no comprendéis.
Pido al Padre constantemente que tengáis tiempo, para llegar a comprenderMe.
Rosario:– Madre, Madre, ayúdanos Madre mía.
Todo lo puedes todo, Madre mía... por eso a Ti, Te lo pido todo.
Madre:– Hijos Míos, Yo nada os pido, lo único que quiero es que OS SALVEIS cuando seáis presentados al Padre.
Deseo tanto poder salvar la humanidad, hijos Míos.
Desgraciadamente la humanidad es arrastrada al mal y el enemigo solamente trata de destruir a los hombres.

LA DESTRUCCION LA TRAE EL ODIO.
Ustedes no pueden ver el ODIO... solamente hay un OJO que lo ve todo.
Es el OJO del Padre, ese OJO que los hombres han atravesado con la espada del ODIO... pero ese OJO no dejará de verles en todo momento.
Ese OJO no se cansará de contemplar y mirar la humanidad hasta reunirlos a todos, para que ustedes sean todos conducidos por el mismo camino.
El camino más importante es el Camino indicado por la Silla de Pedro.
LA SILLA DE PEDRO, HIJOS MÍOS, SE ENCUENTRA MUY AMENAZADA.
AUNQUE USTEDES NO TENGAN OJO PARA VERLO... PERO EL PADRE LO VE TODO Y ESTA VIENDO CUANTAS AMENAZAS SE HACEN A LA SILLA DE PEDRO.
Por eso les pido en todo momento que OREIS INTENSAMENTE POR EL SANTO PADRE.
Como también os pido que tengáis comprensión los unos con los otros y que permanezcáis todos unidos en la ORACION porque la ORACION tiene la mayor importancia.

Yo no he venido a la tierra para obligaros a nada.
SOIS LIBRES, libres, pero la libertad que quiero el hombre, no es la libertad que quiere Mi Hijo.
Mi Hijo quiere otra clase de libertad.
Mí Hijo pide a todos los hombres, que no sean mezquinos, que lo abandonen todo y LE SIGAN.
Pero el hombre no comprende esa palabra: "TODO"
Mi Hijo pide que os descarguéis de tanto ODIO, que cojáis la CRUZ con amor y no, con ODIO.
¿De qué os vale hijos Míos, que vengáis a Mí si vuestros corazones están llenos de ODIO?
Aunque ustedes no puedan reconocerlo... pero HAY ODIO, hijos míos.
HAY ODIO, HIJOS MÍOS, QUE OS LLEVARA A LA DESTRUCCION.
HAY ODIO hijos Míos, que os llevará a caminar por caminos tortuosos.
Cuando ya estáis prisioneros en los caminos tortuosos, entonces el enemigo se reirá de todos vosotros.
No quisiera que ustedes fueran la risa de él... porque esa risa será escuchada en todo el planeta de la tierra... en un intento de destruirla.
Por eso os pido, por favor: ORAD, ORAD, ORAD.
No engrandecerse soberbiamente... sentiros pequeños, hijos Míos.
El engrandecimiento de sí mismo, es fruto del ODIO... del desprecio.
(Privado a L.)
Madre:– ¿Porqué no bebes tu hijo Mío, tanta sed como tienes de Mí?... ¿no te atreves, hijo mío?
Rosario:– ¡Madre, Madre! quisiera morir para estar ya junto a Ti... y que mis hermanos mueran para estar también vivos delante de Ti, por toda la eternidad.
No nos abandones Madre Mía... ¡nunca, nunca, nunca Madre Mía!
Madre:– ¿Qué voy a deciros que no os haya ya dicho a todos muchas veces, hijos Míos?
Creo que todos habéis pasado ya por esta ESCUELA ESPIRITUAL, QUE HACE TANTO TIEMPO QUE EL PADRE ME HIZO ESTABLECER EN LA TIERRA.
ESTE LUGAR, el hombre no puede ni comprenderlo.
Si el hombre, un día llegara a comprenderlo, cuántas flores vivirían, florecerían y no morirían de la manera que mueren,
Este lugar no es un lugar cualquiera.
Esto lugar, tan profanado por los hombres, algún día será mundial... y SE CONSTRUIRA SOBRE ÉL UN PUEBLO, Y SERA UN PUEBLO SANTO... DEL PADRE ES ESTA TIERRA SANTA PORQUE ES BENDECIDA POR MI HIJO Y POR MÍ, PUES TAL FUE LA VOLUNTAD DEL PADRE.
Por eso el hombre NO QUIERE ACEPTAR ESTE SAGRADO LUGAR... solamente emplea el tiempo en golpearlo.

¿Qué importa lo que el hombre pueda hacer de burla de este lugar?
Lo que importa es lo que ha hecho en él, el PADRE.
El hombre va de paso y solamente va golpeando un lugar adonde tiene que volver de nuevo y SENTARSE A LLORAR, por haber lo despreciado.
Entonces se avergonzará de haber ofendido este Sagrado Lugar.
Una vez más, hijos míos, Yo pido a todos los hombres que llevan Mi signo, que es el de Mi Hijo, que defienden el Nombre de Mi Hijo, porque Mi Hijo significa PAZ Y AMOR.
Voy a dar estas flores blancas y antes quiero bendecirlas con una bendición muy especial y quiero que sean repartidas entre todos.
Y ahora Mi Bendición es para todos.
Por favor, hijos míos, no sentirse huérfanos de Madre.
Yo soy vuestra Madre y he venido a la tierra para cumplir una misión, y esa misión es llevar a todos los hombres que quieran aceptar Mi Voluntad, a la presencia del Padre.
Daros prisa, daros prisa, para no llegar tarde, hijos Míos, porque hay que estar más preparados para morir que para vivir... y no estáis preparados.
No pueden ustedes comprender la grande destrucción que amenaza a la tierra.
CreedMe, por favor, no son palabras anticuadas... son palabras muy próximas.
Podrán ustedes ver la realidad de estas palabras hijos Míos.

Rosario: ¡Adiós Madre, adiós Madre, adiós...
Yugo
El infierno padre C. Cancelado (Oliva)
One more comment from Yugo
Yugo
MENSAJE DEL SEÑOR A PEPE CAYETANO
Cruz Blanca 16 Noviembre 1985.


Pepe C:– ¡Señor, Dios mío! Qué alegría volverTe a ver, mí Señor hablad Señor, ¿qué queréis de mí?
Señor:– Hijitos amados, despertad, para que no os coja desprevenidos la cólera de Mi Padre.
El mundo perverso se ha olvidado de la realidad de Mi Misericordia en la tierra... y os pido que despertéis de ese sueño absurdo que no …More
MENSAJE DEL SEÑOR A PEPE CAYETANO
Cruz Blanca 16 Noviembre 1985.


Pepe C:– ¡Señor, Dios mío! Qué alegría volverTe a ver, mí Señor hablad Señor, ¿qué queréis de mí?
Señor:– Hijitos amados, despertad, para que no os coja desprevenidos la cólera de Mi Padre.
El mundo perverso se ha olvidado de la realidad de Mi Misericordia en la tierra... y os pido que despertéis de ese sueño absurdo que no os conduce mas que a la confusión y la destrucción de vosotros mismos.
Daos las manos, estrechaos las manos unos a otros y conduciros por este camino de la CRUZ, cargando con vuestras miserias.
CRUZ, que Mi Padre amado ha puesto en cada uno de vosotros, porque sois PLANTAS que tenéis que dar fruto y si no es así, Mi Padre las corta y las arroja lejos de ÉL, porque no han dado fruto para los graneros del Padre.
Si en verdad Me amáis, no decir: ¡Señor, Señor!, decid, hermano mío, ven a mis brazos y unidos en el amor, estrechémonos en el Corazón de Cristo, enamorado de vosotros y de vuestra salvación.
Pepe C.:– ¡Dios mío, Dios mío!, mi corazón enamorado de Ti, sufre las torturas y la perversidad de los hombres.
Moriré al pecado, Señor y tendré mi corazón abierto a todo el mundo... ¡Señor! mira la herida que tengo en mi corazón, para que Tú entres, Señor.
Dile, Señor, al JUEZ SUPREMO, que no mire la tierra con ojos de justicia (divina) sino con ojos de misericordia.
Señor:– Una vez más os digo que grande es Mi Misericordia pero grande es también la Justicia del Padre.
Hijitos míos, venís a este Sagrado Lugar, cargados de miserias, de grandes problemas, pero ninguno "os habéis" preguntado ¿porqué este problema? ¿porqué se me ha acarreado este problema?
SI TOMARAIS DE LOS JUGOS DE LA CRUZ, NO HABRIA EN VOSOTROS TANTOS PROBLEMAS.
Preparad, os digo, sal, harina y agua, porque los tiempos es avecinan muy deprisa.
MIS MINISTROS LUCHAN CON COSAS QUE NO LES INCUMBEN A ELLOS.
SI SE PREOCUPARAN POR LAS ALMAS, AL IGUAL QUE SE PREOCUPAN DE ESAS COSAS QUE A ELLOS NO LES INCUMBEN, entonces no sería necesario que ni Mi Madre MARIA ni Yo, sufriéramos esa tortura que vosotros nos producís.

(Parece que el Señor responsabiliza a los Sacerdotes y Obispos, de muchas violaciones de los Mandamientos de la Ley de Dios, por parte de los fíeles en general)
Dejaos, tapad vuestros oídos, abrid el corazón y estrechaos mutuamente en Mi Amor, porque Yo. JESUS, vuestro Salvador, os he preparado y conservo para vosotros lo que no habéis, por vosotros, conservado ni intentado preparar.
OS HE PREPARADO UN APOSENTO Y A MÍ, ME ARROJAIS DE LOS TABERNACULOS.
Hijito amado José (el vidente), sé que estas palabras son espadas que clavo en tu corazón, pero en verdad te digo, que serán espadas de amor que abrazará Mi Corazón unido en el Amor de Mi Madre.
Sufre por amor a tus hermanos y abrázate a la CRUZ... resígnate y da ejemplo de amor, y pon no sólo las mejillas, sino todo tu cuerpo y si es necesario, sacrifícate por Mí, pues en ello va la salvación de tus hermanos.
Pepe C:– ¡Oh amado mío Jesús! Tú eres mi Dueño y mi Señor, yo soy nada en la tierra, soy una miseria, Señor.
Tú eres quien lo hace todo en mi, lo mismo que lo haces todo en mis hermanos.
Danos amor, Señor, danos amor y comprensión, danos justicia divina y no justicia de los hombres.
Señor:– He ahí, cuál es la miseria de vosotros, que olvidáis la Justicia Divina y tenéis temor a la justicia de la tierra.
El Buen Sembrador limpia la tierra de la cizaña y luego siembra ese trigo que da grandes frutos.
Olvidaos unos instantes de vosotros mismos y acudid a Mí, para que Mi Justicia sea en vosotros, y no os "ajusticiéis" vosotros mismos.
Hijito amado (al vidente) acércame la Cruz que tienes en tu mano izquierda porque quiero bendecir con élla Mi Rostro puesto a tu derecha. (Alude el Señor a un cuadro que representa Su Santo Rostro y que se halla a la derecha del vidente).
Pepe C:– No Te comprendo, amado mío.
Señor:– Dame la Cruz que tienes en tu mano, contra tu pecho.
Pepe C:– Si, mí Señor. (Entrega la Cruz y después de unos momentos de silencio, continúa el vidente rogando):–
Señor, sácanos de la tierra y llévanos conTigo, porque cuando veo ese FUEGO y esas INUNDACIONES, esas PIEDRAS rodando, esos CUERPOS que aplasta la tierra, esa SANGRE derramada por esos mismos cuerpos... ¡Señor, Dios mío! ¿cuándo me darás la muerte para ir conTigo?.
Sufre mi corazón y sufre mí cuerpo, Señor.
Oh amado Jesús, fuente de misericordia, cura a los enfermos, dales pan a los pobres, Señor, y para mí, que se haga Tu Voluntad Santísima, Señor.
(Privado a una señora C.)
Señor:– Toma hija Mía (le da un clavel) en verdad te digo que no llorará por ti, sino que llorará por otro, porque tus lágrimas ha tiempo que las tomé, para algún día poderlas rociar como el rocío que cae sobre las flores, cuando estás en la presencia del Padre.
Sé humilde porque la humildad es santidad.
La humildad supera a la valentía porque el humilde es un brote de Mi Corazón.
Ruega por tu esposo que Me necesita, hija Mía.
(Privado a J.R.)
Jo. hijo mío... ¡cuánto tiempo hace que no sientes Mi presencia y estoy cada día contigo!.
¡Cuántos problemas y cuántas miserias!... pero ten en cuenta, que son caninos avanzados por esa vía dolorosa que Mí Padre amado ha puesto en ti en la tierra, para que un día no muy lejano, sepas abrazarte al lirio Blanco de María, vuestra Madre.
En prueba de Mí verdad, porque todavía no Me has comprendido, te doy este beso que he puesto en la Cruz, para ti.
Quiero que un día puedas compartir cuando esas fiel a ti mismo, porque no eres fiel para ti.
Toma J. hijo Mío, la Cruz de Mis Labios y te bendigo in Nomine Patria et Fílii et Spiritus Sancti.
Pepe C:– Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser Vos quien sois y porque Os amo sobre todas las cosas, a mí me pesa, pésame Señor de todo corazón de haberTe ofendido y también me pesa porque me podéis castigar con las penas eternas del infierno.
Propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta.
Ofrezco toda mí vida en satisfacción de mis pecados y Os suplico y confío en vuestra Divina Bondad y Misericordia infinita, que me perdonareis por los méritos de vuestra preciosísima Sangre Pasión y Muerte y me daréis gracia para enmendarme y perseverar en vuestro santo servicio, hasta el fin de mi vida. Amen.
Jesús mío y Dios mío, Os aclamo como a Redentor de mí alma.
Os aclamo como mi Dios y mi Señor y me ofrezco como esclavo vuestro y esclavo de la Cruz, por las ofensas de mis hermanos y Mías, que os producimos.
Dios mío, Dios mío, me ofrezco como víctima por EL SANTO PADRE y por todos los Obispos del mundo y especialmente por todos los que sufren en la tierra, Señor.
Bendito sea Dios en sus Angeles y en sus Santos.
Señor:– Dame las flores. (El vidente entrega las flores que los devotos han puesto en sus manos, al Señor)
(Privado para P.) Para ti, hijo Mío, que sufres por amor grandes problemas. Yo los tomaré y los resolveré a su debido tiempo. Yo te amo y espero de ti un poco de amor, porque soy Yo quien lo hace todo en ti, hijo Mío.
Tú no haces nada en Mí, pero Yo labro tu alma, hijo Mío.
(Privado para J. de S.
Qué niño eres y que cuerpo tan grande tienes, hijo Mío.
Pero así te quiero, como un niño y voy a decirte dos palabras: ten corazón de cordero y ojo de lince, porque a veces eres víctima del engaño.
Confía en esta fuente de Misericordia y pregúntaMe tú y Yo responderé a tu corazón, porque la sigues la Cruz y Mis pasos.
Pepe C:– ¡Señor! ¿quién es?... por favor, no le veo su rostro... ahora sí que le veo, Señor... está junto a Ti.
Yo le conozco Señor... ayúdale a toda su familia y protégele Señor.
Cuánto sufre, Señor, un hombre por amor, cuánto sufre un hombre por amor a Ti, Señor.
Que ¿mayor será su alegría en Tu Reino?
Y ¿cuándo llegaremos a ese Reino, Señor?
Llevo diecisiete años y pico, deseando de llegar a Tu Reino y nunca llego.
(El vidente se refiere a los diecisiete años largos, desde el día en que por vez primera contempló y gozó de la visión de la Madre y del Señor, que tuvo lugar el día 13 de Junio de 1968)
¿Para quién, Señor?
(Entrega un clavel a R. con este mensaje privado):– Para ti, hija Mía, que hace tiempo esperas Mis Palabras.
Para ti que esperas Mí consuelo. Tú saben que te amo, sabes que te amo con toda Mi Fuerza, con toda Mi Alma, hija Mía y no quiero que seas esa UNA, cuando dejo a las noventa y nueve.
Ven tú a Mí, para Yo estar en Ti, aunque siempre estoy cerca de ti, hija Mía.
Pepe C:– ¡Oh Señor! qué alegría me estás dando esta noche Señor.
Sí, mí Señor... así... en el Nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo.
(Repite tres veces la Bendición anterior, bendiciendo con un crucifijo sendas flores que entrega a tres de los asistentes y continúa:)
Mi Señor y Padre mío... no sé dónde tengo mis manos.
Señor:– Hay en ellas una carta de amor, con otro problema y os digo que Yo estoy en las manos de los doctores (médicos), estoy en la conciencia de las personas, estoy en los corazones de los que aman.
Tened confianza porque Yo, EL QUE OS AMA, carga con vuestras miserias.
Estas miserias de la tierra, en la tierra quedan, pues en el Reino de Mí Padre sólo entra el TRIGO LIMPIO QUE SE HA LIBRADO DE LA CIZAÑA.
(Pídele el Señor algo al vidente quien es excusa diciendo):
Si mi Señor, Padre mío, sí yo viera todo lo que tengo en mis manos, Te lo daría como es debido... ¿adónde está Señor?
(Privado para L.)
Toma, para ti que te alejan, para ti que preguntas, para ti que tienes grandes confusiones en tu alma y espero que metas la mano dentro de ti y te escudriñes y vacíes tu alma y entonces, YO la llenaré de dones espirituales para ti.
Si, hijo Mío, para ti que te alejan, te alejas, te alejas.
Si en el silencio Me buscaras, Me encontrarías.
Yo te amo, hijo Mío, ábreMe tu corazón, tápate tus oídos y a veces también, cierra tu boca... que sólo hable tu alma que deseo que Me hable con todo detenimiento, hijo Mío.
Pepe C:– ¡Oh Dios Mío y Señor Mío! fuente de amor. Veo tantas caras, Señor, tan tristes. Veo tantas cosas Señor, que no sé si son de tu agrado... (Tras unos breves momentos de silencio pide el vidente al Señor que bendiga cuanto tiene en sus manos, diciendo): – Señor, ¿porqué no bendices todo ésto de una vez?
(Privado a M)
Señor:– Esta en para ti (una flor).Tu que no pides nada, algún día sabrás el significado de este don que pongo en tus manos y quiero darte una bendición en el Nombre del Padre, en el Mío y del Espíritu Santo.
Pepe C:– Sí Padre mío... la botella? ¿las dos cántaras?... ¿cántaras, has dicho, Señor?... sí amado mío ¿y la Cruz?... ¿adónde está? (La presenta al Señor)
Señor:– En el Nombre del Padre, en el Mío y del Espíritu Santo.
No es Mi Bendición la que cura, sino la FE DE VUESTROS CORAZONES.
Pepe C:– ¡Señor mío y Dios mío! Ayuda a los que Te ofenden, Señor, perdónalos Señor.
Que nos unamos todos a Tu Amor, Dios Mío.
Quisiera ser ciego y sordomudo y necio para no comprender al mundo y poder estar siempre con el pensamiento en Ti y olvidarme de esta tierra.
Si mi Señor, ¡cuánta tiniebla, cuánto dolor!
Señor, quiero darTe esto (una flor) para Tu Madre, ¿me lo permites, Señor?
Señor:– LA MEJOR FLOR QUE PODRIS DAR A MI MADRE SON LAS ORACIONES HECHAS CON AMOR.
Un ROSARIO en silencio y rezado con el corazón atento, vale más que cientos de rosarios desatentos... valen más para ELLA y para vosotros todos.

Pepe C:– Bendito seas Señor, Tú que nos has dado la LUZ.
Bendito esas Señor, Tú que tomaste en Tus Hombros, todas nuestras culpas.
Oh Señor, Bendito esas Hijo de María.
Oh Señor, toma mi corazón y los de todos mis hermanos.
Tú, Señor, Rey de los Arcángeles... Tú, Señor, custódianos...
adeste fideles likes this.