02:01
Octubre 2. Beato Juan Beyzym florycanto fecha de inscripción en el santoral: 2 de octubre n.: 1850 - †: 1912 - país: Madagascar canonización: B: Juan Pablo II 18 ago 2002 hagiografía: Vaticano …More
Octubre 2. Beato Juan Beyzym florycanto

fecha de inscripción en el santoral: 2 de octubre
n.: 1850 - †: 1912 - país: Madagascar
canonización: B: Juan Pablo II 18 ago 2002
hagiografía: Vaticano

Elogio:
En Fianarantsoa, en la isla de Madagascar, beato Juan Beyzym, presbítero de la Orden de la Compañía de Jesús, que ejerció su ministerio entre los leprosos, a los que prodigó una obra de caridad en favor de sus cuerpos y de sus espíritus.

El beato Juan Beyzym nació en Beyzymy Wielkie, en Volinia, el 15 de mayo de 1850. Después de terminar sus estudios en Kiev, entró en el noviciado de los jesuitas en Stara Wies, en Brzozów. Recibió las órdenes sagradas en Cracovia de manos del Obispo Albin Dunajewski en 1881. Por muchos años fue un educador y protector de los jóvenes en los colegios de la Compañía en Tarnopol y Chyrów.

A las 48 años, con el consentimiento de sus superiores, se fue a Madagascar para el «servicio a los leprosos». Toda su fuerza, todo su talento y todo su corazón lo dio a los enfermos abandonados, hambrientos y marginados de la sociedad. Se estableció entre ellos, para estar con ellos día y noche. En la isla creó una obra pionera, que lo convirtió en el precursor de la atención de los leprosos de hoy. Con las donaciones conseguidas por sus compatriotas en el país y por los emigrados, construyó un hospital en Marana para 150 enfermos, para curarlos y darles esperanza. Este hospital aún existe hoy, y lleva el nombre de Nuestra Señora de Czestochowa.

Agotado por un trabajo que superaba sus fuerzas, el beato Beyzym murió el 2 de octubre de 1912, rodeado de un halo de heroísmo y santidad. La muerte no le permitió hacer realidad su deseo de ir a Sajalín, para llevar a cabo el trabajo misionero entre los reclusos. La vida del «Siervo de los leprosos» se caracterizó por una fe viva y un sentido de justicia, amor filial hacia la Madre de Dios, celo apostólico por la salvación de los hombres y cuidado Samaritano para los más pobres entre los pobres. La evangelización fue de la mano con la garantía de los derechos fundamentales de los seres humanos, que implican condiciones de vida digna del hombre, como ser humano y como hijo de Dios. Fue beatificado por SS Juan Pablo II el 18 de agosto de 2002.
fuente: Vaticano