Clicks24
Bottega
Los Católicos en Halloween. San Odilón, hacia el año 1000, determino que, en todos sus monasterios, dado que el día 1 de noviembre se celebraba la fiesta de Todos los Santos desconocidos, el día 2 …More
Los Católicos en Halloween.

San Odilón, hacia el año 1000, determino que, en todos sus monasterios, dado que el día 1 de noviembre se celebraba la fiesta de Todos los Santos desconocidos, el día 2 se tuviera un recuerdo de todos los difuntos. Los sacerdotes no podían satisfacer a todos los encargos de misas que recibían para el 2 de noviembre. Porque todos querían rezar por sus difuntos. Benedicto XIV, la hizo fiesta oficial. Dos fiestas muy grandes, la de todos los santos desconocidos y la de los difuntos, de nuestras familias, por quienes hay que rogar especialmente para que Dios el saque del purgatorio y los lleve al cielo. Sed Santos, como el padre que está en el cielo es Santo, manda el señor. Dios santifica al hombre justo. Pero Dios también santifica al hombre sin el concurso consciente y activo de sus potencias psicológicas. Así son santificados los niños sin uso de la razón que mueren bautizados y los que han obrado sin pecado. Los Catolicos No pueden celebrar el Halloween, de ninguna manera, por muchas razones. Porque es una fiesta que se opone a la santidad. Inventada por el enemigo de Dios Porque es una fiesta pagana a la Pachamama y los adoradores de ídolos. Porque es la fiesta de la Muerte y por el pecado entró la muerte al mundo. Porque es la fiesta de la reforma protestante. Porque es adoración a las brujas y al demonio. Porque esta condenada por Dios como dice éxodo 22,17 en adelante Si sus niños se quieren disfrazar, que no sea ese día, durante la fiesta de todos los santos, puede disfrazarlo de santo, llevarlo a misa y contarle la vida de ese santo y de paso, darle ejemplo confesándose y comulgando, puede también, enseñarle a rezar por sus ascendientes, si cree que entre ellos hay algún santo o puede esperar la fiesta de los difuntos, al día siguiente y pueden ir vestidos de penitente, o saco, para que recen por las almas del purgatorio, para que Dios les dé el descanso Eterno. Es pecado al primer mandamiento celebrar una fiesta contra Dios.