jamacor
10

C’è troppa frociaggine

C’è troppa frociaggine

Jorge, el 28.05.24 a las 10:05 AM

- Santidad, disculpe las horas. Soy el P. James Martin, su hermano jesuita.

- Para ti no hay horas… Encantado. ¿Cómo estás? Y no me llames santidad, somos hermanos, puedes llamarme Francisco o incluso, si lo deseas, Jorge, como siempre.

- Pues desde la confianza, llevo horas recibiendo mensajes de hermanos gays que se han sentido muy molestos con tu afirmación de que en los seminarios hay demasiado “frociaggine” o como se diga en italiano. Ellos te creían más comprensivo y han quedado decepcionados.

- Sabes que lo soy. Mira cuántos gestos, desde aquél, ¿recuerdas? “quién soy yo para juzgar” hasta llegar a Fiducia supplicans, en mí el colectivo homosexual no ha podido encontrar más que acogida, comprensión e incluso apoyo a todas sus reivindicaciones.

- Por eso, Jorge, justamente por eso, no entendemos ahora lo que has dicho en la reunión con los obispos italianos, eso de que en los seminarios hay demasiado mariconeo.

- Mira James, quizá no se entienda del todo, pero ¿sabes? nunca imaginé que esa supuesta mafia lavanda estuviera tan extendida, che. Ya sabía yo que había homosexuales en la Iglesia, entre el clero, incluidos obispos, pero es que una cosa es que haya homosexuales y otra que lo copen todo, ¿viste? Estamos llenos, James, llenitos, por todas partes…

- Jorge, tú, como papa de Roma, lo sabes y debes sobre todo apostar por la convivencia, la concordia, la aceptación en la Iglesia de todos, todas y todes.

- Pero si yo lo acepto, padrecito. Pero el problema, imagina, no es aceptar a los gays, sino que estamos en un momento en que son los gays los que rechazan a todos los demás. No me ha quedado otro remedio que dejarlo claro: en los seminarios, ni uno… Que no entre ni uno y si hay alguno sospechoso de serlo, a la calle.

- Los colectivos gays se van a poner en contra, lo sabes.

- Pero para pararlos ya te tengo a ti. Diles que en realidad yo no pienso así, que todo fue obligado por las cosas que decían esos obispos conservadores, anclados en una moral hoy del todo incomprensible, pero que yo sigo pensando como siempre. Incluso eso de que los gays deber salir inmediatamente de los seminarios no deja de ser una forma de hablar, porque a ver qué quiere decir salir, y cómo interpretar lo de inmediatamente…

- Jorge, me dejas más tranquilo.

- Sabes que a veces hay que decir alguna palabra para que los más conservadores no pierdan los nervios, pero nada más.

- Me quedo más tranquilo.

- Me alegro. Mi bendición para ti y para todos, todas y todes los que te han llamado preocupados.

Categorías : Sin categorías