3
4
1
2
Clicks318
Efraín
"El vicio de la Avaricia y la virtud del Desprendimiento Total", Visión escrita de Santa Hildegarda de Bingen. El Liber Vitae Meritorum, "Libro de los méritos de la vida" (1158-1163) es una guía de …More
"El vicio de la Avaricia y la virtud del Desprendimiento Total", Visión escrita de Santa Hildegarda de Bingen.

El Liber Vitae Meritorum, "Libro de los méritos de la vida" (1158-1163) es una guía de cómo adquirir merecimientos, a fin de evitar o reducir, por medio de la penitencia en esta vida, cualquier posible castigo futuro.

Está dividido en seis partes. En las cuatro primeras un Hombre mira hacia cada uno de los cuatro puntos cardinales y en la quinta contempla la totalidad del orbe. Las cinco siguen el mismo esquema. En la sexta el Hombre remueve los confines de la tierra, en el sentido que se explica posteriormente. En estas cinco primeras partes, ve y describe un total de 35 imágenes, cada una representa un vicio que hace un parlamento en el que intenta justificar su actuación.

Santa Hildegarda de Bingen nos habla de su visión: "El vicio de la Avaricia y la virtud del Desprendimiento Total". El vicio de la Avaricia arranca todo, todo lo recoge en su regazo, y cuanto más reune más tiene. Considera que no hay culpa alguna en coger cosas del quien tiene más que lo que necesita. Cuando tiene en su regazo todas las cosas que quiere esta satisfecha y encantada de todo, no tiene miedo de nadie, vive en la felicidad y no busca misericordia de nadie. Coge todo lo que quiere y lo consigue con su propia astucia, piensa que no es ladrón ni bandolero. Yace en la dureza, y se olvida totalmente de Dios al no confíar en Él. Es dura, áspera y sin misericordia, ya que no quiere el éxito de los demás. Nada es suficiente para ella, ya que sustrae la felicidad ajena. Se le opone la virtud del Desprendimiento total, llamándole fraude diabólico, veloz como un lobo para hacer presas y devorador de todo como un buitre. A esta virtud todas las cosas de Dios le bastan, tiene misericordia por todo y se presta tiernamente a todo lo que puede ser útil. Advierte a los fieles que los dones de Dios deberían ser suficiente para ellos y los anima a evitar la avaricia para no caer en la amargura de la áspera infelicidad.

La Avaricia es función del maleficio y alcanza su plenitud cuando él se presenta. Es siervo de los ídolos, porque, manteniéndose en la matriz del diablo, no se llena y no puede llevar nada a cabo según quiere. Desea las cosas de la tierra y no del cielo, no es honesta, quiere ataviarse de obscenidad, no se alegra del éxito de los demás y manifiesta su terrible envidia en su mirada. Sus acciones se traducen en muchos robos con dureza y aspereza, derrama sangre y mata a otros hombres por sus intereses personales. Roba a los religiosos entregados al espíritu y a los seglares los depreda. El ladrón que roba imita al diablo, si no se arrepiente de sus robos y homicidios sufrirá el castigo eterno.

Los espíritus malignos enseñan a los hombres la avaricia, los animan a aspirar a cosas cada vez más grandes y en número mayor. Las almas que en vida pecaron de avaricia son atormentadas por una masa de aire ardiente, además de otros tormentos, por su deseo de acaparar las cosas. Los que cometieron robos por avaricia son castigados en un enorme pozo, del cual sale una llama que sube y baja impulsando a dichas almas en ella. También son atormentadas por los espíritus malignos, además de otros tormentos.

Para evitar los castigos futuros y para liberarse de los espíritus malignos que les sugieren la avaricia, en vida, los hombres deben mortificarse con ayunos y azotes. Deben usar un vestido áspero y arrodillarse diciendo excelsas oraciones a Dios. Además deben de reembolsar a los pobres todo lo que les sustrajeron.
Quien tiene fe lo considera para actuar el bien.

Para ver el video de la Visión escrita de Santa Hildegarda de Bingen: "El vicio de la Avaricia y la virtud del Desprendimiento Total", dar click en el siguiente enlace de Video en Gloria.tv:

Visión escrita de Santa Hildegarda de Bingen: "El vicio de la Avaricia y la virtud del Desprendimiento Total"