Clicks29

El beato laico Federico Ozanam, personalidad de múltiples facetas ejerció diversos roles con santidad y sabiduría

Reseña biográfica del Beato Federico de Ozanam

Federico Ozanam es sin duda una figura totalmente excepcional en la historia de la Iglesia católica moderna. De la Iglesia, hay que insistir, pues Ozanam se sintió siempre y con toda radicalidad hijo y miembro de la Iglesia: «profundamente laico, sin dejar de ser católico», como se expresaba él mismo. Con lo de ‘laico’ se refiere al contexto vital en que este santo seglar quiso vivir su fe. Una fe situada en el mundo; en su caso, en el mundo de la alta cultura como profesor de la Sorbona y escritor de prestigio. Con lo de ‘católico’ se refiere al principio vital de su existencia. Después de una fuerte crisis de fe alrededor de los diecisiete años, crisis precipitada por su primer contacto con el ambiente postrevolucionario y descreído de la universidad de París, el joven Federico encuentra el principio y fundamento de su vida, hasta la temprana muerte a los cuarenta años, en la fe en Jesucristo transmitida a través de sus padres por la antigua fe de la Iglesia.

Su nombre podía muy bien haber pasado a la posteridad por la calidad de su producción intelectual, pero no ha sido así más que en parte. Lo que de verdad mantiene hoy vivo el recuerdo de este hombre es su amor y su dedicación a la redención de los pobres y su participación en la fundación de las Conferencias de San Vicente de Paúl, de las que se habla en otro lugar.

Un joven agnóstico estudiante le hizo notar un buen día que ciertamente la Iglesia se había distinguido en el pasado por su trabajo de redención espiritual y social de los pobres, pero reprochaba a los cristianos de su tiempo, entre ellos expresamente a los jóvenes católicos universitarios y también a Ozanam, que, obsesionados por trabajar en la cristianización de la alta cultura, perdían de vista los sufrimientos de las clases sociales más bajas, tan maltratadas en el mismo París por la naciente revolución industrial y el capitalismo verdaderamente salvaje del tiempo.

La crítica del joven agnóstico precipitó en el alma de Ozanam una nueva visión de la fe heredada de sus padres. Empeñado como intelectual cristiano en hacer ver la influencia de la fe en Jesucristo en la creación y el desarrollo histórico de la cultura europea, la nueva ‘visión’ orienta su fe a las realidades históricas de su propio tiempo; en particular, a la trágica realidad de los deshechos que produce la historia de su tiempo: los pobres, víctimas de las estructuras sociales y económicas modernas. Ya no es casi posible, y al menos ciertamente no es ya suficiente, dar testimonio de Cristo ni tampoco encontrarle como luz para iluminar la vida propia, en los libros de la historia pasada, sino en los sufrimientos de los pobres de la historia presente. Tiene sólo veinte años cuando ya ha descubierto, y así lo dice en la primera reunión de las Conferencias, que hay que descubrir y «contemplar a Jesucristo sufriente en la persona de los pobres». No tiene el cristiano otra manera de llegar al Dios de Jesucristo, pues «a Dios no le vemos más que con los ojos de la fe, pero a los pobres los vemos con los ojos de la carne. Son imágenes sagradas del Dios a quien no vemos. Y como no podemos amarle de otra manera, le amaremos en la persona de los pobres».

Vicente de Paúl, a quien Ozanam y sus compañeros aceptaron desde el primer momento como patrón e inspirador de las Conferencias, hubiera firmado con reconocimiento una visión de la fe cristiana así definida. Vicente de Paúl, sacerdote, y Federico Ozanam, seglar y padre de familia, son dos espíritus cristianos gemelos.


Fechas en la vida del Beato Federico de Ozanam

1813: Nace en Milán (23 de abril).

1815: Sus padres se reinstalan en Lyon, su capital de origen.

1826: Primera Comunión

1831: Enviado a París para estudiar Derecho.

1833: Primera reunión de las Conferencias, en mayo, bajo la presidencia del profesor Bailly, ex-miembro no ordenado de la Congregación de la Misión. Una hija de la caridad, Rosalía Rendu, orienta los primeros trabajos de los jóvenes de las Conferencias. Visita de la familia Ozanam al papa Gregorio XVI

1834: Reunión de las Conferencias en la capilla de la nueva Casa Madre de la Congregación de la Misión (la antigua y original de San Lázaro había sido expropiada por la Revolución Francesa), donde se encuentra la urna con el cuerpo de San Vicente. Celebración de la fiesta de San Vicente en la parroquia de Clichy, de la que había sido párroco Vicente de Paúl en 1612

1836: Obtiene el doctorado en Derecho. Primera Asamblea General de las Conferencias de San Vicente.

1839: Presenta la tesis sobre Dante, con la que consigue el doctorado en Letras. Dicta en Lyon un curso de Derecho Comercial

1841: Profesor en la universidad de la Sorbona. Contrae matrimonio, en Lyon, con Amelia Soulacroix (23 de junio). Los nuevos esposos visitan al papa Gregorio XVI.

1845: Nacimiento de su hija María. Aprobación pontifica de las Conferencias de San Vicente.

1846: El papa Pío IX recibe al matrimonio Ozanam-Soulacroix.

1848: Colabora en el periódico «L´Ere Nouvelle». Publica «Poetas Franciscanos».

1851: Publica «La civilización en tiempo de los bárbaros».

1852: Peregrina a Pouy, pueblo natal de San Vicente de Paúl, y a la ciudad de Burgos, de la que deja un relato: «Una peregrinación a la tierra del Cid».

1853: Muere en Marsella (8 de septiembre). Sus restos mortales son trasladados a París, a la cripta de la Iglesia de Saint Joseph des Carmes, en la parte trasera del Institute Catolique.

1997: 22 de agosto. Beatificación de Federico Ozanam en la catedral de Nôtre Dame.

Fuente:
vincentians.com/…/resena-biografi…