Clicks22

Beato Palau. Apostasía

Bottega
El beato Palau Nació en Aytona (Lérida) el 29 de Diciembre de 1811, de familia pobre pero muy cristiana. En 1835 incendiaron el convento de Barcelona, donde él vivía. Vivió doce años exiliado en …More
El beato Palau Nació en Aytona (Lérida) el 29 de Diciembre de 1811, de familia pobre pero muy cristiana. En 1835 incendiaron el convento de Barcelona, donde él vivía. Vivió doce años exiliado en Francia (1840-1851) y vuelto a España, se le envio a Ibiza (1854-1860).En la soledad del Vedrá -majestuoso islote frente a Ibiza- vive las vicisitudes de la Iglesia inmerso en su Misterio. En Baleares funda en 1860 dos congregaciones religiosas: Hermanas y Hermanos Carmelitas Terciarios de la Virgen del Carmen. La reina Isabel II interviene para que regrese a España, donde organiza su intenso apostolado. Ha medido sus fuerzas con todos los obstáculos y cuenta con la gracia para ganar todas las batallas que le presente el enemigo. Dotado por Dios con el don de profecía y milagros, tuvo que soportar varias denuncias y juicios por las numerosas curaciones y exorcismos. Profecia; “Cuando veas al diablo gloriándose en su triunfo, resistiendo al poder de los católicos. Cuando el diablo llegue al extremo de presentarse al frente de todos los reyes de la Tierra dando guerra contra Dios bajo su lema propio: ¡Revolución! Cuando vosotros los encargados de arrojarle al abismo, seáis impotentes para vencerle por causa de vuestra incredulidad. Entonces aparecerá al mundo este hombre (Dios dirá a un hombre lo que dijo a Moisés: “Ahí tienes una vara: en ella ostentaré a todas las naciones mi existencia y mi omnipotencia”. A este hombre serán entregados a discreción los demonios, para ser arrojados del cuerpo de la sociedad actual, del cuerpo de las naciones… A este hombre obedecerán tierra, infierno y cielos, los elementos y la naturaleza entera: este hombre estará en pie firme ante reyes horrendos) para anunciarles su fin… Pero será despreciado y horriblemente perseguido de los mismos católicos, porque son estos los que han perdido al mundo por su incredulidad… el restaurador no puede ser un rey, sino un apóstol". “¿Cuándo vendrá? Cuando nadie lo crea; cuando todas las naciones hayan consumado en la persona de sus gobernantes la apostasía de la Fe".