Yugo
Hiroshima el mensaje atómico