la verdad prevalece

San Pío X: “Abajarse ante los enemigos de la Iglesia es una culpable omisión pastoral”

A vosotros, Venerables Hermanos, a quienes la Divina Providencia ha constituido pastores y guías del pueblo cristiano, incumbe la obligación de proc…
la verdad prevalece
CEDER O CALLAR ANTE LOS ENEMIGOS DE CRISTO ES CONTRARIO A LA SALVACIÓN Y PROPIO DE COBARDES: PAPA LEÓN XIII
la verdad prevalece
“Esta peste (del modernismo) se difunde en una parte del campo del Señor de la que se esperarían los frutos más consoladores”
la verdad prevalece
Hablamos, venerables hermanos, de un gran número de católicos seglares y, lo que es aún más deplorable, hasta de sacerdotes, los cuales, so pretexto de amor a la Iglesia, faltos en absoluto de conocimientos serios en filosofía y teología, e impregnados, por lo contrario, hasta la médula de los huesos, con venenosos errores bebidos en los escritos de los adversarios del catolicismo, se presentan, …More
Hablamos, venerables hermanos, de un gran número de católicos seglares y, lo que es aún más deplorable, hasta de sacerdotes, los cuales, so pretexto de amor a la Iglesia, faltos en absoluto de conocimientos serios en filosofía y teología, e impregnados, por lo contrario, hasta la médula de los huesos, con venenosos errores bebidos en los escritos de los adversarios del catolicismo, se presentan, con desprecio de toda modestia, como restauradores de la Iglesia, y en apretada falange asaltan con audacia todo cuanto hay de más sagrado en la obra de Jesucristo, sin respetar ni aun la propia persona del divino Redentor, que con sacrílega temeridad rebajan a la categoría de puro y simple hombre. CARTA ENCÍCLICA
PASCENDI
DEL SUMO PONTÍFICE
PÍO X
2 more comments from la verdad prevalece
la verdad prevalece
Estos (eclesiásticos apostatas modernistas), “abusando de su ministerio, introducen en los ánimos un cebo envenenado para sorprender a los incautos, difundiendo una apariencia de doctrina en la que se encierra la suma de los errores”.
la verdad prevalece
Las modernistas son los peores enemigos de la Iglesia: San Pío X