Clicks10

Beato Bruno Christian Lemarchand - el 21 de mayo

Irapuato
1
florycanto Christian Lemarchand nació en Saint-Maixent, en el departamento francés de Deux-Sèvres, el 1 de marzo de 1930. Enfrentó varios traslados con su familia, porque su padre era un oficial …More
florycanto Christian Lemarchand nació en Saint-Maixent, en el departamento francés de Deux-Sèvres, el 1 de marzo de 1930. Enfrentó varios traslados con su familia, porque su padre era un oficial del ejército colonial: se quedó en Siria, Indochina y, durante dos años. años, en Argelia.
Regresó a Francia en los años de la Segunda Guerra Mundial, estudiando en La Rochelle. Después de los estudios secundarios ingresó en el Seminario Mayor de Poitiers, pero en 1951 tuvo que dejar de estudiar para el servicio militar, que proporcionó en Argelia.

Dos años después reanudó su preparación para el sacerdocio, pero su vocación a la vida monástica había surgido en él. Sin embargo, su obispo le pidió que no se fuera antes de que transcurrieran cinco años desde la ordenación sacerdotal, que se celebró el 2 de abril de 1956.
Don Christian fue asignado al colegio católico Saint-Charles de Thouars como profesor de francés, pero más tarde se convirtió en su director. Durante veinticuatro años llevó a cabo su tarea educativa y fue feliz, pero la aspiración a una vida más contemplativa se hizo cada vez más apremiante. Luego solicitó ser admitido en la abadía benedictina de Ligugé, pero, para su gran pesar, fue rechazado.
Encontró una nueva inspiración para su vida como sacerdote en una fraternidad de sacerdotes diocesanos que tenía a Charles de Foucauld como modelo (beatificado en 2005), pero también en estancias cada vez más frecuentes, desde 1963 en adelante, en la abadía de Bellefontaine, con los monjes. Cistercienses de estricta observancia, también llamados trapenses.
En 1981 decidió solicitar la admisión: el 1 de marzo de 1981 fue aceptado, convirtiéndose en padre Bruno. Tres años después, el 6 de abril, solicitó ser enviado al monasterio de Nuestra Señora del Atlas en Tibhirine, Argelia. Otros dos hermanos de la comunidad, el hermano Michel Fleury y el padre Céléstin Ringeard, habían hecho la misma solicitud unos días antes.
El padre Bruno y su hermano Michel llegaron a Tibhirine el 28 de agosto de 1984, pero el primero, debido a algunos problemas en la vida comunitaria, regresó a Bellefontaine incluso antes de su profesión solemne. Estaba a cargo de la casa de huéspedes, pero sintió que tenía que regresar a Argelia: "El llamado del Señor a vivir el Evangelio en la tierra del Islam y garantizar la adoración eucarística con algunos cohermanos sigue muy vivo en mí", escribió en 1989. En el mes. en abril de 1989 quedó satisfecho; el 21 de marzo de 1990 hizo su profesión solemne.
Algún tiempo después, en octubre de 1990, estaba destinado al monasterio anexado, buscado por el obispo de Rabat, en la ciudad de Fez, del cual se convirtió en superior el 1 de octubre de 1991. Con el tiempo, esa vivienda se convirtió en un lugar de descanso para los monjes de Tibhirine, es un lugar para reflexionar mejor sobre cómo comportarse en una situación que, para toda Argelia, se estaba volviendo cada vez más difícil.
Por su parte, el padre Bruno sintió que estaba viviendo la "vida de Nazaret" plenamente como lo enseñó De Foucauld, concretando la vocación que siempre había sentido. Entonces escribió en enero de 1996: «Mi vida está arraigada en este país y no planeo volver a Francia. Con mis hermanos (somos cuatro) tenemos una vida bien escondida en esta gran ciudad. A veces me hago la pregunta: el que nos ve puede preguntarse: “¿Pero qué están haciendo aquí? ¿Para qué son?". Al parecer nada. Misterio de esta llamada [...]. Sentimos bien que debemos dejarnos llevar a cabo en la vida cotidiana simple ».
Tenía un carácter tranquilo y tan reservado que a veces parecía brusco y claro en sus respuestas. En su trabajo fue muy diligente, así como en el estudio del idioma árabe, aunque no era muy competente en ello. Entrenó con cintas de audio, o recibió lecciones de una Hermanita de Jesús, o conversando con Thami, el verdulero del convento, a quien también le enseñó algunas palabras en francés.
El 18 de marzo de 1996, se fue a Tibhirine para participar en la elección del nuevo prior. La comunidad ya había sido visitada la noche del 24 de diciembre de 1993 por algunos hombres armados que habían amenazado con regresar. Los monjes, liderados por el padre Christian de Chergé, se habían enfrentado a un largo discernimiento personal y comunitario, que culminó con la opción de quedarse para no abandonar al pueblo argelino y permanecer fiel al voto de estabilidad, típico de la orden cisterciense.
En la noche entre el 26 y el 27 de marzo de 1996, el padre Bruno, que tenía sesenta y seis años, fue secuestrado junto con seis monjes de la comunidad. Otros dos, el padre Amedée Noto y el padre Jean-Pierre Schumacher, junto con un invitado del monasterio, escaparon del secuestro. Después de un mes, un comunicado del Grupo Islámico Armado (GIA) informó que los secuestrados todavía estaban vivos, pero contenía la amenaza de matarlos si algunos terroristas detenidos no habían sido liberados.
El 30 de abril, se entregó un casete de audio a la Embajada de Francia en Argel, en el que se grabaron las voces de los siete monjes. No hubo otras noticias hasta el 23 de mayo: una nueva publicación, número 44, con fecha del 21 de mayo, informó que A los monjes les habían cortado la garganta.
El 30 de mayo se encontraron sus restos al borde del camino a Médéa. Sin embargo, solo eran las cabezas: los cuerpos permanecían inalcanzables. El funeral de los siete monjes tuvo lugar el 2 de junio de 1996 en la basílica de Nuestra Señora de África en Argel, junto con los del cardenal Léon-Étienne Duval, arzobispo emérito de Argel, que murió por causas naturales. Los restos mortales del padre Bruno y los cohermanos fueron enterrados en el cementerio monástico de Tibhirine.
Los siete trapenses de Tibhirine han sido incluidos en la causa que incluyó a diecinueve candidatos a los altares, todos religiosos, asesinados de 1994 a 1996, durante los llamados "años negros" para Argelia. Su investigación diocesana tuvo lugar en Argel del 5 de octubre de 2007 a julio de 2012.
El 26 de enero de 2018, el Papa Francisco autorizó la promulgación del decreto relativo al martirio de diecinueve religiosos. Su beatificación se celebró el 8 de diciembre de 2018 en el santuario de Nuestra Señora de Santa Cruz en Orán, presidido por el cardenal Angelo Becciu, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, como enviado especial del Santo Padre.
La memoria litúrgica de todo el grupo, incluidos, por lo tanto, los siete monjes, cae el 8 de mayo, el día del nacimiento al cielo de los dos primeros que fueron asesinados, el hermano Henri Vergès y la hermana Paul-Hélène Saint-Raymond.

Autor: Emilia Flocchini
Irapuato