Clicks403
Irapuato

el 8 de mayo SANTORAL

Aparición de San Miguel Arcángel en Monte Gargano, Italia
-Beata Elvira, mártir
-Beata Madre Carmen del Niño Jesús de Antequera, religiosa
-Beata María Droste zu Vischering del sagrado Corazón, religiosa
-Beata María Catalina de San Agustín, Virgen Hospitalaria Agustina
-Beata Udalrica Francisca Nisch, virgen
-Beata Ulrica (Francisca) Nisch, Religiosa
-Beato Bernardo, Dominico Portugués
-Beato Jeremías de Valaquia, religioso
-Beato Luis Rabatá, Presbítero Carmelita
-Nuestra Señora de Alharilla
-Nuestra Señora de la Antigua
-Nuestra Señora de la Escuela – Salamanca
-Nuestra Señora de la Salud
-Nuestra Señora de las Escuelas Pías
-Nuestra Señora de los Desamparados
-Nuestra Señora de Luján
-Nuestra Señora de Montemayor
-Nuestra Señora de Nazaret
-Nuestra Señora de Pompeya
-Nuestra Señora del Amor Hermoso
-Nuestra Señora del Toro – Menorca
-Nuestra Señora Madre de todas las Gracias – Sevilla
-Nuestra Señora Medianera de todas las Gracias
-Patrocinio de la Stsma. Virgen María
-San Acacio, Acadio Acadio de Bizancio, mártir
-San Agacio, Agato o Agapito de Bizancio, Centurión y Mártir
-San Amado Ronconi, confesor
-San Arsenio, Amacoreta
-San Arsenio, Diácono
-San Bernardo, religioso
-San Benedicto II, Papa
-San Bonifacio IV, Papa
-San Deseado, Desiderato o Desiderio de Bourges, obispo
-San Desiré, obispo
-San Dionisio, Obispo de Viena
-San Eladio, obispo de Auxerre
-San Godón, obispo
-San Gregorio Ostiense, Abad y obispo
-San Heladio, obispo
-San Higinio, mártir
-San Juan, obispo
-San Metrón, ermitaño
-San Odrán, confesor
-San Pedro de Tarantasia, Obispo y Confesor
-San Quiniberto, monje
-San Tarasio, confesor
-San Venebaldo, abad
-San Víctor Mauro, Mártir
-San Wiro o Wiron, obispo regionario y evangelizador
-Santa Aglae, mártir
-Santa Dominga, mártir
-Santa Iduberga, mártir
-Santa Uldarica Nisch, virgen.
-Santa María la Mayor de San Gil – Guadalajara
www.oremosjuntos.com/Santoral/Mayo8.html

El 8 de mayo

La Aparición del Arcángel San Miguel
(492)

Entre varias apariciones que de San Miguel se leen en las historias eclesiásticas, la más señalada es la que hoy celebra la Iglesia, y que sucedió en tiempo del papa Gelasio I, en el monte Gargano, en el reino de Nápoles, y fue de este modo: Un toro se extravió de una vacada. Buscáronle, y al fin le hallaron dentro de una cueva. Bisparáronle una flecha, y la flecha se volvió contra el agresor. Turbáronse todos, creyendo se trataba de algún oculto misterio, por lo cual acudieron al obispo de Siponto para que lo declarase.
El obispo mandó ayunar y hacer oración por tres días para invocar la gracia del Señor, y al cabo de ellos se le apareció San Miguel, declarándole que aquel lugar donde se había recogido el toro estaba bajo su tutela, y que la voluntad de Dios era que allí mismo se fabricase un templo en honra suya y de todos los ángeles. El obispo, con su clero y pueblo, se fue a la cueva, y, celebrando en ella los divinos oficios, la consagró en honra de San Miguel, obrando Dios después grandes milagros en aquel sitio. Sucedió esta aparición el día 8 de Mayo año de 492.