Clicks7.9K

Milagro de San José - La escalera de Loreto

Irapuato
5
Historia de la escalera de la Iglesia de Loreto, en Santa Fe, Estados Unidos San José, ese hombre maravilloso que supo con humildad ser el padre terrenal de Jesús. Qué alegría para nuestro Señor el..…More
Historia de la escalera de la Iglesia de Loreto, en Santa Fe, Estados Unidos San José, ese hombre maravilloso que supo con humildad ser el padre terrenal de Jesús. Qué alegría para nuestro Señor el...
Historia de la escalera de la Iglesia de Loreto, en Santa Fe, Estados Unidos
San José, ese hombre maravilloso que supo con humildad ser el padre terrenal de Jesús. Qué alegría para nuestro Señor el llegar al Cielo después de la Ascensión, y encontrar allí a José, Su papá carpintero, bueno y felíz de volver a encontrarlo y para siempre.
Dios Padre quiso en una oportunidad invitar a San José a volver a la tierra a realizar un milagro maravilloso, para regocijo de los hombres, para reafirmar nuestra fe. Y como no podía ser de otro modo, él volvió como un carpintero, un maravilloso y tierno carpintero.
La historia ocurrió en Estados Unidos hace bastantes años, pero las pruebas del milagro se conservan y testimonian en este material que hoy publicamos. La gente visita el lugar y se sorprende de la maravilla que allí dejó San José, pero mucho más de la ternura de la historia que rodea el milagro.
Veamos en este testimonio del amor de Dios por nosotros la ruta que nos lleva a una vida mas escondida, mas silenciosa, mas humilde. Como la de San Jose, esposo terrenal de la Madre de Dios, padre terrenal de Dios hecho Hombre.
¡San José, ruega por nosotros!
paolac
Realmente hermosisima y milagroso.
July Julie
San José, custodio e intercesor de nuestra santa iglesia, ruega por nosotros !!!
José Maria
josemoura2004@uol.com.br
Irapuato
martes, 09 de marzo de 2010

Sedientos de las estructuras que garanticen la Paz en México

Son muchas las necesidades que aquejan a nuestro país, en todos los órdenes de la vida humana, principalmente de justicia, paz y respeto a la dignidad de las personas; en especial a la mujer y grupos vulnerables; estas necesidades, no atendidas oportunamente, están generando carencias y vulnerabilidad en …More
martes, 09 de marzo de 2010

Sedientos de las estructuras que garanticen la Paz en México

Son muchas las necesidades que aquejan a nuestro país, en todos los órdenes de la vida humana, principalmente de justicia, paz y respeto a la dignidad de las personas; en especial a la mujer y grupos vulnerables; estas necesidades, no atendidas oportunamente, están generando carencias y vulnerabilidad en la relación y convivencia social, por lo que podemos señalar un grave deterioro del tejido social mexicano.
La Iglesia en México es consciente de las dificultades y que vivimos tiempos difíciles, pero tenemos la certeza de que Cristo venció a la muerte y en Él hemos puesto toda nuestra confianza.
En nuestro país, al igual que en varios países de América Latina y del Caribe, se está deteriorando, en la vida social, la convivencia armónica y pacífica. Esto sucede por el crecimiento de la violencia, que se manifiesta día tras día en robos, asaltos, secuestros, corrupción y extorsión, y lo que es más grave, en asesinatos que cada día destruyen más vidas humanas y llenan de dolor a las familias y a la sociedad entera.
Estos no son hechos aislados o infrecuentes, sino una situación que se ha vuelto habitual, que tiene distintas manifestaciones y en la que participan diversos agentes; se ha convertido en un signo de nuestro tiempo que debemos discernir para ponernos al servicio del Reino, anunciado por Jesús, que vino para que todos tengan vida y la tengan en plenitud.
Las expresiones de angustia y desesperación de nuestro pueblo son manifestaciones claras de impotencia frente a la pobreza, la desigualdad, la inequidad en la distribución de la riqueza, falta de oportunidades de estudio, empleo y desarrollo. Por lo que es urgente trabajar por un Estado de Derecho que garantice los derechos individuales y colectivos, el bienestar, la protección y la seguridad en bien de los ciudadanos. Tarea conjunta que corresponde a las autoridades y a la misma sociedad.
La historia de nuestro pueblo no es fácil, pero se cuenta con la nobleza y bondad de sus mujeres y hombres. Aún quedan caminos, contamos con alternativas, por lo que hacemos un llamado para promover la reconciliación en el esfuerzo de reconstituir la unidad nacional, en la riqueza de la pluralidad de sus culturas y de la sociedad. Unirnos con convicción y esperanza en la construcción de la paz y en el impulso del desarrollo humano integral y solidario de cada mexicano.
Todos tenemos mucho por hacer, y ha llegado el momento de trabajar con más empeño por alcanzar la paz, comenzando por lograr los grandes acuerdos y reformas que México necesita, trabajar en el trato que nos damos a nosotros mismos y en las relaciones que experimentamos diariamente con los demás, principalmente en el núcleo familiar, donde la mujer juega un papel determinante en la formación y transmisión de los valores y en la educación por el respeto y la paz.
Pedimos al Espíritu Santo que sea quien anime y renueve los corazones, los contagie de su amor, luz, vida y esperanza. Rogamos a Dios por su misericordia al amparo e intercesión de Santa María de Guadalupe para que en Cristo nuestra paz, México tenga vida digna.

Por los Obispos de México.
Carlos Aguiar Retes
Arzobispo de Tlalnepantla
Presidente de la CEM
Víctor René Rodríguez Gómez
Obispo Auxiliar de Texcoco
Secretario General de la CEM