Join Gloria’s Christmas Campaign. Donate now!
Clicks6

DOMINGO XXXII del T O 2019

alfre1240
Día 10 XXXII Domingo del Tiempo Ordinario Nos presenta la Iglesia en este domingo otro momento de la vida de Jesús, que daría pie seguramente a alguno de aquellos comentarios elogiosos de la gente: …More
Día 10 XXXII Domingo del Tiempo Ordinario Nos presenta la Iglesia en este domingo otro momento de la vida de Jesús, que daría pie seguramente a alguno de aquellos comentarios elogiosos de la gente: habla con autoridad, no como los escribas. El Señor manifiesta una visión completa de la vida y la existencia humanas. Se refiere a nosotros como quien tiene una comprensión total de nuestro origen y nuestro destino. Trasciende, por tanto, la visión limitada y tan habitual del hombre concreto, condicionada casi siempre por las impresiones del momento que le ofrecen un concepto de sí muy parcial. Son verdad las conclusiones que extraemos a partir de la visión natural de la vida y de las circunstancias ordinarias de nuestra existencia. Son verdad, pero no agotan la verdad. Como la visión que ofrece el mar desde la costa, siendo verdadera, no comprende totalmente el mar ni agota su verdad. Es preciso sobrevolar el mar, sumergirse en él a gran profundidad, estudiar los seres vivos que lo habitan y las formas de su fondo, analizar el agua, etc., para lograr entonces un conocimiento más acabado, que, por lo demás, no conseguiremos tampoco que sea exhaustivo. Aquellos saduceos, con su visión exclusivamente temporal, consideraban esenciales algunas manifestaciones de la vida ligadas a la materialidad y transitoriedad de nuestra existencia terrena. Así, manifestaciones ciertamente importantes, como el hecho de la unión matrimonial, de la que depende el mantenimiento de nuestra especie. Dios mismo fundó el matrimonio y es preciso vivirlo de acuerdo con aquella idea original. De este modo cumplimos su voluntad, vivimos según Dios en esta fase terrena de nuestra existencia, que es el momento de merecer. Pero lo definitivo para el hombre no es vivir en este mundo, por decisiva que sea esta fase, nuestra existencia actual. Conviene por esto contemplar este momento como algo provisional –una mala noche en una mala posada, que diría santa Teresa–, pendientes los ojos, iluminados por la fe, de la vida en Dios a la que estamos destinados desde el principio. Con frecuencia y de muy diversos modos, animaba Jesús a sus oyentes para que contasen con la proyección trascendente, que de suyo tiene la vida de los hombres. Aconsejaba, así, la vida de infancia espiritual: vida de trato confiado con Nuestro Padre, que es Dios y quiere colmarnos de sus delicias. Exigía también el empeño por hacer rendir los dones recibidos, de los que se nos pedirá cuentas al término de esta etapa terrena: entonces cada uno recibirá premio o castigo, según hayan sido sus obras. Otras veces hablaba el Señor –con claridad y diferenciándolas– de esas dos dimensiones de nuestra vida: una temporal, la de ahora, y otra definitiva que comienza para cada uno a partir de su muerte; y, al final de los tiempos, para toda la humanidad. Es lo que significa, por ejemplo, la parábola del trigo y la cizaña. El trigo –bueno– representa claramente, como explica el mismo Señor, a los que obran rectamente en la vida; la cizaña –mala– son los que actúan injustamente: del mismo modo que se reúne la cizaña y se quema en el fuego, así será al fin del mundo. El Hijo del Hombre enviará a sus ángeles y apartarán de su Reino a todos los que causan escándalo y obran la maldad, y los arrojarán en el horno del fuego. Allí será el llanto y rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. Quien tenga oídos, que oiga.