Clicks1.1K
El PCB: Inoculación con las vacunas de ARN mensajero: una situación sin solución. ¿Dónde encontrar el rescate? ¿En quién confías? ¿Confías en los expertos en virología o en los que mienten sin parar …More
El PCB: Inoculación con las vacunas de ARN mensajero: una situación sin solución. ¿Dónde encontrar el rescate?

¿En quién confías? ¿Confías en los expertos en virología o en los que mienten sin parar en todos los canales de televisión?

Los medios de comunicación están infundiendo miedo en la gente produciendo histeria y lavándola el cerebro profesionalmente. ¿Con qué propósito? Para hacer creer al mayor número posible de personas la mentira de que la única salida y la última esperanza es la vacunación contra el covid. Dicen que si os ponéis esta vacuna, de la que ni el fabricante ni el gobierno ni el médico quieren responsabilizarse, todo volverá a la normalidad. Sin embargo, los verdaderos expertos dicen exactamente lo contrario. ¡Los hechos ya demuestran que los que mueren de covid hoy día, estaban completamente vacunados! ¡Así que fallecieron a consecuencia de la vacuna, no del covid! John O’Looney, gerente de una funeraria británica, toca a rebato y confirma que los que han muerto recientemente han sido vacunados. El mito de la vacuna milagrosa ha resultado ser un bulo. Además los vacunados se están convirtiendo en la mayor amenaza para ellos mismos y su entorno. ¿Por qué? Esto lo explica no solo el Dr. Zelenko, sino también otros. El Dr. Zelenko dice: «Cuando a una persona se le administran estas llamadas “vacunas”, su cuerpo se convierte en una fábrica productora de proteínas de la espícula».

Ejemplo: una joven madre embarazada y su esposo visitaron a los padres vacunados del esposo. Inmediatamente después, la joven sufrió fuertes calambres, perdió toda su fuerza, estuvo confinada a la cama y no podía moverse.

Otro ejemplo: una pareja joven con niños pequeños visitó a su tía. La tía y su esposo ya habían recibido la vacuna de ARN mensajero. Durante la visita, al joven le comenzaron a doler los huesos y todo el cuerpo; le subió mucho la fiebre y perdió toda su fuerza.

Una mujer que padecía de cáncer necesitaba urgentemente radioterapia. Sin embargo, se encontró bajo una fuerte presión para que primero se vacunase o se sometiera a una serie de test peligrosos y poco fiables. Si no cumple con estas condiciones, se le niega el tratamiento que puede salvarle la vida.

Las enfermeras testifican que los pacientes actualmente hospitalizados por covid-19 grave están todos completamente vacunados contra el covid. Así que, el mito de la vacuna milagrosa se ha derrumbado. Sin embargo, los medios de comunicación siguen con su demagogia vacunal con el fin de crear un ambiente fraudulento para la imposición de las absurdas medidas del Gobierno. Ocultan intencionalmente informaciones veraces.

El profesor Bhakdi de Alemania, investigador y virólogo, advierte urgentemente de la vacunación:

«Si recibisteis la primera dosis de la vacuna y os encontrabais bien, dad gracias a Dios, dad gracias al Señor, pero no os pongáis la segunda dosis. Es que cuando os vacunéis con la segunda dosis, os estáis metiendo en problemas. En los ganglios linfáticos tendréis los linfocitos asesinos y otras células X.

Si la célula X produce proteínas S, linfocito en efecto atacará a su hermano o hermana. Así que
, los linfocitos asesinos comenzarán a intentar mataros. ... Quiero que decidáis no recibir la segunda dosis. No solo ese segundo pinchazo, sino cualquier pinchazo posterior pondrá en peligro vuestra vida. ... La pandemia no existe como una nueva enfermedad mortalmente peligrosa».

¡Covid-19 es una estafa mundial y una estafa aún mayor es la vacunación global contra el covid!

El terror mediático primero proporcionaba historias sobre una supuesta calamidad de congeladores repletos de cadáveres, y ahora, para variar, se les ha ocurrido la idea de que quienes rechazan las vacunas son los culpables de así llamada pandemia y supuestamente amenazan a todos, incluidos los vacunados. ¡Esto es un disparate total! Los medios mentirosos son ahora los culpables del linchamiento de personas inocentes que rechazan una vacuna absurda y altamente peligrosa que, en realidad, no es una vacuna, sino más bien un arma biológica. El Dr. Zelenko lo confirma: «Se trata de un arma biológica fabricada artificialmente». Y continúa: «No hay ninguna justificación para usar esta venenosa inyección letal... Su Ministerio de Salud les está mintiendo. El 20 de diciembre de 2020, hubo un fuerte incremento de la curva de muertes en Israel. ¿Y saben lo que pasó en Israel el 20 de diciembre? ¡Comenzó la inmunización nacional!».

El doctor Zelenko dice la verdad y, por lo tanto, lo amenazan de muerte casi a diario, admite. Él y su equipo han curado con éxito a más de 6 000 pacientes con el covid. Es competente para proporcionar comentarios profesionales sobre las vacunas. Los verdaderos expertos como él son perseguidos, silenciados y destruidos moralmente por causa de la verdad. Hoy se pueden dar los nombres de los especialistas que advirtieron urgentemente contra la vacuna experimental y que, aunque no estaban enfermos, fallecieron repentinamente.

¿Quién promueve la vacuna y por qué? La promueve, por ejemplo, Bill Gates quien dijo: «Si hacemos un buen trabajo con las vacunas, podremos reducir la población mundial en un 10 o 15%».

Otro analfabeto que promueve la vacunación pasando sobre los cadáveres, es el pseudopapa Francisco Bergoglio que dice: «¡Hay que hacerlo!». Y añade hipócritamente: «¡Es un acto de amor!». ¡En realidad, es un crimen contra la humanidad! Él mismo ha implantado el pasaporte covid obligatorio en el Vaticano como el primer Estado del mundo. Todos los empleados del Vaticano deben estar vacunados. El pseudopapa boicotea recalcitrantemente las advertencias de verdaderos expertos y sigue repitiendo como un mantra una mentira descarada sobre la necesidad absoluta de vacunarse. Por tanto, comete un crimen no solo contra Dios y la Iglesia, sino también contra toda la humanidad. A la demagogia engañosa de Bergoglio la siguen algunos prelados, que han cambiado la verdad por la mentira y Dios por el diablo. Hay que tener cuidado con estos lobos con piel de cordero; los reconoceréis por sus frutos.

A diferencia del archimentiroso papal —Bergoglio— el virólogo francés Dr. Montagnier, premio Nobel por el descubrimiento del VIH, pide el fin inmediato de la vacunación masiva. Dice: «Esta vacuna es el mayor riesgo de genocidio para la humanidad en toda su historia». El pseudopapa, sin embargo, afirma absurdamente que este genocidio programado es un acto de amor.

La tragedia es que las personas se dejan llevar por las mentiras de los medios de comunicación y, entonces, no pueden tomar en serio a los verdaderos expertos. Sin problemas corren el riesgo de quedar lisiados o morir después de la vacuna. Hoy es apropiado preguntarle a la gente: ¿Por qué seguís a aquellos cuyo objetivo es vuestra mutilación o muerte y la propagación masiva de la enfermedad? ¿Por qué los escucháis? ¿Cómo es posible lo que está pasando hoy? Ya se puede demostrar que mueren más personas por la vacuna que por covid. Al mismo tiempo, se sabe que la mortalidad por covid no ha superado la mortalidad por la gripe estacional común. Lo que es más, se inflaron estadísticas poco confiables al incluir las muertes de personas que fallecieron con covid, pero no por covid. ¡Incluso en accidentes automovilísticos la causa de la muerte era el covid!

La viróloga checa Sona Pekova se pronunció sobre la cuestión de si era posible producir una vacuna eficaz contra el covid. Explicó que no era posible producir una vacuna eficaz debido a una rápida mutación del virus. ¿Por qué? Porque la vacuna no es capaz de adelantarse a la mutación. El especialista ruso, el profesor Redko, dijo que las vacunas eficaces siempre se han utilizado solo contra infecciones estables como la poliomielitis, el sarampión, etc. y nunca contra un virus que muta.

La vacunación desencadena una guerra mundial, que en el campo psicológico resulta en la división de las familias y la nación.

Ejemplo: en una familia se vacunó un hombre de unos 60 años. Su esposa, en cambio, está en contra de la vacunación. Su nuera creía en la vacuna y también se vacunó. Su marido ha obtenido información veraz de expertos y, por lo tanto, se opone radicalmente a la vacunación. En una casa, los padres ancianos están divididos entre sí y también lo están los cónyuges jóvenes. Nunca en toda la historia de la humanidad se ha conseguido alcanzar una división tan profunda de la sociedad. La agresión y el odio son exclusivamente por parte de los vacunados.

Los verdaderos expertos revelan la naturaleza de la amenaza de la vacuna experimental: 1) Altera el genoma humano convirtiendo a los humanos en organismos genéticamente modificados y conduciendo a la autodestrucción de la raza humana. 2) La vacuna contiene nanopartículas que entran en cerebro, así que forma parte del proceso de la implantación de microchips en humanos, especialmente en combinación con 5G. Una persona con un chip implantado deja de ser un ser humano, es decir, un ser libre. Se convierte en un biorrobot. 3) La vacunación es un medio para reducir la población, es decir, para provocar la autodestrucción de la humanidad. 4) La vacunación también es un elemento de satanización, porque la base biológica de la vacuna de ARN mensajero es el tejido arrancado de un bebé no nacido antes de ser asesinado.

Cabe señalar también que la vacunación actual es un experimento en humanos que está prohibido por el Código de Núremberg como crimen contra la humanidad.

Decenas de los profesionales íntegros en el campo de la virología advierten de las consecuencias específicas que ya estamos viendo en la actualidad. Dr. Ryan Cole, de Estados Unidos: «La vacuna de ARN mensajero es la toxina y causa enfermedades pulmonares, vasculares, cardíacas, cerebrales...». Otros expertos enfatizan que la vacuna daña el sistema nervioso central. La Dra. Dolores Cahill de Irlanda hace sonar la alarma sobre el pronóstico siguiente: El 90% de las personas que se vacunaron morirán en dos años. ¡Este es un asunto serio! Deberíamos empezar a tener miedo de eso, y no de los fantasmas inventados por los medios que nos están mandando al matadero vacunal.

El delito más grave es introducir la vacunación obligatoria de los niños, como ya se está intentando hacer en algunos países. Los expertos afirman que el 99,998% de los niños se recuperan del covid sin ningún tratamiento. Pero después de la vacuna, los niños mueren o sufren graves trastornos de la salud. El Prof. Dr. Sucharit Bhakdi, microbiólogo y virólogo, advierte: «¡Si le ponéis la vacuna a vuestro hijo, ¡estáis cometiendo un crimen! ¡Considero que estas vacunas genéticas son un experimento en humanos que está prohibido!».

Hoy estamos en el apogeo de la revolución tecnológica. La tecnología informática es un beneficio, pero también un gran peligro para la humanidad. Se está estableciendo un control total de las personas. La mente humana está cegada, ebria del orgullo del éxito. Todo el progreso científico en manos de los malvados se vuelve contra el individuo y la humanidad.

Aquí se plantean preguntas básicas que la gente evita. La cuestión del mal, la cuestión de las guerras... Todas las guerras, todos los crímenes provienen de la fuente común del mal que está dentro de cada persona. La heredamos de nuestros primeros padres. Ni la lógica ni la tecnología nos liberarán a los humanos de esta fuente espiritual del mal: el pecado original. La gente está esclavizada por la mentira y la maldad, que muchos no quieren admitir en su ceguera espiritual. Los frutos se pueden ver en la psicosis coronavírica. El poder del mal se desató al rechazar gradualmente las leyes justas que siempre habían impedido la invasión por parte del mal. El mal es privilegiado por las antileyes y se denomina «derecho humano». Se promociona la ideología de género que descaradamente dice tonterías sobre que un hombre no es hombre y una mujer no es mujer. En consecuencia, también se acepta el robo de niños por parte del sistema de justicia juvenil. Estos delitos están envueltos en frases sobre los derechos de los niños y las mujeres. Es una burla de la verdad, la justicia y la realidad. Pero a la gente se le lava el cerebro para que acepte gradualmente mentiras absurdas. Los médicos hacen el juramento hipocrático, por lo que tienen el deber de curar a los enfermos. Hoy, sin embargo, si alguien se enferma y se niega a someterse a la vacunación o a los test absurdos, lo dejan morir, por ejemplo, de apendicitis. Al ponerlos bajo una fuerte presión, este sistema criminal convierte a los médicos en sepultureros. Aproximadamente 125 000 personas murieron en Alemania en tres meses como resultado de la concentración excesiva en las llamadas medidas anticovid y, por lo tanto, de la negligencia en la atención médica.

Con el manicomio coronavírico, nos hemos encontrado en una situación en la que cada uno de nosotros debe pensar seriamente en la muerte. Y la segunda pregunta que todo el mundo tiene que hacerse es qué pasará después de la muerte. Después de la muerte está el juicio de Dios y luego la eternidad. Feliz para algunos, infeliz para otros. No se trata de cien o mil años, sino de una eternidad. El hombre mismo toma la decisión definitiva en su vida con respecto a su destino eterno. El único camino de salvación para todo ser humano es el verdadero arrepentimiento, sin el cual nadie será salvo, ni siquiera un obispo o un papa.

¿Y qué es el verdadero arrepentimiento? Arrepentirse significa reconocer el pecado ante uno mismo, decir: fui engañado, creí la mentira; y también confesarlo ante Dios. Al mismo tiempo, debo aceptar la salvación ofrecida, es decir, el sacrificio vicario del Hijo de Dios por los pecados que he cometido en mi vida. Todos, sin excepción, sólo pueden salvarse mediante el arrepentimiento, a través del cual obtienen el perdón de los pecados (Lc 24, 47). El arrepentimiento está relacionado no solo con la confesión de los pecados, sino también con la fe en el Salvador Jesucristo. La Escritura enfatiza: «No hay salvación en ningún otro» (Hch 4, 12).

¿Cómo conseguir la salvación? Las Escrituras dicen: «Todo aquel que invoque el nombre del Señor será salvo» (Rm 10, 13). ¿Cuál es el nombre del Señor? Su nombre es Jesús, Isus en griego, Yehoshua en hebreo. Por lo tanto, encuentra al menos tres minutos cada día, por ejemplo, antes de acostarte, reconoce tu culpa ante Dios y repite cinco veces con fe: «Jesús, Jesús, Jesús, ten piedad de mí pecador» con tus ojos espirituales enfocados en las cinco llagas de Cristo. Esta es la contrición perfecta. No necesitarás nada más a la hora de tu muerte. Por lo tanto, haz un acto de contrición perfecta todos los días. Dios te promete en Su Palabra: «Todo aquel que invoque el nombre del Señor será salvo». ¡Serás salvo! Invocar el nombre de Jesús es un medio de salvación de la muerte eterna en el infierno. Solo una persona espiritualmente ciega u orgullosa rechaza su propia salvación o, en otras palabras, comete suicidio espiritual.

Todos los que han recibido la vacuna de ARN mensajero deben admitir que aunque estaban sometidos a la presión, tienen la culpa porque cedieron a ella. Deben confesarlo tanto ante sí mismos como ante Dios y pedirle perdón a Dios hoy mismo, porque Jesús dijo: «La muerte vendrá como ladrón; no sabéis ni el día ni la hora». Cada persona vacunada, en particular, debe estar preparada para enfrentarse a la muerte, el juicio de Dios y la eternidad. ¡Invoca el nombre de Dios cada día, porque en este nombre está tu salvación!

+Elías
Patriarca del Patriarcado católico bizantino

6 de octubre de 2021

Suscríbase a los boletines del PCB
sendpulse.com/members/forms/get-form-for-public/id/ab49125fe2/