Clicks16
Irapuato
1
San Narciso de Jerusalén - el 29 de octubre. San Narciso de Jerusalén ▬▬▬▬▬▬ La vida en la Jerusalén de los siglos II y III no pudo haber sido fácil, pero San Narciso logró vivir más allá de 100. …More
San Narciso de Jerusalén - el 29 de octubre.

San Narciso de Jerusalén ▬▬▬▬▬▬ La vida en la Jerusalén de los siglos II y III no pudo haber sido fácil, pero San Narciso logró vivir más allá de 100. Algunos incluso especulan que vivió hasta 160 años. Los detalles de su vida son incompletos, pero hay muchos informes de sus milagros. El milagro por el cual se recuerda más a Narciso fue convertir el agua en aceite para usar en las lámparas de la iglesia el Sábado Santo, cuando los diáconos se habían olvidado de proporcionar alguna. Sabemos que Narciso se convirtió en obispo de Jerusalén a finales del siglo II. Era conocido por su santidad, pero hay indicios de que muchas personas lo encontraron duro y rígido en sus esfuerzos por imponer la disciplina de la Iglesia. Uno de sus muchos detractores acusó a Narciso de un delito grave en un momento. Aunque los cargos en su contra no se mantuvieron, aprovechó la ocasión para retirarse de su papel de obispo y vivir en soledad. Su desaparición fue tan repentina y convincente que muchas personas asumieron que en realidad había muerto. Varios sucesores fueron nombrados durante sus años en aislamiento. Finalmente, Narciso reapareció en Jerusalén y fue persuadido para reanudar sus deberes. Para entonces había alcanzado una edad avanzada, por lo que se trajo a un obispo más joven para que lo ayudara hasta su muerte. ------ FUENTE: franciscanmedia.org/…y/saint-narcissus-of-jerusalem TRADUCIDO POR GOOGLE TRANSLATOR
Irapuato
San Feliciano, mártir

En Cartago, san Feliciano, mártir.


San Narciso de Jerusalén, obispo

Conmemoración de san Narciso, obispo de Jerusalén, merecedor de alabanzas por su santidad, paciencia y fe. Acerca de cuándo debía celebrarse la Pascua cristiana, manifestó estar de acuerdo con el papa san Víctor, y que no había otro día que el domingo para celebrar el misterio de la Resurrección de …More
San Feliciano, mártir

En Cartago, san Feliciano, mártir.


San Narciso de Jerusalén, obispo

Conmemoración de san Narciso, obispo de Jerusalén, merecedor de alabanzas por su santidad, paciencia y fe. Acerca de cuándo debía celebrarse la Pascua cristiana, manifestó estar de acuerdo con el papa san Víctor, y que no había otro día que el domingo para celebrar el misterio de la Resurrección de Jesucristo. Descansó en el Señor a la edad de ciento dieciséis años.

San Honorato de Vercelli, obispo

En Vercelli, en la Liguria, san Honorato, obispo, el cual, discípulo de san Eusebio en el monasterio y compañero suyo también en la cárcel, sucedió a su maestro en la sede, para seguir enseñando la doctrina verdadera, y a la hora de la muerte mereció dar el viático al obispo san Ambrosio..

San Zenobio, presbítero y mártir

En Sidón, de Fenicia, san Zenobio, presbítero, que durante la durísima persecución bajo el emperador Diocleciano animó a otros al martirio, y finalmente también él fue coronado con la muerte.

San Abrahán, eremita

En Edessa, de Osrhoene, en Mesopotamia, san Abrahán, anacoreta, cuya vida fue escrita por san Efrén, diácono.

San Teodario, abad

En el territorio de Vienne, en la Galia, san Teodario, abad, el cual, discípulo de san Cesáreo de Arlés, estableció unas celdas para monjes y fue designado por el obispo como intercesor ante Dios y presbítero penitenciario para todos los habitantes de la ciudad.

* San Colmán de Kilmacduagh, obispo

En Kilmacduagh (Galway), de Hibernia, san Colmán, obispo.

* San Dodón, abad

En Moutiers-en-Fagne, cerca de Cambrai, en Neustria, san Dodón, abad, que, presidiendo el monasterio de Wallers, prefirió retirarse a la vida eremítica.


San Cayetano Errico, presbítero y fundador

En Secondigliano, cerca de Nápoles, en la Campania, san Cayetano Errico, presbítero, que fomentó los retiros espirituales y la devoción a la Eucaristía, para ganar almas para Cristo, y fundó también la Congregación de Misioneros de los Sagrados Corazones de Jesús y María.