jamacor
230

Para no perder el ánimo

**

Por The Catholic Thing | 13 agosto, 2022

Por Robert Royal

El editor de la publicación católica anno Domini 2022 recibe a menudo mensajes perspicaces de lectores, amigos e incluso enemigos, algunos inspiradores y otros bastante desalentadores. En la Iglesia y en el mundo ocurren muchas más cosas buenas de lo que una persona piensa. Y también hay muchas cosas – que solemos escuchar más amenudo – tan espantosas que te dejan casi sin palabras.

Últimamente, ha habido (para este escritor) una tendencia notable y creciente: la fatiga generalizada. Cada vez más personas escriben que simplemente «están hartas». Típicamente, algo así como: «No puedo soportar más las controversias (en el Vaticano, la Iglesia estadounidense, la política estadounidense, la sociedad estadounidense). Sólo quiero vivir una vida tranquila, practicando la fe y cuidando de mi familia, libre de todo eso.»

Si no reconoces esta tendencia -a veces una tentación- en ti mismo, bendito seas.

San Pablo contrarrestó el cansancio cristiano con la debida sabiduría: «No nos cansemos de hacer el bien, porque a su tiempo cosecharemos, si no nos desanimamos». (Gal. 6:9) Eso suena muy bien, grandes cosechas y todo eso. Algún día. Quizá no esté muy lejos.

Un buen consejo. Pero nos dice algo el hecho de que tuviera que advertir a los gálatas sobre el desánimo y la fatiga a causa de las dificultades, en la que probablemente sea su primera carta, escrita hacia el año 48 d.C., es decir, a tan sólo quince años, más o menos, de la resurrección.

Pablo también aclara que la fatiga es un estado de ánimo, no un fin. De ahí su ánimo.

Así pues, aunque un cierto cansancio generalizado es algo nuevo en nuestro tiempo, no lo es en absoluto en las perspectivas más largas de la historia cristiana. Suele aparecer cuando los retos parecen tan numerosos y duros que ya no se sabe qué hacer ni a dónde acudir.

Escribiendo tan sólo diez años más tarde, también San Pedro tuvo que recordar a los cristianos: «Amados, no os sorprendáis de la prueba de fuego que está teniendo lugar entre vosotros para poneros a prueba, como si os ocurriera algo extraño». (1 Pe. 4:12)

El dominio del cristianismo durante siglos en Occidente nos ha llevado a olvidar que al mundo no le gusta la Buena Noticia, porque es una mala noticia para muchas cosas que el mundo quiere considerar buenas. Y el mundo no acepta las malas noticias. Se lanza al ataque. Ahora que el cristianismo se está debilitando en las naciones históricamente cristianas, no debería sorprender que los viejos ataques aparezcan de nuevo.

El historiador romano Tácito registra cómo los primeros cristianos eran «odiados por sus abominaciones» y «superstición depravada». El emperador Nerón los culpó de un incendio que destruyó gran parte de Roma y se salió con la suya debido a los prejuicios generalizados: «una inmensa multitud fue condenada, no tanto por el crimen de incendiar la ciudad, como por el odio contra la humanidad» (Anales 15:44).

Algunas cosas nunca cambian. Ya entonces se nos tachó de «odiadores».

Entonces, ¿qué hay que hacer?

Yo mismo encuentro que la relativa tranquilidad del verano es una oportunidad para recargar las pilas. Es parte de cualquier disciplina espiritual sólida saber cuándo hay que apartarse, durante un tiempo. Los Evangelios cuentan que el propio Jesús se retira varias veces de las multitudes para estar kat’idian («a solas»). Las relaciones con otras personas son importantes, al igual que nuestra lucha por mejorar las cosas. Pero también necesitamos tiempo a solas para desarrollar el tipo de hábitos -virtudes- que nos permiten mantener una cierta paz del alma, independientemente de lo que ocurra a nuestro alrededor. Lo que ayuda también en nuestras luchas prácticas.

Paz del alma. No es indiferencia. No la resignación. No abandonar la lucha. Pero necesitamos momentos en los que podamos prepararnos para enfrentarnos a las verdades ineludibles de que: el mundo es un lugar caído; la mayoría de las personas con las que nos encontramos van a ser muy imperfectas (como nosotros mismos, si no te has dado cuenta ya); las instituciones humanas fracasarán, a veces de forma espectacular; y, sin embargo, podemos estar en paz porque Dios, de forma ciertamente inescrutable, está al mando en última instancia.

La paz del alma no es fácil de conseguir. Cuando intento recuperarla, a menudo recuerdo este pasaje de «East Coker» de T. S. Eliot:

lo que hay que conquistar

Por la fuerza y la sumisión, ya ha sido descubierto

Una o dos veces, o varias veces, por hombres de quienes no se puede esperar

Para emular —pero no hay competencia—

Sólo existe la lucha por recuperar lo que se ha perdido

Y encontrado y perdido una y otra vez: y ahora, bajo condiciones

Que parecen poco propicias. Pero tal vez ni ganancia ni pérdida.

Para nosotros, sólo existe el intento. El resto no es asunto nuestro.

Las sugerencias son múltiples. Para empezar, podemos dejar que, por ejemplo, la gente de Roma discuta sobre la «tradición» frente al «tradicionalismo», una distinción que el Papa Francisco intentó establecer con sus compañeros jesuitas durante su reciente viaje a Canadá. Mientras ellos trabajan en eso, el resto de nosotros puede reconocer lo que hizo Eliot: que necesitamos lo que la tradición ya ha descubierto -la criba del trigo de la paja-, un logro que no es obra de un solo grupo de personas que estuvieron vivas en un momento dado, sino de la prueba en el mundo real de las verdades y su aplicación en muchos tiempos y lugares.

Tenemos que aferrarnos a eso y hacerlo vivir de nuevo, a pesar de los tiempos. Yo mismo he visto desmoronarse muchas cosas en las que he trabajado durante décadas, tanto en Estados Unidos como en la Iglesia. Pero pienso en San Agustín, que como obispo de Hipona, encontró su ciudad asediada por los vándalos, hordas bárbaras que, mientras Agustín agonizaba, estaban a punto de arrasar con todo lo que había logrado para su pueblo. Sin embargo, la obra de Agustín sigue en pie.

Algunas épocas son menos propicias que otras, y no tiene sentido ocultarnos que estamos en un período particularmente desfavorable para los cristianos. Pero con mayor razón hay que dedicar tiempo a cultivar las virtudes que nos impidan perder el ánimo y nos permitan seguir adelante con nuestros verdaderos asuntos, sean cuales sean los tiempos.

**The Crucifixion of St. Peter by Caravaggio, 1601 [Parish Basilica of Santa Maria del Popolo, Rome]

Acerca del autor:

El Dr. Robert Royal es editor en jefe de The Catholic Thing, presidente del Faith & Reason Institute en Washington, D.C. Sus libros más recientes son Columbus and the Crisis of the West y A Deeper Vision: The Catholic Intellectual Tradition in the Twentieth Century.

Para no perder el ánimo - Infovaticana Blogs