Clicks269
Bottega
11
Profecías "El Restaurador" En revelaciones hechas por la Providencia a San Antonio María Claret (1807 - 1870), Fundador de los Claretianos.: “El Señor me dijo: “Volarás por la Tierra, o andarás muy …More
Profecías "El Restaurador"

En revelaciones hechas por la Providencia a San Antonio María Claret (1807 - 1870), Fundador de los Claretianos.:

“El Señor me dijo: “Volarás por la Tierra, o andarás muy de prisa y predicarás los grandes castigos que se avecinan". “Ay! ay! ay! de los habitantes de la Tierra por causa de los grandes castigos que vendrán. Entre ellos están el protestantismo y el comunismo..." Apocalípsis, 8,13

Estas revelaciones son impresionantemente coincidentes con las del Beato Palau y las de la virgen del buen suceso de Quito, que se aparecía desde 1594, en Quito, a la madre Mariana de Jesús Torres, dándole profecías que se cumplirían en el siglo 20.

“En ese tiempo habrá grandes calamidades. El corto número de almas en las cuales se conservará el culto de la fe y de las virtudes, sufrirá un cruel e indecible padecer, al par que un prolongado martirio”

“Con esa gente (extranjera) entrarán todos los vicios que atraerán a su vez, toda suerte de castigos, como la peste, el hambre, disputas internas y con otras naciones, y la apostasía, causa de perdición de un considerable número de almas, humanamente, el mal parecerá triunfar. Para poner a prueba en los justos esta fe y confianza, llegarán momentos en los cuales, al parecer todo estará perdido y paralizado, será entonces el feliz principio de la restauración completa…”

“Es llegada mi hora en la que Yo de una manera asombrosa destronaré al soberbio Satanás, poniéndolo bajo mi planta y encadenándolo en el abismo infernal, dejando por fin libres a la Iglesia y a la Patria de esa cruel tiranía”.
En 1634, la virgen profetizó:

-“ la corrupción de las costumbres será general y la luz preciosa de la Fe estará ya casi extinguida".

“Surgirá un apóstol Y alegre y triunfante, resurgirá la Iglesia y la llenaremos...de fortaleza para defender los derechos de su Iglesia...de gracias y dones muy particulares...en sus manos será puesta la Balanza del Santuario, para que todo se haga con peso y medida y Dios sea glorificado. Lo haremos grande en la tierra y mucho más en el Cielo, donde le tenemos reservado un asiento muy precioso, pues sin temor a los hombres, combatió por la verdad y defendió infatigablemente los derechos de la Iglesia, por lo que bien lo podrán llamar mártir”.

El Beato Palau por su parte profetizó
Cuando el diablo llegue al extremo de presentarse al frente de todos los reyes de la Tierra dando guerra contra Dios bajo su lema propio: ¡Revolución! Cuando vosotros los encargados de arrojarle al abismo, seáis impotentes para vencerle por causa de vuestra incredulidad. Entonces aparecerá al mundo este hombre para anunciarle su fin…
“Sí: “el venturoso podrá restituir el mundo”, pero será despreciado y horriblemente perseguido de los mismos católicos, porque son estos los que han perdido al mundo por su incredulidad…” (El Ermitaño, Año III, n° 89, 21 de julio de 1870)
“No se conoce otro restaurador que él. Si, viene la restauración verdadera que consiste en la conversión a Dios de todas las naciones y de sus reyes, el restaurador no puede ser un rey, sino un apóstol, restaurará la sociedad humana porque así Dios lo tiene en su Providencia ordenado”.
perceo3 shares this
7
Profecías "El Restaurador"

En revelaciones hechas por la Providencia a San Antonio María Claret (1807 - 1870), Fundador de los Claretianos.:

“El Señor me dijo: “Volarás por la Tierra, o andarás muy de prisa y predicarás los grandes castigos que se avecinan". “Ay! ay! ay! de los habitantes de la Tierra por causa de los grandes castigos que vendrán. Entre ellos están el protestantismo y el …More
Profecías "El Restaurador"

En revelaciones hechas por la Providencia a San Antonio María Claret (1807 - 1870), Fundador de los Claretianos.:

“El Señor me dijo: “Volarás por la Tierra, o andarás muy de prisa y predicarás los grandes castigos que se avecinan". “Ay! ay! ay! de los habitantes de la Tierra por causa de los grandes castigos que vendrán. Entre ellos están el protestantismo y el comunismo..." Apocalípsis, 8,13

Estas revelaciones son impresionantemente coincidentes con las del Beato Palau y las de la virgen del buen suceso de Quito, que se aparecía desde 1594, en Quito, a la madre Mariana de Jesús Torres, dándole profecías que se cumplirían en el siglo 20.

“En ese tiempo habrá grandes calamidades. El corto número de almas en las cuales se conservará el culto de la fe y de las virtudes, sufrirá un cruel e indecible padecer, al par que un prolongado martirio”

“Con esa gente (extranjera) entrarán todos los vicios que atraerán a su vez, toda suerte de castigos, como la peste, el hambre, disputas internas y con otras naciones, y la apostasía, causa de perdición de un considerable número de almas, humanamente, el mal parecerá triunfar. Para poner a prueba en los justos esta fe y confianza, llegarán momentos en los cuales, al parecer todo estará perdido y paralizado, será entonces el feliz principio de la restauración completa…”

“Es llegada mi hora en la que Yo de una manera asombrosa destronaré al soberbio Satanás, poniéndolo bajo mi planta y encadenándolo en el abismo infernal, dejando por fin libres a la Iglesia y a la Patria de esa cruel tiranía”.
En 1634, la virgen profetizó:

-“ la corrupción de las costumbres será general y la luz preciosa de la Fe estará ya casi extinguida".

“Surgirá un apóstol Y alegre y triunfante, resurgirá la Iglesia y la llenaremos...de fortaleza para defender los derechos de su Iglesia...de gracias y dones muy particulares...en sus manos será puesta la Balanza del Santuario, para que todo se haga con peso y medida y Dios sea glorificado. Lo haremos grande en la tierra y mucho más en el Cielo, donde le tenemos reservado un asiento muy precioso, pues sin temor a los hombres, combatió por la verdad y defendió infatigablemente los derechos de la Iglesia, por lo que bien lo podrán llamar mártir”.

El Beato Palau por su parte profetizó
Cuando el diablo llegue al extremo de presentarse al frente de todos los reyes de la Tierra dando guerra contra Dios bajo su lema propio: ¡Revolución! Cuando vosotros los encargados de arrojarle al abismo, seáis impotentes para vencerle por causa de vuestra incredulidad. Entonces aparecerá al mundo este hombre para anunciarle su fin…
“Sí: “el venturoso podrá restituir el mundo”, pero será despreciado y horriblemente perseguido de los mismos católicos, porque son estos los que han perdido al mundo por su incredulidad…” (El Ermitaño, Año III, n° 89, 21 de julio de 1870)
“No se conoce otro restaurador que él. Si, viene la restauración verdadera que consiste en la conversión a Dios de todas las naciones y de sus reyes, el restaurador no puede ser un rey, sino un apóstol, restaurará la sociedad humana porque así Dios lo tiene en su Providencia ordenado”.
Mi FE está frustrada
Amen.