Clicks28
Bottega
Desesperanza. La sensación de miedo, incertidumbre, desesperanza, angustia y también de rabia, es una de las características del mundo de hoy. En las películas Ya no hay bueno contra malo, todos …More
Desesperanza.

La sensación de miedo, incertidumbre, desesperanza, angustia y también de rabia, es una de las características del mundo de hoy. En las películas Ya no hay bueno contra malo, todos son malos y el más malo es el que gana. Los demonios son los protagonistas y ahora resulta que los asesinos en serie son unos tipazos y Drácula un incomprendido al que hay que ayudar así sea con la propia sangre. En la música lo mismo, romances de cama, proponen todas las canciones que tienen letra, lo demás lo llaman perreo, aunque muchas son solo el sonido aleatorio de una máquina, lo que llaman música electrónica, ¡habrá algo más deprimente! ¡Claro! Salir a bailar esa “música”, no hay estilo, ni ritmo, por ende, solo se puede sacudir el cuerpo, lógicamente no hay danza entre dos, no hay contacto ni pasos a seguir, si acaso movimientos obscenos. Cuando no es música que directamente alaba al maligno como el rock o simplemente invita a odiar, como la de Paquita la del barrio y otras rancheras o corridos, donde los asesinos y narcotraficantes son héroes. Ni hablar del juego y el entretenimiento, la estrategia en los juegos electrónicos es cargar todas las armas y matar la mayor cantidad posible, hay juegos en los que matan mujeres embarazadas, niños, ancianos, es la preparación para la locura, los niños al cumplir 10 años ya han matado millones en lo que hoy llaman realidad aumentada. Los juegos de familia desaparecieron, los video juegos no dejan sino una sensación de vacío, adicción y pornografía electrónica.… ¡¡Los paseos al campo con fogata y almuerzo son para pirómanos!! Ver el atardecer o las estrellas, o simplemente ver pasar las nubes, es una perdedera de tiempo. Se “estudia” frenéticamente para conseguir plata, aunque hoy lo que impera es la asociación para delinquir, los profesores no dictan clases sino ideologías, si no se ha conseguido el éxito a los 30 años, se es un fracasado, entonces volver, estudiar un diplomado, un postgrado y otras lenguas y lo que sea para ser “mas”. Y convertirse en un ilustre ignorante más, lo que produce la sociedad son estudiantes profesionales, con muchas carreras y nunca han trabajado… Así, la vida es una carrera frenética y los pasatiempos son deprimentes, no hay tiempo para el amor entonces se va a bares para tener sexo con desconocidos y evitarse la relación. No debemos extrañarnos que en una sociedad así las mujeres maten a sus hijos y los jóvenes se droguen cada vez más para alcanzar el éxtasis y que en medio de este éxtasis se hagan LGBT para “enriquecer” sus experiencias. En un mundo así los jóvenes se suiciden de egoísmo y los viejos de asco. Al respecto Santa Teresa de Avila escribió este Poema. Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda; la paciencia todo lo alcanza; quien a Dios tiene nada le falta: Sólo Dios basta. Eleva tu pensamiento, al cielo sube, por nada te acongojes, nada te turbe. A Jesucristo sigue con pecho grande, y, venga lo que venga, nada te espante. ¿Ves la gloria del mundo? Es gloria vana; nada tiene de estable, todo se pasa.