Clicks77

CORONAVIRUS. EL NUEVO VIRUS CHINO

Yugo
31
CORONAVIRUS. EL NUEVO VIRUS CHINOMore
CORONAVIRUS. EL NUEVO VIRUS CHINO
Yugo
perceo3 likes this.
Yugo
CORONAVIRUS. EL NUEVO VIRUS CHINO
Yugo
MENSAJE DEL SEÑOR A PEPE CAYETANO
CRUZ BLANCA. 10 Enero de 1987.


Pepe Cayetano: – Señor... Señor mío y Dios mío...
Señor:– Alegraos porque Yo Me alegro en vosotros, hijitos amados.
La tierra es fértil y podéis sembrar las semillas con amor y ternura y así sacareis grandes frutos de ellas.
YO, Jesús vuestro Salvador, os digo: Sembrad y ofrecedMe vuestro campo, para que unidos podamos …More
MENSAJE DEL SEÑOR A PEPE CAYETANO
CRUZ BLANCA. 10 Enero de 1987.


Pepe Cayetano: – Señor... Señor mío y Dios mío...
Señor:– Alegraos porque Yo Me alegro en vosotros, hijitos amados.
La tierra es fértil y podéis sembrar las semillas con amor y ternura y así sacareis grandes frutos de ellas.
YO, Jesús vuestro Salvador, os digo: Sembrad y ofrecedMe vuestro campo, para que unidos podamos labrar ese campo fértil para que podamos darLe grandes frutos a Mi Padre.
La tierra deseada está a la espera de esa simiente y tiene que ser pasada por la criba.
Os digo, hijos Míos, hijos de María, que Mi CORAZON ESTA SUFRIENDO GRANDES TORTURAS.
NO HAY RESPETO NINGUNO EN LA EUCARISTIA.
LA CIZAÑA NEGRA HA PENETRADO HASTA EL ULTIMO RINCON DE LOS TABERNACULOS.

Acordaos que Me quedé entre vosotros, para vosotros, para que el día que ha de llegar, podáis estar conMigo en el Reino de Mi Padre.
Por eso os he dicho que la tierra es fértil y podéis sembrar la simiente.
Dejad campo libre para Mí, que es para vosotros mismos.
MI PADRE ESTA ENOJADO CON LA TIERRA PORQUE MIS MINISTROS HAN DEJADO PENETRAR HASTA EL ULTIMO RINCON DE LA IGLESIA A LA CIZAÑA NEGRA.
Pepe C:– Padre mío y Dios mío, decidme palabras que yo pueda comprender, Señor... qué pueda dárselas a mis hermanos.
Sabes que soy tuyo, Señor, que mi vida en la tierra no es nada y ni la quiero.
Sólo Te quiero a Ti, pero dame palabras con las que pueda salvar a mis hermanos, por favor... os lo suplico.
Digo a mis hermanos, Señor: el mundo está en peligro.
La copa se derrama por todas partes.
El hombre de las tinieblas no se preocupa de vosotros, porque parece ser que os tiene seguros... y Yo os digo: cogeos como esos eslabones que se abrochan unos a otros, para que así unidos en el AMOR, podáis tomar Mi ejemplo, de la humildad, del Amor y de la valentía, y en verdad os digo que la HORA YA ESTA CERCA y espero, si os ofrecéis a Mí, conduciros al Redil de Mi Padre.
Ahora bien, también os digo: No miréis al ministro que comete errores... no habléis palabras que ofendan a nadie y sino más bien tener puesto el amor en todo aquel que con sus palabras y ejemplo ofenda Mi Corazón.
Os digo estas palabras: abrazaos unos a otros.
Sed un solo cuerpo para Mi Padre, porque así, el lirio más "chico" de la tierra será frondoso en el Reino de Mi Padre, y vosotros, UNIDOS, ocupareis el cielo preparado para vosotros. NO HACER SUFRIR AL CORAZON INMACULADO DE VUESTRA MADRE MARIA.
MI MADRE... QUE ESTA SUFRIENDO SU CORAZON INMACULADO POR LAS MUCHAS ALMAS QUE SE PIERDEN.

(Tras unos momentos de silencio, continúa el vidente dirigiéndose al Señor diciendo):– Divino SACERDOTE, qué infeliz, hubiera sido hoy, Señor, si no hubieseis venido.
Sabéis, Señor, que cuando Tú sufres, yo sufro, Y SI SUFRE VUESTRA MADRE MI CORAZON SE PARTE POR LA MITAD.
Míranos, Señor, con ojos de misericordia y no estés triste delante de mí, porque me partes el alma.
¡DIOS MIO, DIOS MIO!, qué tristeza veo en vuestro rostro Señor, ¿qué oprime vuestro Corazón que yo no lo comprendo?
Señor:– Deseo de vosotros que dirijáis las plegarias a las alturas y esperéis SIN DESESPERACION Mi Misericordia, porque es grande para vosotros.
ECHAD OLEO A LA LAMPARILLA, PORQUE YO DARE LA ILUMINACION PARA VOSOTROS... porque el camino es corto y la vida prometida es larga, pero no en las tinieblas, sino en la luz de esa lamparilla de la f é que hay en vuestras almas.
Así que os digo: AMAD A LOS MINISTROS DE LA IGLESIA.
AMAOS UNOS A OTROS COMO YO OS AMO, Y LA SIMIENTE PERDURARA, Y DARA GRANDES FRUTOS PARA EL PADRE.
En verdad os digo que si tal hacéis, seréis conducidos a este redil que largo tiempo vengo preparando para ser el PASTOR que conduzca este Rebaño, a ese redil de Mi Padre, y en prueba de Mi Verdad y de Mi Amor os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Pepe C:– ¡Padre mío y Dios mío! En Ti tengo puesta toda mi confianza.
DAME MARTIRIO SEÑOR PARA REPARAR LAS CULPAS DE LOS MINISTROS.
Me ofrezco a Ti, Señor, para que la BARCA DE PEDRO sea firme en la Verdad y en el Amor.
APARTA LA MASONERIA DE SU VERA, Señor, para que seamos lo que Tú has dicho: Un solo espíritu y un solo Amor para Dios Padre.
Señor, para mí, dame los mayores tormentos que tuviste en la Cruz, Señor.
Señor:– Los que tienen su confianza puesta en Mí, están seguros porque todos Mis afectos serán para ellos.
Pepe C:– ¡Ríos, lagos, que no habláis pero tenéis alma y espíritu, alabad a Mi Señor!
Padre amado... ¿qué me pasa que mi alma quiere salirse de mi cuerpo?
(Tras unos momentos de silencio)
¿Porqué me dais a besar ese palo que tenéis, en la Mano, Padre mío? (Nuevo silencio como esperando una contestación)
... no creo que un palo pueda ser un cetro, Señor.
Señor:– El cetro de la humildad, de la alegría y del amor.
ESTE ES El CETRO QUE TENGO PREPARADO PARA CONDUCIR MI REBAÑO AL REDIL DEL PADRE.
Dame una de esas flores que tienes en tus manos.
Pepe C:– (Pregunta al Señor a quién ha de entregarla diciendo):– ¿Adónde Señor?
Señor:– (Privado para V.F.) Es para ti, porque tú no pides nada y Me das todo, y esta flor te la doy en recompensa, en un abrazo de amor con esta Mi Bendición, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Pepe C:– ¡Padre mío y Dios mío! ¿cuál es Tú camino, Señor?, hay tantos contratiempos que no sé por donde conducirme.
Señor:– Ama y serás amado, condúcete y conducirás, ven en pos de Mí y Mi Palabra será Vida para ti y para aquellos que te rodean.
Pepe C:– Señor, Tu Palabra es Vida para mí y no espero otra cosa que poder servirle y amarTe con todas mis fuerzas.
(Privado para M.L. del Canadá)
Señor:– M.L., ésto es para ti, porque hace tiempo que espero de ti una simple palabra, que no voy a decirte, pero que tú Me dirás al pie del Tabernáculo y Mi Voz la escucharás en tu corazón.
Pepe C:– ¡Padre mío y Dios mío! dale luz, amor y fortaleza para que lo mismo que se entrega, se entregue a Ti... que su alma sea un sagrario viviente para Ti... ¡por el amor que os tengo Señor!
Sí. Padre mío, diré: Alma mía, bendice el Nombre de Mi Señor. Alma mía abraza el Cuerpo de Mí Señor. Alma mía, abrázate a los Pies de Mi Señor... el Señor Tu Dios, porque te ama y te espera... y yo Te diré Señor: Sangre de Cristo, sálvame... Agua del Costado de Cristo, lávame... dentro de Tus Llagas ocúltame... no permitas... Dios mío... que me aparte de Ti...
Ana Luisa M.R likes this.