igork
El tiempo terminó por darle la razón totalmente a monseñor Marcel Lefebvre, y aún hay amputados mentales y espirituales que le injurian.