jamacor
Barca
Fuė sólo venganza. Seguro el papa Benedicto le ofreció a Dios ése dolor, pues las plantas se quieren mucho, como hechas por Dios para beneficio del Hombre, no al revéz, como dice el desorden mundial.