11:24
Sor Mari Luz Ibarz, lleva el amor de Dios a las cárceles: “Señor que te conozcan a ti" Sor Mari Luz Ibarz Bazán, Hija de la Caridad, 72 años, lleva más de 30 acudiendo a las cárceles españolas a …More
Sor Mari Luz Ibarz, lleva el amor de Dios a las cárceles: “Señor que te conozcan a ti"
Sor Mari Luz Ibarz Bazán, Hija de la Caridad, 72 años, lleva más de 30 acudiendo a las cárceles españolas a llevar el amor de Dios a los presos. Asegura que “cuando sientes en oración el amor del Señor tienes ansias de comunicarlo, sobre todo a estas personas que nunca han oído hablar de Dios”. Va a ver a los presos con el deseo ardiente convertido en íntima plegaria: “Señor que te conozcan a ti Padre, a Jesús tu enviado”.
Los presos llaman a esta religiosa “sor tripi”. Muchos le dicen que “si te hubiéramos conocido antes no estaríamos aquí”. Sor Mari Luz forma autenticas comunidades cristianas en todas las cárceles que visita, orando con los reclusos, acompañándolos humana y espiritualmente, creando grupos de oración y de formación a partir de los evangelios y atendiendo a los familiares. En esta ocasión comparte su testimonio en el programa Más que noticias de 13 TV , entrevistada por el padre Javier …More
jahfuentes
“si te hubiéramos conocido antes no estaríamos aquí”
presos a
“sor tripi”.
34. Entonces dirá el Rey a los de su derecha: "Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.35. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; 36. estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me …More
“si te hubiéramos conocido antes no estaríamos aquí”
presos a
“sor tripi”.

34. Entonces dirá el Rey a los de su derecha: "Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.35. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; 36. estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme."

Leia mais em: www.bibliacatolica.com.br/03/47/25.php